Los triglicéridos son una medición importante de la salud cardíaca. A continuación, te explicamos su importancia y qué hacer cuando están demasiado altos.

Si te has estado controlando la presión arterial y los niveles de colesterol, hay algo más que tal vez necesites controlar: los triglicéridos.

Tener elevado el nivel de triglicéridos en la sangre puede aumentar el riesgo para enfermedades cardíacas. No obstante, el mismo estilo de vida que promueve la salud en general también pueden ayudar a reducir los triglicéridos.

¿Qué son los triglicéridos?

Los triglicéridos son un tipo de grasa (lípidos) que se encuentran en la sangre.

Cuando comes, el cuerpo convierte en triglicéridos todas esas calorías que no necesites usar de inmediato. Los triglicéridos se almacenan en las células grasas y luego, las hormonas los liberan para proveer energía entre las comidas.

Si ingieres regularmente más calorías de las que quemas, en particular de alimentos ricos en carbohidratos, puedes tener los triglicéridos altos (hipertrigliceridemia).

¿Qué se considera normal?

Un simple análisis de sangre puede revelar si tus triglicéridos están dentro del rango saludable:

· Normal: menos de 150 miligramos por decilitro (mg/dl), o menos de 1.7 milimoles por litro (mmol/l)

· En límites: 150 a 199 mg/dl (1.8 a 2.2 mmol/l)

· Alto: 200 a 499 mg/dl (2.3 a 5.6 mmol)

· Muy alto: 500 mg/dl o más (5.7 mmol/l o más)

El médico generalmente revisa si los triglicéridos están elevados como parte del examen del colesterol, a veces, llamado panel o perfil lipídico. Tendrás que ayunar antes de la extracción de sangre para que la medición de los triglicéridos sea precisa.

¿Cuál es la diferencia entre triglicéridos y colesterol?

Los triglicéridos y el colesterol son diferentes tipos de lípidos que circulan en la sangre:

· Los triglicéridos almacenan las calorías no utilizadas y proporcionan energía al cuerpo.

· El colesterol sirve para producir células y ciertas hormonas.

¿Por qué hay que preocuparse ante un nivel alto de triglicéridos?

Los triglicéridos altos pueden contribuir al endurecimiento de las arterias o al engrosamiento de las paredes arteriales (arterioesclerosis), lo que aumenta el riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares, ataques cardíacos y enfermedades del corazón. Los triglicéridos extremadamente altos también pueden causar inflamación aguda del páncreas (pancreatitis).

Los triglicéridos altos suelen ser un signo de otras afecciones que aumentan el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, tales como obesidad y síndrome metabólico que es un grupo de afecciones en las que hay demasiada grasa alrededor de la cintura, hipertensión arterial, triglicéridos altos, hiperglucemia y niveles anormales de colesterol.

Los triglicéridos altos también pueden ser un signo de:

· Diabetes tipo 2 o prediabetes

· Síndrome metabólico: afección en la que la hipertensión arterial, la obesidad y la hiperglucemia se presentan juntas, lo que aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas

· Niveles bajos de las hormonas tiroideas (hipotiroidismo)

· Ciertas afecciones genéticas raras que alteran la forma en que el cuerpo convierte la grasa en energía

Algunas veces, los triglicéridos altos son un efecto secundario de ciertos medicamentos, como los siguientes:

· Diuréticos

· Estrógeno y progestina

· Retinoides

· Esteroides

· Betabloqueantes

· Algunos inmunosupresores

· Algunos medicamentos contra el VIH

¿Cuál es la mejor manera de disminuir los triglicéridos?

Es fundamental llevar un estilo de vida saludable:

· Hacer ejercicio regularmente. Intenta realizar al menos 30 minutos de actividad física la mayoría o todos los días de la semana. Hacer ejercicio regularmente puede reducir los triglicéridos y aumentar el colesterol “bueno”. Procura incorporar más actividad física en tus tareas diarias, por ejemplo, subir las escaleras en el trabajo o dar un paseo durante los descansos.

· Evitar el azúcar y los carbohidratos refinados. Los carbohidratos simples, como el azúcar y los alimentos hechos con harina blanca o fructosa, pueden aumentar los triglicéridos.

· Bajar de peso. Si tienes hipertrigliceridemia leve a moderada, concéntrate en reducir las calorías. Esas calorías adicionales se convierten en triglicéridos y se almacenan como grasa, pero al reducir las calorías, disminuyen los triglicéridos.

· Elegir grasas más saludables. Reemplaza las grasas saturadas de las carnes por las grasas más saludables de los vegetales, como los aceites de oliva y colza (canola). En lugar de carne roja, come pescado rico en ácidos grasos omega-3, como la caballa o el salmón. Evita las grasas trans y los alimentos con aceites o grasas hidrogenadas.

· Limitar el consumo de alcohol. El alcohol no solo es alto en calorías y azúcar, sino que ejerce un efecto particularmente fuerte sobre los triglicéridos. Si tienes hipertrigliceridemia grave, evita beber alcohol.

¿Existen medicamentos?

Cuando esos cambios saludables en el estilo de vida no bastan para controlar el nivel alto de los triglicéridos, el médico podría recomendar lo siguiente:

· Estatinas. Se pueden recomendar estos medicamentos para reducir el colesterol cuando también hay niveles elevados de colesterol o antecedentes de arterias bloqueadas o diabetes. Entre los ejemplos de estatinas están la atorvastatina cálcica (Lipitor) y la rosuvastatina cálcica (Crestor).

· Fibratos. Los fibratos, como el fenofibrato (TriCor, Fenoglide y otros) y el gemfibrozilo (Lopid), pueden reducir el nivel de los triglicéridos. No se recurre a los fibratos cuando hay alguna enfermedad renal o hepática grave.

· Aceite de pescado. Se lo conoce también como ácidos grasos omega-3 y ayuda a reducir los triglicéridos. Las preparaciones de aceite de pescado de venta bajo receta médica, como Lovaza, contienen más ácidos grasos activos que muchos suplementos de venta libre. Consumir mucha cantidad de aceite de pescado puede alterar la coagulación de la sangre, de manera que habla con tu médico antes de tomar cualquier suplemento.

· Niacina. La niacina, a veces llamada ácido nicotínico, puede reducir los triglicéridos y el colesterol de las lipoproteínas de baja densidad (LDL) o colesterol “malo”. Habla con tu médico antes de tomar niacina de venta libre porque esta puede interferir con otros medicamentos y provocar efectos secundarios fuertes.

Si el médico te receta medicamentos para reducir los triglicéridos, tómalos tal como te los recetó. Además, recuerda la importancia de los cambios saludables que hiciste en tu estilo de vida, porque los medicamentos pueden ayudar, pero el estilo de vida también cuenta.

Fuente: Mayo Clinic