Tonos rubios: ¿Cuál elegir?


Los expertos coinciden en la importancia de elegir tonalidad correcta de este color según la mujer que lo lleva. Presentamos una guía para buscar el rubio indicado y optimizar al máximo tu belleza.

Las melenas rubias siempre han sido una de las opciones favoritas de muchas mujeres. Las razones sobran: el cabello dorado resulta atractivo, rejuvenece, disimula las imperfecciones y aporta dulzura al rostro suavizando los rasgos faciales.

Pero no todos los rubios son iguales y es importante acertar con ese tono personal capaz de iluminar tu mirada y hacer que la piel se vuelva resplandeciente.

Actualmente, la variedad de tonos existente permite mil posibilidades. Desde los rubios más oscuros, con matices color miel o caramelo, hasta el rubio platino, pasando por los cobrizos, dorados brillantes o mates, o la elegante y discreta tonalidad ceniza… Hay un color para cada mujer. Además, nuevas opciones de productos y técnicas han revolucionado el concepto tradicional de las mechas, con resultados óptimos a la hora de conseguir una melena rubia llena de reflejos y matices.

Efecto natural

Como norma general, se debe buscar la naturalidad cuando se elige el rubio idóneo para el pelo. Salvo que lo que se busque sea precisamente un efecto de contraste, muy llamativo, el color ha de ser como máximo tres tonalidades más o menos intensas (claras u oscuras) respecto al color natural. Es decir pasar de morocha a rubia platino es una opción, pero el cambio será absolutamente evidente y radical.

Si por el contrario, lo que se pretende es matizar el color natural intensificando las tonalidades más claras, a la hora de elegir el tono de rubio se tendrá que tener en cuenta junto al gusto personal, dos referencias: la tonalidad de la piel y el color de los ojos.

No siempre es fácil acertar a la primera. Tener en cuenta que cada color cambia según la base en la que se aplique. El propio cabello y sus características únicas son el punto de partida para elegir el rubio que más favorece a cada persona. Es prácticamente imposible que un mismo tinte quede exactamente igual en dos mujeres. Es importante no dudar en pedir el asesoramiento de profesionales del pelo si se va a dar color por primera vez y si no se está segura del tono. Se puede optar por la coloración no permanente hasta encontrar el que será «el rubio perfecto».

Algunas pistas hacia el tono ideal

La piel más o menos blanca, oscura o rosada; los ojos claros u oscuros, los rasgos suaves o muy marcados y hasta el propio carácter y la personalidad son algunos aspectos que es necesario tener en cuenta a la hora de elegir la tonalidad del rubio.

Piel oscura. Los castaños muy claros, avellanas y tonos miel son los más adecuados para las mujeres de tez oscura o bronceada por el sol durante el verano. Resultan muy favorecedores dulcificando el rostro y aportándole un toque cálido. Una base castaña con unas mechas rubio miel, si se tienen además los ojos oscuros, o doradas, si se los tiene claros, consiguen un fantástico resultado. Esta coloración aporta ligereza y movimiento al cabello y logra un aspecto absolutamente natural. Las mechas rubio claro o doradas intensificarán la mirada y resaltarán los ojos si estos son verdes o azules. En cambio, para los ojos marrones la mejor alternativa son los mechones rubio oscuro o miel.

Piel intermedia, con tonos rosados o naranjas. Para estos casos, los rubios que más favorecen son los cobrizos para pieles ligeramente tostadas, y los rubios muy claros para rostros «sonrosados», especialmente si el rubor es algo habitual en las mejillas. Con ese rubio claro (o un poco más oscuro acompañado de mechas claras) se conseguirá una melena «cándida», realmente explosiva. En cuanto a los cobrizos quedan muy bien porque consiguen iluminar el rostro dándole un aire alegre y juvenil. Si los ojos son oscuros elegir un cobrizo con toques dorados para aumentar su efecto.

Piel muy blanca. Pese a lo que pudiese parecer en un primer momento, los rubios muy claros no son los más aconsejables si la tez es muy pálida, ya que casi no habría contraste entre la melena y el rostro. Los tonos dorados son perfectos en este caso, aunque si se busca una imagen impactante una magnífica opción puede ser lucir un rubio platino que no deje indiferente, más aún con un corte moderno y desestructurado que podría quedar genial.

El rubio ceniza o los tonos arena son también dos opciones a tener en cuenta para las que tienen la piel muy blanca. Resultan elegantes y delicados, consiguiendo resaltar discretamente las facciones de los rostros más pálidos.

Cuidados para un rubio saludable

El pelo rubio no pasa de moda, está presente entre las tendencias en peinados, cortes de pelo y colores, todo el año. Es un color todoterreno que, temporada tras temporada se reinventa, que invita a aclarar y «refrescar» la melena. Pero no se puede olvidar, si se ha decidido teñir o decolorar el cabello para conseguir tu rubio ideal, que se debe aprender a cuidarlo para mantenerlo sano y lindo, tanto en su textura como en su color, ya que el cabello rubio es más sensible a las agresiones externas y tiende a perder su brillo, a cambiar de color y a deshidratarse.

Fuente: Mujer de Elite.

Previo Una cosa es el recuerdo y otra cosa es recordar (mirá vos…)
Siguiente Dickens y las mujeres, eje de una nueva biografía