Vacaciones: un momento ideal para jugar con los niños


Por la Lic. Alejandra Perinetti (*)

Niñez y juego son dos categorías que se asocian directamente. Así como en el mundo adulto el trabajo es uno de los ejes que estructura la vida, en la infancia lo es el juego en tanto es parte central del desarrollo y crecimiento.

El juego  adquiere mayores niveles de complejidad a medida que los niños crecen y siempre cumple la función de estimular diferentes áreas con un importante impacto en el desarrollo. Jugar es el medio a partir del cual los niños y niñas se relacionan con el entorno, aprenden a sortear obstáculos, a enfrentar desafíos. A través del juego los niños exploran, descubren, experimentan, desarrollan su coordinación psicomotriz, estimulan el lenguaje, interactúan con otros, expresan diferentes emociones, aprenden a comunicarse.

La familia, como lugar por excelencia para el crecimiento de un niño, es el contexto en el cual se experimentan las primeras interacciones lúdicas y ello, además de potenciar las diferentes áreas de desarrollo, es central a la hora de consolidar los vínculos afectivos entre sus integrantes.

El juego se constituye entonces en una herramienta fundamental para establecer un particular modo de vincularse. Un niño que juega con los adultos de su círculo familiar, además de disfrutar del tiempo de juego en sí mismo, siente que le prestan atención a sus necesidades, que destinan tiempo a sus inquietudes e intereses, fortalece su autoestima y establece un vínculo de seguridad y protección.

En el proceso de crecer los adultos tenemos la función de acompañar. El juego es donde se dan las mejores condiciones para guiar ese crecimiento. Pero la interacción lúdica familiar  requiere que los adultos sean parte del juego, que puedan favorecer la espontaneidad y creatividad, para que los niños puedan descubrir sus propios intereses.

A través del juego los adultos podemos presentar el mundo, transmitir valores, normas y límites, inculcar el respeto, el reconocimiento de las emociones, sentar las bases que  influenciarán la manera de ser y actuar de los niños.

Es fundamental que socialmente recuperemos el valor del juego, aprovechar el receso escolar para poner en valor el tiempo, para compartirlo y construir anécdotas memorables. Hacer del tiempo de juego un tiempo productivo, de estimulación y distención sin importar la edad de quienes jueguen. Recuperar como adultos el valor del juego para gestionar y transformar emociones negativas, disminuir el estrés, fortalecer las relaciones interpersonales y ganar en calidad de vida, ese es el regalo que las vacaciones nos dan.

(*) Directora Nacional de Aldeas Infantiles SOS Argentina 

Previo Las máximas de Loca Por El Orden
Siguiente La vida en los fiordos del norte