Tu cuerpo es único: ¿cómo elegir el jean perfecto?


El jean es quizá la prenda más versátil y con mayor número de fans jamás inventada. Es la base para armarnos los 1001 outfits para quedarnos en casa (ahora más que nunca!) pero también para estar cómodas en cualquier situación. Y, bien acompañado, hasta nos puede llevar a una fiesta.

Textos. Kiki Fernández.

Si tenés un cuerpo “A” -el típico cuerpo latinoamericano con el ancho de hombros menor al ancho de las caderas- o tenés “pantalón de montar”, el comúnmente llamado chupín -slim o skinny fit en realidad- no va a ser tu mejor opción. Un corte más recto, uno de piernas anchas o un “boyfriend” son los más indicados. Elegilos de tonos bien oscuros y combinalos con una prenda clara arriba.


Los jeans de piernas anchas les quedan bien a todas las estructuras de cuerpo salvo que seas bajita. Los modelos muy oversized tampoco son aptos si medís menos de, digamos, 1,55m como ocurre con cualquier tipo de pantalón.


¿Qué pasa con los cropped jeans? Para la que no los conoce con ese nombre, también podemos llamarlos jeans Capri: son los que tienen ese largo tan difícil a media pantorrilla. Son súper cancheros y tienen toda la onda pero sea cual sea el modelo (desde tipo leggings hasta bien “loose” o sueltos) si tus piernas no son proporcionadamente largas o tus tobillos o pantorrillas no son tan finos como quisieras, deberías cambiarlos por un jean de largo tradicional: sin duda hará que tus piernas sumen longitud y se vean mucho más delgadas. Lo mismo pasa con los jeans arremangados.


Los skinny fit y los bootcut (con el ancho justo para usar con botas) siempre y cuando no estén muy rotos o gastados, se ven bien con casi todo tipo de blusas, remeras, blazers y chaquetas y son perfectos para el ámbito laboral. Además del cuerpo X o reloj de arena -que todo lo puede-, son ideales para los cuerpos “Y” (la cadera es más angosta que el ancho de hombros) o el cuerpo H o recto. Elegilos de tiro alto si querés alargar las piernas o tenés un poco de pancita.


Por último los mom jeans (la traducción es “jeans de mamá”, son de tiro alto y cintura pequeña pero no ajustan las piernas) y los ripped jeans (los agujereados) son la opción perfecta para sentirnos súper cómodas en estos días de home office y cuarentena obligada. Completalos con una remera o sweater con un toque más clásico para lograr un equilibrio bien chic.

Previo Rolls de canela
Siguiente Repensar nuestra libertad en las nuevas fases de la cuarentena