El verano pasado volvieron con fuerza las mallas enterizas, que, junto con las trikinis, pelearon su lugar en playas y piscinas. Pero en la temporada de verano 2018 las bikinis vuelven con todo, con estilos, diseños y estampados muy variados.

Textos: Revista Nosotros

Felizmente, las mujeres argentinas van relajando sus prejuicios y, como en otros países, empiezan a animarse a las variantes de dos piezas más allá de los mandatos que asociaban las bikinis a los cuerpos delgados. De la mano de esta tendencia, se multiplican los diseños orientados a distintas figuras y edades. Basta con buscar bien, elegir y llevar con naturalidad y seguridad lo que te gusta ponerte y disfrutar.

 

El furor de esta temporada de bikinis 2018 serán los bordados, que se podrán ver en todo tipo de prendas veraniegas: remeras, polleras, vestidos y trajes de baño. Son un must y quedan divinos si son acompañados con bijou de moda como: pulseras, tobilleras y/o pañuelos en la cabeza.

 

Esta temporada van a predominar los colores neutros, como así también las líneas minimalistas, los estampados étnicos, el animal print, las rayas y las flores. La combinación de lineas blancas y celestes o rosadas forman parte de las más deseadas.

 

Los diseños con mandalas y estrellas serán otro éxito rotundo.

 

En la parte de abajo de las bikinis, se podrán ver las cinturas con elástico, cintas o argollas. La combinación de aplicaciones en las telas estará presentes en todo tipo de prendas. Esta corriente, además, estará adornada con cordones o tiras cruzadas, un diseño que no sólo tiene como objetivo sujetar la prenda al cuerpo sino también ayudar a estilizar visualmente la silueta. Se verán en los escotes de las mallas y también en los laterales, tanto en la bombacha como en el corpiño.

Algo que se vio mucho en las playas de Europa y que se repetirá en estas latitudes son los trajes de baño en los que la parte de abajo tenían el efecto “Baywatchers”: son esos diseños de forma “high leg”, que se elevan por encima de la cadera. Además de esta nueva variante ochentosa, siguen fuerte las vedetinas y el cola less.

 

Cómo elegir el traje de baño correcto

 

Comprar trajes de baño puede volverse una actividad estresante, sobre todo cuando nos enfrentamos al espejo con la piel blanca del invierno. Por eso ayuda conocer algunos secretos para elegir uno que se ajuste bien a tu cuerpo y te haga sentir genial.

 

Conocé tu tipo de cuerpo. Tu figura determina qué traje de baño se verá mejor en vos. Si tenés cuerpo forma de pera (cuando tu cadera es significativamente más ancha que tu cintura y busto), forma de manzana (cuando tu cintura es considerablemente más ancha que tus caderas, e igual o casi tan ancha como tu busto), forma de reloj de arena (si tu busto y caderas son más o menos del mismo tamaño, pero tu cintura es significativamente más pequeña) o derecho (también conocido como regla o forma de plátano: si eres delgada de todas partes, con muy poca diferencia entre tus caderas, cintura y busto).

Elegí colores y telas que acentúen tus mejores características y escondan lo que menos te gusta. El secreto de un buen traje de baño es llevar la mirada a las partes más favorecedoras de tu figura; esto te ayudará a sentirte más cómoda y a verte mejor.

 

Para acentuar alguna característica que te guste, utilizá un color brillante o estampado.

 

Para esconder algo que no te guste, utiliza un color sólido.

 

Si tenés piel pálida, usá negro o tonos profundos, como morado oscuro, azul marino y marrón.

 

Si tenés piel oscura, los colores brillantes son más favorecedores y te ayudarán a esconder lo que no te gusta.

Para agregar volumen (como al busto o la cadera), optá por una pieza con volados en esa área.

 

Para esconder volumen (como en la cintura), usá tela fruncida o acanalada.

 

Elegí el corte adecuado. Las mallas enterizas estilo “Baywatch” hacen que tus piernas se vean más largas por lo que, si sos bajita o tenés el torso largo, es una buena elección. Los bikinis que se amarran al frente atraen la atención al busto, y juntan los pechos uno con otro, haciéndolos parecer más grandes. Si tenés pechos pequeños y querés que se vean un poco más grandes, esta puede ser una opción. No obstante, si tenés el busto grande, buscá un corte derecho en la parte superior de la bikini con tirantes anchos para minimizarlo.

Tankinis

 

La palabra tankini viene de la unión de “tank top” (camiseta sin mangas) y “bikini”. Es decir, un tankini es una prenda de baño en dos piezas con la particularidad de que la parte superior es una camiseta que ayuda a disimular los rollitos. Si vas a la playa o a la piscina y querés tapar esas pequeñas lorcitas que sobresalen en nuestra cintura o en la parte baja de la espalda, un tankini es una opción genial. Por el corte que tiene, suele disimular mucho mejor que una malla enteriza convencional.

 

Hay que pensar que el traje de baño es una única pieza muy entallada y nos marcará, obviamente, nuestro cuerpo tal y como es. Los tankinis, por su parte, los podemos escoger con un poco de vuelo en la parte de abajo, así evitamos marcar el rollo.

 

También es una opción súper cómoda para una futura mamá que quiere proteger la pancita de miradas indiscretas o del propio sol.

 

Quizás no quieras mostrar el estómago por el motivo que sea, pero te guste tener la pancita bronceada. El tankini ofrece la solución perfecta. Podés subírtelo para tomar sol y cuando te levantes, te lo bajás hasta la cintura.