Spa en casa


Las preparaciones caseras y naturales pueden ser la solución perfecta para renovar la piel y lucirla sana y luminosa.

Muchos de los trucos de belleza más efectivos se encuentran en recetas caseras, preparadas de forma tradicional a base de ingredientes naturales, y sin rastro de productos químicos, conservantes ni colorantes.

Pieles maduras, secas, mixtas o grasas. Sea cual sea el tipo de piel de cada persona, seguro existe una máscara perfecta. Solo es cuestión de abrir la heladera, pasar por la verdulería o la dietética amiga y ponerse manos la obra para disfrutar de un spa en casa.

De miel

Efecto: Ideal para las personas que tienen poco descanso, duermen mal o sufren estrés, y por lo general suelen tener cara cansada.

Ingredientes:

1 clara de huevo

1 cucharada de miel

1/2 cucharada de jugo de limón

1 cucharada de yogur o de crema

Procedimiento: Batir la clara de huevo. Añadir la miel y el jugo de limón. Finalmente, incorporar el yogur y mezclar todo hasta conseguir una pasta homogénea. Dejarla actuar durante 15 minutos y aclarar con agua tibia.

Propiedades de la miel: La miel es rica en sales minerales, vitaminas y aminoácidos, lo que le proporciona interesantes propiedades calmantes, antibióticas y purificantes.

De pepino

Efecto: Iluminador. Perfecta para las personas que quieran darle a su piel un extra de luz.

Ingredientes:

1/2 pepino

1 yogur

Procedimiento: Pelar el pepino para evitar los pesticidas que suelen estar en la superficie de la piel, cortalo en rodajas, triturarlo y mezclarlo con el yogur. Aplicar la mascarilla sobre el rostro y dejarla actuar durante 15 minutos.

Propiedades del pepino: Debido a la gran cantidad de agua que contiene, el pepino hidrata la piel, la limpia y le proporciona brillo. Gracias a su contenido en vitamina C, es conocido también por sus cualidades purificantes y astringentes.

De palta y banana

Efecto: Nutritivo. Esta máscara beneficia a pieles secas, tirantes o con tendencia al enrojecimiento.

Ingredientes:

1/2 palta madura

1 banana

1 cucharada de miel

Procedimiento: Triturar la banana y la palta juntas hasta obtener una mezcla homogénea. Añadir una cucharada de miel. Remover y aplicar en todo el rostro. Dejar actuar durante 10 minutos.

Propiedades de la palta y la banana: Gracias a las proteínas y a las vitaminas A, B y E que contiene, la palta hidrata y protege la piel de las agresiones externas. La banana, por su parte, suaviza, nutre y regenera.

De yogur y avena

Efecto: Repara pieles fatigadas y opacas, con falta de luminosidad.

Ingredientes:

1/2 taza de agua caliente

1/3 taza de copos de avena natural

2 cucharadas de miel

2 cucharadas de yogur natural

1 clara de huevo (opcional)

Procedimiento: Mezclar el agua caliente con la avena. Esperar 3 minutos hasta que los copos absorban el agua y se hinchen. Añadir el yogur y la clara de huevo. Aplicar una capa gruesa. Dejar reposar durante 15 minutos. Aclara después.

Propiedades de la avena y el yogur: Las vitaminas del grupo B y los minerales presentes en la avena tienen propiedades calmantes y suavizantes. Rico en ácido láctico, el yogur exfolia, hidrata y alisa la piel. El calcio favorece la renovación celular, y por lo tanto aporta luminosidad al rostro.

De huevo

Efecto: Antiedad. Ideal para pieles maduras que buscan una alternativa natural a las cremas antiage existentes en el mercado.

Ingredientes:

Jugo de 1/2 limón

1 clara de huevo

2 cucharaditas de aceite de argán o de oliva.

Procedimiento: Batir la clara de huevo hasta que tenga una textura de mousse. Añadir el resto de ingredientes y mezclarlos muy bien. Aplicar una fina capa sobre la piel. Dejarla actuar durante 20 minutos.

Propiedades del huevo: La clara de huevo es un alimento rico en proteínas que es conocido por su gran eficacia como tensor natural. Además, ayuda a disminuir el tamaño de los poros y actúa como antiarrugas.

De avena y limón

Efecto: Matificante. Perfecta para pieles grasas o mixtas con tendencia a la aparición de brillos.

Ingredientes:

2 cucharadas de avena

2 cucharadas de yogur

2 cucharaditas de jugo de limón

Procedimiento: Mezclar bien los copos de avena con el yogur. A continuación añadir jugo de limón y remover. Aplicar la mascarilla realizando un pequeño masaje. Dejar actuar durante 15 minutos. Aclarar con agua tibia sin frotar.

Propiedades del jugo de limón: Tiene propiedades exfoliantes y aclarantes. Elimina las imperfecciones como puntos negros o granitos gracias a su poder anti bacteriano y antioxidante.

De chocolate

Efecto: Antioxidante. Recomendada para todo tipo de pieles.

Ingredientes:

2 cucharadas de cacao sin azúcar

1 cucharadita de aceite vegetal (puede ser de argán o de oliva)

1 cucharadita de crema

Procedimiento: Mezclar todos los ingredientes. Remover bien hasta conseguir una mezcla homogénea. Dejar actuar durante 20 minutos. Aclarar con agua.

Propiedades del chocolate: La capacidad antioxidante del cacao es tres veces superior a la del té verde. Comer un bocado de chocolate negro al 70% de cacao es un placer que además le viene fenomenal a la piel y a la salud en general.

De arcilla

Efecto: Purificante para pieles mixtas y grasas. O para quienes buscan eliminar las impurezas que obstruyen los poros.

Ingredientes:

2 cucharadas de arcilla verde en polvo

1 cucharadita de aceite vegetal

2 cucharadas de agua mineral

Procedimiento: Mezclar los 3 ingredientes hasta obtener una pasta lisa y sin grumos. Aplicar una capa gruesa sobre todo el rostro evitando en contorno de los ojos y los labios. Dejarla actuar de 10 a 15 minutos, hasta que la pasta se seque.

Propiedades de la arcilla verde: Tiene propiedades purificantes, cicatrizantes y absorbentes. Además, devuelve el equilibrio a las pieles mixtas y grasas, eliminando el exceso de sebo.

FUENTE: En Femenino.

Previo San Valentín, no te tenemos miedo
Siguiente Protegé tu mirada del sol