Niños vestidos como duendes y magos del colegio de Magia y hechicería Hogwarts, en donde se desarrollan las aventuras de Harry Potter, revivieron hoy esas hazañas que describe el libro de JK Rowlands en la sede de la Embajada Británica en Buenos Aires.

La convocatoria a la “Harry Potter Book Night” realizada esta noche en la sede diplomática, también contó con los adultos, apasionados por la lectura de este universo imaginario que cautivó a millones de personas en todo el mundo.

Los fanáticos esperaron pacientemente por más de dos horas a que se abran las puertas de la embajada para ingresar y disfrutar a través de juegos y lecturas de este mundo fantástico.

En embajador británico recibió a los potterhead argentinos.

Todos ellos se congregaron en los jardines frutales de la Embajada, en lo que fue la tercera edición en Buenos Aires de Harry Potter Book Night, organizada por la sede diplomática y la agencia FanCon.

 

Desde niños de cinco años hasta adultos de 50 jugaron partidos de Quiddich, el deporte del mundo mágico, y realizaron competencias de hechizos, trivias y un concurso de disfraces.

Catalina, una niña de cinco años vestida como la bruja de Gryffindorf, donde cursaba Harry Potter con sus amigos Ron, Weasley y Hermione Granger, respondía a viva voz que ella era el niño y estaba dispuesta a ayudarlo, consciente de su personaje.

 

Vestido como uno de los personajes de la saga, Alejandro relató a Télam que recurrió a su inventiva para disfrazarse del News Comander ya que lo principal es “qué tanto uno está dispuesto a usar”, contó a Télam.

Esta celebración fue una iniciativa mundial creada por la Editorial Bloomsbury para promover la lectura a través de la saga de la escritora britanica J. K. Rowling, con todos los personajes de ese universo imaginario.

En Argentina se invitó a chicos y jóvenes a concurrir a la residencia del embajador británico, Mark Kent, en la calle Luis Agote al 2412, para expresar su amor por los libros, disfrazarse y divertirse con una serie de actividades.

Kent dijo a Télam que cuando veía el libro “me daba un poco de miedo por su volumen pero los niños no tenían problemas en leerlo porque les gustaba, Harry Potter es parte central de la cultura británica. Creo que este evento tiene su propia magia. Poder compartir con los fanáticos su amor por Harry Potter, y abrir este espacio a la comunidad, nos da una oportunidad única de promover la literatura británica y el placer por la lectura”, señaló el embajador Kent.

 

Ahora los fanáticos de J. R.R. Tolkien esperamos el convite para recrear la saga de “El Señor de los Anillos”.