Shops virtuales, un aliado para atraer clientes y potenciar el negocio


Frente a los nuevos hábitos de compra, el comercio electrónico se constituye como una de las herramientas indispensables para adaptarse y mantener activa la economía.

Textos. Georgina Lacube (@lasuelaroja).

La pandemia, al poner en jaque la apertura de locales, hizo que muchas marcas argentinas buscaran alternativas para incentivar y mejorar la experiencia de compra de sus clientes. Y una que hoy hace furor es la tienda de moda virtual, que se consagra como la opción más parecida a la compra presencial en medio del confinamiento obligatorio y el distanciamiento social. 

«Esta novedad, cien por ciento digital, consiste en una tecnología tridimensional que, a través de una cámara de última generación, captura imágenes 360º del espacio, como si se estuviese presente en el lugar. La experiencia es envolvente: el usuario puede ubicarse en diferentes sitios y observar a su alrededor. Este concepto, que fue puesto a prueba inicialmente por instituciones como el Museo del Louvre de París y el Metropolitan Museum of Art (MET) de Nueva York, llegó a nuestro país para actuar como una herramienta de entretenimiento y negocios. En materia comercial, sin duda, es la mejor opción para realizar una compra planificada y sin contacto personal, desde la comodidad del hogar y sin manejar efectivo. Requisitos muy demandados por el consumidor actual», explican Ignacio Brignone y Francisco García Maradona, fundadores de la productora audiovisual Oklahoma. 

Frente a estos nuevos hábitos de compra, el comercio electrónico se constituye como una de las herramientas indispensables para adaptarnos y mantener activa la economía. Tanto es así que, en la actualidad, se ha intensificado su uso. Según indican desde la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE), las ventas por internet aumentaron un 84% en abril, en comparación con un mes promedio del primer trimestre del 2020, así como un crecimiento del 38% en órdenes de compra y un 71% en unidades vendidas. En síntesis, la trasformación digital logró en dos meses lo que hubiera demandado dos años, inaugurando una nueva era que se presenta mucho más digital.

Para aquellas compañías que tienen una estrategia online, mantenerse competitivas radica en mejorar la experiencia de sus clientes, cerrando la brecha entre la expectativa y la entrega de un producto o servicio, lo que permitirá crear lealtad entre sus clientes, al tiempo que marcarán las pautas de nuevos modelos de negocio. En la economía digital, actuar oportunamente con los recursos tecnológicos necesarios, como soluciones en la nube, será el diferenciador para subsistir o consolidarse en este nuevo panorama.

Si bien hoy existen distintas formas de comprar online, las boutiques digitales ganan cada día más protagonismo gracias a sus ventajas. «Cuentan con una diversidad de complementos entre los cuales se destaca su libertad: se puede recorrer el local desde los dispositivos móviles (teléfonos, computadoras y tablets), en cualquier momento del día y sin importar horarios. Por otro lado, el usuario obtiene información detallada de una prenda (tipo de telas, talles, calce) con sólo apoyar el cursor sobre ella, como si estuviese físicamente en el espacio», amplían Brignone y García Maradona.

Otra de las variantes que brinda esta plataforma es que ofrece la posibilidad de reproducir imágenes o videos que, en el caso de las marcas de moda, facilita la venta. «Es una tendencia que, definitivamente, llegó para quedarse. Su uso es sumamente sencillo, lo que permite que la experiencia sea única», explica la dupla.

En el mundo, su mayor exponente es la marca de lujo Balmain, que acaba de inaugurar un showroom virtual que parece sacado de una película futurista, con modelos digitales desfilando, actuaciones musicales de las costureras trabajando desde sus casas, una selección de looks expuestos en maniquíes metálicos y el propio Olivier Rousteing ­director artístico de la maison francesa- oficiando de anfitrión en versión 3D. El objetivo de esta propuesta es permitir que sus compradores conozcan las colecciones e incentivar los pedidos con una experiencia que intenta mezclar en la red lo mejor de una tienda física con la de una online. 

