Organizado por el Museo Monte de los Padres, de la comuna de Sauce Viejo, y coordinado por su directora a cargo, Beatriz Raquel Creus, con la colaboración de la Asociación Amigos del Museo, se realizó una recorrida por algunos de los viejos cascos de estancias que perduran en Sauce Viejo.


Del Tránsito o El Tránsito

La estancia “Del Tránsito”, también mencionada en distintos documentos como “El Tránsito”, perteneció a Mariano Comas, entre otros propietarios. El casco de esta estancia actualmente es propiedad de Eduardo Spuler y su esposa Elena.

El casco de esta estancia se encuentra ubicado a la altura del km 456, por la ruta nacional N° 11, donde hay que entrar hacia el este, por la calle 14, unos mil metros, en dirección al río Coronda. A partir de entonces, este solar tuvo distintos propietarios hasta que la compró Mariano Comas, quien comienza a construir este casco a mediados del siglo XIX, y la bautiza con el nombre de “Del Tránsito” o “El Tránsito”, en homenaje a su madre, doña María del Tránsito Troncoso.


Villa El Carmen

En el barrio Altos del Sauce se encuentra la Villa El Carmen, que perteneciera a Juan Bautista Depetris, y actualmente es propiedad de la familia Rodríguez Sañudo.

Se trata de una casona rodeada de tipas, eucaliptos, algún cedro y otras especies arbóreas, y tiene su frente de cara al río Coronda. Este hecho, justamente, ayuda a componer una verdadera postal.
Villa El Carmen cuenta con una sólida estructura edilicia, de dos plantas, construida entre 1906 y 1911, con los mejores materiales de la época, escaleras de mármol, bellos mosaicos y azulejos, pisos de pinotea, y que en aquel entonces estaba provista de calefacción, agua caliente alimentada por una caldera, y contaba con iluminación a gas de carburo, además de una línea telefónica, tendida desde la ciudad de Santa Fe.

La Santa Fortunata

La estancia La Santa Fortunata, que perteneciera a los hermanos José y Manuel Gálvez, quienes adquieren la propiedad en 1884, presenta un casco semiderruido. Se encuentra ubicada sobre el río Coronda, a tres cuadras hacia el sur del Balneario Don Roque, y en algunas temporadas se habilita como camping privado.

Los hermanos Gálvez tenían varias propiedades y cuando dividen la sociedad, José se queda con los campos que hoy son parte de la ciudad de Gálvez y Manuel se queda la propiedad de Sauce Viejo.
Manuel Gálvez tuvo una destacada actuación pública, y su hermano de José Gálvez, fue gobernador de Santa Fe, entre 1886 y 1890.
En el año 1913 Manuel Gálvez (padre) organiza un loteo de cuatro manzanas frente a la estación del ferrocarril, reservando los espacios necesarios para la plaza, iglesia, juzgado, comisaría y club deportivo. De este modo comenzó, lentamente, a crecer el pueblo, en la misma medida en que la estancia se empezó a replegar, hasta quedar el casco envuelto en la urbanización.

El Museo comunal Monte de los Padres

El Museo Monte de los Padres, que pertenece a la comuna, y está situado a la vera de la Ruta Nacional N° 11, en el edificio de la estación de ferrocarril, que fuera habilitada el 15 de junio de 1891, fecha que se toma como fundacional para la propia localidad de Sauce Viejo.

Este museo se denomina Monte de los Padres, porque era el nombre con el cual eran conocidas estas tierras, que pertenecieron a los Padres Jesuitas, y así figura en los documentos y mapas de vieja data.

Es oportuno recordar que, un par de kilómetros más al sur, funcionó la Posta Monte de los Padres, creada en 1788, que en un principio estuvo a cargo de Manuel del Toro y Villalobos, y se mantuvo hasta fines del siglo XIX, constituyendo una de las raíces de Sauce Viejo.

Las Mercedes

La estancia Las Mercedes, de Salvador Salva se encuentra ubicada en el barrio Las delicias, al sur del pueblo de Sauce Viejo, sobre las costas del río Coronda, que en esta parte tiene unos extensos bañados.

El campo fue adquirido por Salvador Salva y Mendieta (bisabuelo del actual propietario) en el año 1875, e inmediatamente comienza a realizar tareas de desmonte y a incorporar animales para su crianza, realizando construcciones precarias, de las cuales ninguna subsiste.

En el año 1891 la propiedad pasó a manos de Salvador J. Salva (abuelo del actual propietario), quien subsanó problemas de superposición de títulos y compró su parte a los demás herederos.

En esta época comenzó la construcción del actual casco de la estancia y la denominó Las Mercedes, en homenaje a su esposa, Mercedes Echagüe Puig, y a su hija, Mercedes Salva Echagüe.
Tras su fallecimiento heredaron la propiedad sus hijos: Mercedes, Estela, María Inés, Margarita, María Elena, Salvador (padre del actual propietario) y Manuel Alberto Salva Echagüe.

El predio donde se encuentra el Cementerio Comunal perteneció a la Estancia Las Mercedes, y fue donado a la comuna para tal fin por Margarita Salva Echagüe en el año 1984.

San Estanislao

Por una larga entrada arbolada se llega a San Estanislao, el casco de una de las estancias que fuera de Francisco Antonio Candioti, el primer gobernador de Santa Fe.

Francisco Antonio Candioti poseía varias estancias, tanto en Entre Ríos como en Santa Fe. Tal vez haya sido el hombre más rico de su tiempo. Pero no solamente fue rico, sino también comprometido. Primero, con el proceso de independencia, iniciado con la revolución de mayo en 1810. Y luego, con el proceso autonómico de Santa Fe, iniciado en 1815, y en el cual es designado Gobernador provisorio por el Cabildo, y, a los pocos días, fue electo por el pueblo en el cargo de Gobernador, en propiedad, como se decía entonces, en el Congreso del 26 de abril de 1815, realizado en el edificio de la Aduana Vieja. Y es en este campo, donde Francisco Antonio Candioti edificó un confortable puesto, que fue heredado por su hija menor, Petrona Candioti, que se casara en el año 1826 con Urbano de Iriondo.

Petrona Candioti de Iriondo vende al gobierno provincial parte de sus tierras para el desarrollo de una colonia de inmigrantes, donando las parcelas necesarias para la construcción de una plaza y la edificación de una iglesia. Y solicita que la colonia sea denominada Matilde, en homenaje a una de sus hijas fallecida.


Plaza Matilde

En Plaza Matilde puede apreciarse la relación entre las viejas estancias que comienzan a vender sus tierras, y la inmigración de agricultores del Viejo Mundo, que vienen decididos a trabajarlas.
Por otra parte, se puede medir el impacto del ferrocarril, cuando construyó una estación a tres kilómetros hacia el este, adonde se fue trasladando casi toda la población, conformando un nuevo núcleo poblacional: Estación Matilde.

En Plaza Matilde, cuya fecha de fundación se consigna en 1879, quedaron pocas casas, muchos árboles y un aire sereno que vale la pena conocer.