Una región activa del sol registra tormentas solares de gran intensidad, las cuales afectaron al campo magnético de la Tierra y generaron distorsiones en la señal de GPS y en las comunicaciones de radio europeas y estadounidenses, informó el Servicio Nacional español de Meteorología Espacial (Senmes).

 

Estas tormentas solares mantienen en alerta a los servicios de meteorología espacial de todo el mundo, aunque por el momento no produjeron “males mayores”, consideró el Senmes.

 

El servicio meteorológico español detectó fulguraciones importantes (liberación súbita de radiación electromagnética) y fuertes eyecciones de masa coronal (onda hecha de radiación y viento solar que se desprende del Sol, en siglas CME).

 

La primera fulguración tuvo lugar el 4 de septiembre, cuando se registró una erupción “lenta y que no provocó males mayores, aunque se observaron perturbaciones magnéticas en suelo español durante la noche del 6 al 7 de septiembre”, explicó en un comunicado Consuelo Cid, especialista del Senmes.

 

Sin embargo, el 6 de septiembre, se produjo una fulguración que fue “la más intensa de los últimos 10 años”, y que emitió partículas de alta energía.

 

“Digamos que en el sol se produjo el equivalente a un terremoto, con una onda expansiva importante, pero no pudimos ver las primeras imágenes de un coronógrafo hasta las 15.00 GMT. Había una eyección de masa coronal muy rápida, a bastante más de 1.000 km/segundo y teníamos claro que llegaba a Tierra”, según Cid.

 

Desde ese día, el sol siguió explotando, lanzando fulguraciones y emitiendo una gran cantidad de luz que generaron problemas en la emisión de radio y provocado distorsiones también en GPS en la zona europea y en los Estados Unidos, lo que se sumó a los efectos del huracán Irma, explicó el organismo en la nota.

 

Y aunque esta zona parecía en calma, el domingo 10 de septiembre se observó una última erupción del sol casi como la del día 6.

 

Se estima que habrá que esperar alrededor de dos semanas para comprobar si la región del sol alterada en los últimos días sigue activa a nivel magnético.