Tendencias de temporada


¿Cuáles son las tendencias estrella de este otoño-invierno, lo que se usa y cómo se lleva? En esta nota, las coordenadas.
Textos. Georgina Lacube.

Con la llegada de cada nueva estación, la moda se renueva presumiendo nuevos colores, estilos y texturas que actualizan el guardarropa invernal. ¿Cuáles son las tendencias estrella de esta temporada, lo que se usa y cómo se lleva? Aquí las coordenadas.


Lo primero que hay que saber es que la moda de hoy se rige por el postulado “nada se deja de usar y se hacen re-interpretaciones constantes. Ya no existe más el mundo dictatorial de la moda. Por el contrario, ahora cuenta el estilo personal y la posibilidad creativa de re inventarse, ya sea adoptando las propuestas nuevas que llegan como aquellas que no lo son pero que no se irán. El jean es un ejemplo claro de esto. La consigna imperante es que se usa lo que se necesita”, advierte Florencia Mangini, Forecaster de Moda de Visiones, laboratorio de tendencias.


En este sentido, María del Pilar Martel Barcia, Jefa de Marketing y Comunicación de Mazalosa (Desiderata, Portsaid y System), ilustra: “por ejemplo, las prendas de cinturas muy bajas irían en caída esta temporada, pero… ¿si te quedan bien y te gustan por qué las vas a dejar de usar?”.


Asimismo, otras premisas imperantes son la funcionalidad, porque ahora las prendas adaptables y versátiles se hacen imprescindibles para acompañar a la mujer hiperactiva, y la diversidad, que refiere a la libertad para definir una nueva silueta y a la posibilidad del cambio permanente a través de las prendas.


Así las cosas, hay que decir que el invierno 2019 asoma democrático: conviven tipologías de todo tipo con brillos, infinidad de texturas y colores intensos con tierra. “Los nuevos neutros son el marrón, canela, almendra y dulce de leche, en tanto los tonos verdes y el amarillo crema, que esta vez evoluciona volviéndose más Dijon, aportan el toque moderno. También cobran fuerza el rojo y el bordó en todas sus variantes, mientras que los acentos de la estación llegan de la mano de los colores lavandas, rosados en variantes suaves, el naranja y los violetas. En líneas juveniles, los neón generan otro impacto visual dentro de la colorimetría”, resume Martel Barcia.


En tanto, “los colores extremos como el colorado, negro, gris plomo y verde seco componen la paleta tradicional; como también el icónico color ‘camel’ de los trenchs clásicos”, precisa Mariano Toledo, Director Creativo de la línea New Generation de Perramus.


Por su parte, las texturas y estampas con presencia se imponen en todo tipo de diseños. En este sentido, los cuadros se erigen en el motivo por excelencia de abrigos y sastrería que los incluyen en variantes clásicas en azul y rojo y otras más jugadas, tales como el Príncipe de Gales que suma acentos de color rosa en sus líneas. Otro género que llega aggiornado es el corderoy, que ahora se presenta con acanaladuras (bastones) verticales más gruesos que temporadas anteriores y en tonos amarillos cremosos o tostados. A su vez, la novedad son los paños de lana con tacto esponjoso, las gabardinas pima en tonos neutros y las texturas vinílicas que se imponen en todo tipo de prendas con aire deportivo. Mientras que los tejidos en puntos acanalados y cuellos altos tipo polera son las características para los suéteres más finos, en colores lisos o con variedad de rayas.


Y hablando de estampas, un ítem que se llevará mucho en camisas y vestidos son los motivos florales en versiones maxi o mini (tipo bouquet) en tonos oscuros. Finalmente, a la lista se suman el print de leopardo, reptil y cebra, que son los nuevos básicos para toda hora y lugar. Vale agregar que el reino del animal print se convierte en la tendencia estrella del próximo invierno y se extiende al ámbito de los accesorios.


En tanto, el denim vuelve reeditado recorriendo desde lavados raw hasta combinaciones patchwork. Se suman las opciones sustentables hechas con poliéster reciclado, y las versiones más trendys poseen un efecto cuero que son ideales para cuando llega la noche. Y acerca de los calces, se destacan las opciones amplias y relajadas, que arriban embellecidas con snaps y ojalillos.