En Argentina, este novedoso canal virtual también fue adoptado por muchos. Un ejemplo es Isadora, la marca de accesorios de moda de Blue Star Group, que el pasado mes de junio lanzó su shop online Isadora Live 360 en pos de seguir adaptándose a los tiempos actuales de pandemia. Al ingresar al sitio, el visitante podrá dar un paseo de 360 grados por una de las tiendas flagship de la marca y sentirse inmerso en el local real, pero desde la comodidad y seguridad del hogar. Esta visita le permitirá conocer de cerca los ítems de la colección y, además, podrá comprar algunos productos directamente haciendo click y re-dirigiéndose a la tienda oficial. Esta apuesta, por el momento, se encuentra disponible en Argentina, Chile y Perú.

Naíma y Calandra respectivamente son otras de las etiquetas que también inauguraron su propio «Virtual Shop». «Desde que empezó esta situación sin precedentes intentamos pensar en distintas estrategias que mantengan animadas y en contacto a nuestras clientas, por eso aplicamos esta nueva forma de redescubrirnos y brindar una bocanada de aire fresco al encierro que la mayoría estamos padeciendo para cuidarnos», cuenta Nicolás Pollola, Gerente General de las marcas.

La modalidad es la misma que en los sitios ya nombrados. Mientras que Naíma ha puesto a disposición su local de Unicenter como sitio para la visita virtual, Calandra lo ha hecho con su flagship store del Patio Bullrich. Actualmente, quienes accedan a esta nueva forma de compra, podrán conocer la colección «Brillante» de Naíma, que propone un universo onírico de fantasías donde el brillo, las texturas y el metal se fusionan para crear piezas únicas y distinguidas; y, por el lado de Calandra: Le Musée, una nueva forma de admirar la belleza de lo simple, donde priman las formas orgánicas, las siluetas despojadas y nos sorprenden con una moderna cápsula atemporal denominada CALA.

«Para alcanzar esta atractiva y divertida propuesta, desde la compañía conformamos un equipo interdisciplinario que llevó adelante todas las ideas para que esta experiencia sea realmente innovadora y diferencial y, por sobre todas las cosas, para poder acompañar a nuestras clientas que periódicamente nos consultaban sobre cuándo volveríamos con la apertura de nuestras tiendas más representativas», indica Ornella Iannopollo, supervisora de todos los locales de ambas empresas.

El retail del futuro

Andrea Zinik, coordinadora de la Mesa Productiva de la Moda y Secretaria de Servicios de FECOBA, anticipa otros cambios que se irán dando en el sector. «A partir de esta crisis, sin dudas, los canales físicos y digitales se van a fusionar. Si bien los probadores no van a desaparecer, sí sufrirán una transformación a raíz de las condiciones de seguridad que deberán cumplir. Seguramente serán rediseñados para ganar en amplitud, ya que el tamaño que tienen hoy no brinda seguridad. Algunas empresas que ya ofrecen probadores virtuales son Falabella, Asos, Zalando y Mango de Barcelona, Nueva York y París». 

Y hay más. «Otro recurso digital es la percha inteligente, que cuando se retira del perchero, envía información a una enorme pantalla para que el cliente pueda visualizar, a través de vídeos y fotografías, cómo es la prenda puesta. El sistema va identificado por un ID único para cada percha. Cuando estas son retiradas, transmiten los datos a una computadora que conecta automáticamente las pantallas. Lo cierto es que las marcas están invirtiendo desde antes del coronavirus en tecnología para que se pueda probar las prendas y el calzado antes de comprar, en ese proceso tendrán que adaptarse para comprender las necesidades de los clientes, los escuchen y puedan entregarle la experiencia de compra que ellos esperan». 

Previo Los insomnes no sueñan
Siguiente "Tiempo sin lluvia": Vivir en el campo