El plasma rico en plaquetas aplicado a la medicina estética y a las patologías articulares se está desarrollando en el mundo con buenos resultados. En esta nota, profesionales del Centro de Estética Michelle Farr nos explican de qué se trata este procedimiento.

 

Textos. Revista Nosotros.

 

El Centro de Estética Michelle Farr incorporó un nuevo tratamiento que, además de fines estéticos, tiene indicación en traumatología, ortopedia y medicina del dolor.

El plasma rico en plaquetas no sólo se utiliza en el campo de la medicina estética, sino que también se está desarrollando en todas partes del mundo, con muy buena evolución en patologías articulares como tendinitis crónicas, artrosis y dolores articulares.

Consiste en un centrifugado de la propia sangre del paciente, concentrando factores de crecimiento de origen plaquetario, que estimulan la regeneración del cartílago articular. Además mejoran los procesos inflamatorios tendinosos, evitando así problemas infecciosos y de reacciones adversas, ya que es un material autólogo inyectado en la articulación a tratar.

Es indoloro y aplicable a cualquier edad con intervalos de 30 a 45 días, acompañando el tratamiento se recomienda la actividad física sin carga (bicicleta, aquaerobic, etc.) y una dieta específica para equilibrar el peso ideal.

Es un tratamiento cuyo costo no es tan elevado, no requiere de hospitalización, es ambulatorio y de segura eficacia disminuyendo el dolor y el proceso inflamatorio local, evitando la toma de medicación antiinflamatoria tan nociva para el sistema digestivo.

Tiene óptimo resultado en artrosis y lesiones crónicas de tendones y articulaciones ya que el factor de crecimiento del plasma rico es un estimulante del proceso reparador de la lesión.

Indicaciones en estética, dermatología y cirugía plástica:

Bio estimulación cutánea, en manos, cara y cuello, en alopecias, celulitis, acné, flacidez, arrugas en los ojos, en la frente, cicatrices, poros de la piel, surco naso-labial, pecas, manchas, estrías, etc.

Indicaciones en traumatología, ortopedia y medicina del dolor:

– Hombro: Ruptura de Manguito Rotador, Síndrome de Fricción subacromial.
– Codo: Codo de Tenista y lesiones en la muñeca.
– Articulación Sacroilíaca: Lesión gemelar, lesión ligamentaria de rodilla, lesión del cartílago y lesión ligamentaria de tobillo y tendinitis aquileana.
– Columna vertebral con discopatías y radiculopatías.

Resta decir que siempre es fundamental que estos tratamientos sean realizados por profesionales.