Posts in category

Mal Aprendida


por Lucila Cordoneda Hace un tiempo viene resonando una idea que, además de exquisita, tiene la cualidad y la potencia de la acción: maternar. Maternar, entiendo, trasciende el “ser madre”. Maternar habla de un enlace vivo, de la posibilidad hecha acto. Maternar es gestar deseo, es parir un vínculo amoroso con el objeto a maternar. …

40

por Lucila Cordoneda Transitar el dolor requiere valor. Un valor muchas veces imperceptible, un valor que, en general, desconocemos poseer. Y esto, claramente, no puede ser en vano. No hay posibilidad de que semejante esfuerzo solo valga el instante. Cada nuevo dolor va haciendo las veces de GPS, nos reubica, nos reposiciona y nos vuelve …

17

Por Lucila Cordoneda Puede no resultar tan sencillo, no… Pero con el tiempo vas aprendiendo que cada decisión es tuya, solo tuya, propia, intransferible, como lo son las consecuencias. Y que eso es lo que corresponde y que, por lo tanto, tenés que “salir a bancar la parada”. Vas entendiendo que cada uno vive como …

19

Por Lucila Cordoneda “Te amo, te odio, dame más” popularizó Serú en su inmortal Peperina. Más, siempre más. No sabemos con claridad lo que estamos pidiendo, solo sabemos que nos apetece otra ración. No alcanza, nunca parece ser suficiente. Y menos cuando de amor se trata. Vamos por ahí exigiendo que nos quieran. Estirando la …

30

por Lucila Cordoneda El día a día, cada instante de este y los demás, es una prueba constante, un invitarnos (amigablemente y no tanto) a decidir, a elegir, a optar… en definitiva a tomar decisiones. Según la situación, la significación o el alcance que tenga aquello que vamos a discutir en nuestra cabecita, nos tomamos …

60

Por Lucila Cordoneda Decía Molière: la adversidad actúa con las personas como el viento con el fuego, si es débil lo apaga, si es fuerte, lo hace crecer. Un poco más acá en el tiempo y encontrándome bastante lejos de esa pluma prodigiosa, de esas dotes geniales de escritura y dramaturgia y de un modo …

42

Por Lucila Cordoneda Nos preocupamos excesivamente, nos paralizamos solo por pensar en lo que puede suceder, nos angustiamos, sufrimos. Lo raro, o no tanto quizás, es que muchas (no quiero afirmar que la mayoría, pero pego en el travesaño seguro) lo hacemos por cosas o situaciones que aún no han sucedido. Elucubraciones, conjeturas, asociaciones y …

36

Por Lucila Cordoneda Cambia, todo cambia… y con qué velocidad, con qué grado de imprevisibilidad ¡mamita querida! Una palabra dicha a destiempo o a tempo exacto, una noticia, un silencio, una mano que sin querer (o no) pasa, o se posa o se aferra… y paraliza, hace galopar el cuore, sonroja, descubre de golpe, devela, …

23

Por Lucila Cordoneda Esta especie de mantra es, desde hace mucho tiempo mi frase de cabecera. Ojo, y es importante aclararlo, no hablo de venganza, no me refiero a ese sentimiento de rencor o de cuasi de amenaza, onda “ya vas a ver” u “ojalá te pase lo mismo” no, no y no. Hablo de …

44

por Lucila Cordoneda Tuve la suerte de mantener con mi abuela infinidad de conversaciones, plagadas de relatos maravillosos. La mayoría eran de un gran aprendizaje, involuntario. Ella era una docente nata, una verdadera maestra de la vida, como suelen serlo las abuelas… Uno de los remates que más recuerdo, y que suelo utilizar con frecuencia, …

15