“Este invierno, los clásicos jeans de Jazmín suman colores, conceptos y estampas a su habitual propuesta. Así, proponemos una selección dinámica y versátil de calces y lavados, que optimizan el confort y la performance gracias a una confección que incluye tejidos italianos de la más alta calidad, ya que la meta es acompañar las necesidades de nuestra consumidora. Cada una de estas piezas poseen botones y remaches especialmente diseñados para aportar un plus a esta prenda eterna”, destacan desde Jazmín Chebar, firma argentina de indumentaria femenina, calzado y accesorios que esta temporada presentó una colección donde prevalecen las figuras y motivos de dragones orientales con fragmentos de cuadros y jacquares de reminiscencia inglesa.


Sin duda, los expertos coinciden en que esta es una temporada donde el armario tradicional, harto conocido, se ha relajado. Y que donde hubo prendas estructuradas ahora hay fluidez. Aquí, un exponente de esta impronta son todas aquellas piezas que apuntan a estilizar al máximo la figura, tales como los pantalones anchos y holgados (esos que las nórdicas adoran), y los blazers cruzados y con largos por debajo de las rodillas. Entretanto, las tipologías superiores se acortan y suman volumen en las mangas.


¿Otros hits de la temporada? Los pantalones de cintura alta en gabardina pima y tencel, el maxi suéter en gris melange o con mezclas de texturas lúrex en pequeñas tramas, el traje con acentos sporty en distintas versiones de Príncipe de Gales, los tapados elaborados con tejidos jacquards, y las camperas oversize con todo tipo de estampas que se llevan para lograr looks más casual.


También de la partida, sobresalen los pantalones anchos con forma cropped (por encima de los tobillos), y las versiones más novedosas suman acabados metalizado, estampados florales y el ya citado corderoy grueso.


Un aire retro con reminiscencias de los 70’s y 90’s trae como protagonistas indiscutidas a las texturas suaves al tacto, tales como el chenille, la gamuza, el morley, el corderito y el cuero. En este sentido, también pisa fuerte la tendencia Cozy (una moda que prioriza lo íntimo y confortable) que ahora se extiende a suéteres, polerones, prendas tejidas en acanalados y trenzados, gamulanes y piezas forradas.


A tono con la idea de brindar confort, uno de los logros de la temporada es que, a partir de la innovación en la sastrería, ahora las prendas son más livianas en pos de brindar un total look que se adapte a todas las actividades del día, incluyendo buzos largos de paño que brindan una apariencia más deportiva y descontracturada. Y en esta línea de los sporty también gana el jogging y las camperas tejidas de puños elásticos. Las zapatillas son “el nuevo objeto de deseo” en este mundo de espíritu athleisure donde priman los estilismos con bloques de colores (color block) en una sola pieza.


“Otra de las opciones más top son las chaquetas cazadoras en todo tipo de materiales y la americana de cuadros, que se usa encima de cualquier prenda. Sin duda, otra apuesta fuerte del momento es el layering que consiste en la técnica de vestir por capas trasladada a la ropa de abrigo y muy presente en el street style internacional”, aportan desde Portsaid.


Y si de invertir se trata, otros ítem ganador en todas sus versiones es el trench coat (piloto). “Nosotros proponemos uno en charol vinílico negro, en terciopelo rojo púrpura, de color pastel con forros floreados y hasta un diseño tipo ‘bata‘ en maxi escoceses”, apunta Toledo.


¿Cómo armar looks de tendencia? Es fácil. “La clave está en jugar con las proporciones y en dar balance a los outfits conjugando prendas con volumen con siluetas más adherentes. Por ejemplo, usando faldas con suéteres o buzos oversized, pantalones de pata ancha con top o poleras de morley, trajes en colores intensos para armar un total look, o calzas ciclistas con remeras o camisas XXL y riñoneras”, asesora el equipo de Falabella Argentina.

Previo El género que volvió a estar de moda: el corderoy
Siguiente Bambú de la suerte