Valentina Trevignani: nace una voz, nace una estrella


En una charla íntima con Revista Nosotros, esta joven cantante santafesina que con tan solo 17 años se posicionó en el foco de las miradas en la ciudad, nos cuenta cómo fue que explotó su carrera musical, cuáles son sus proyectos y los logros alcanzados hasta el momento. Textos. Soledad Vittori. Fotos: Pablo Cánepa.

Escuché por primera vez su nombre en una comida familiar donde se habló del talento de la hija de una reconocida pareja dueña de un tostadero de café en la ciudad. Algunos de los comensales habían tenido la oportunidad de escucharla en vivo y hablaban de su voz angelical. Los celulares con los videos de ella cantando se iban pasando de mano en mano hasta que llegó a la mía. Ese día se despertó mi curiosidad por este joven talento local.

Meses después de esta charla veo imágenes de esta adolescente, que recordaba por las filmaciones expuestas en esa cena, en una presentación que se realizó en El Campito, un evento que tuvo lugar en Aires del Llano. Y, lo primero que pensé fue: esta chica está creciendo y no podemos perdernos la oportunidad de ser los primeros en entrevistarla.

Lamentablemente nuestra agenda para los meses de fin de año estaba llena, y seguí viendo cómo la joven participaba en numerosos eventos de gran magnetismo en la ciudad como el día de la madre organizado en Ribera Shopping y el festival «Día S» que se realizó meses después en el mismo lugar.

Finalmente la espera terminó y llegó el tan ansiado 2020 con todas las propuestas pendientes y la posibilidad de ser concretadas. Me contacté con Vale y pude concertar una entrevista donde la adolescente se explayó sobre cómo explotó su carrera artística en tan poco tiempo. Pero para entender un poco esto, primero fue necesario conocer su contexto familiar.

Vale se crió en el seno de una familia donde el rol de la música tiene un papel fundamental: su padre toca la guitarra, su tía canta y toca la flauta traversa, uno de sus tíos toca el bajo, otro canta y toca la guitarra eléctrica y otro hace algo de percusión. Eso, sólo del lado paterno. Y, del materno, también tiene un tío que toca la batería. Por lo tanto, no se puede pretender que con parientes tan ligados a lo musical, ella no haya encontrado en este lugar su rumbo.

Primero lo primero

Valentina arrancó guitarra a los 6 años de edad. Trabajó durante mucho tiempo con partituras y música clásica hasta que su profesor, Leandro Mullor, le dijo a su madre: «Mandala a canto que tiene condiciones».

Y así fue como a los 9 años empezó canto con Itatí Barrionuevo, una cantante de folklore muy famosa de la ciudad, la cual, si bien no era profesora de canto, le enseñó no sólo a cantar sino que también le inculcó la gran diversidad de estilos musicales que existen y la lanzó a los escenarios con presentaciones en bares, siempre a su lado.

Al respecto, Vale agregó: «Itatí no trataba tanto la técnica sino que me enseñaba los estilos musicales, me hacía tocar varios instrumentos y gracias a ella sé algo de percusión, muy básico igual. Después dejé de ir a sus clases porque tuvo algunos problemas personales que la complicaron y empecé en una escuela de canto, con la profesora Selena Rozycky, donde comencé a tratar más la técnica. Me hacía llevar canciones que me costarán y las íbamos trabajando clase a clase. Mis papás siempre me incentivaron para que haga música y hoy se los agradezco».

Cuando Valentina cambió la profesora de canto también lo hizo con guitarra. Empezó a estudiar este instrumento con el hermano de su profesora de canto que trabajaba en la misma academia. «Ahí se me abrió el panorama, conocí el rock, el metal y un montón de estilos musicales. Pero de todos, me inclino por el pop como preferido», puntualizó Trevignani.

Y agregó: «Así y todo, cuando tengo que tocar en algún lado soy bastante variada. Me considero versátil, armo repertorios diversos con distintos autores y distintos géneros musicales para la gente que me escucha. Aunque siempre reversionados con mi estilo. Mi repertorio incluye canciones en inglés de bandas como Coldplay e Imagine Dragons que son de pop rock, también tocó canciones de rock nacional e internacional, otras más de pop latino o de trova como Silvio Rodríguez. Y , dependiendo de dónde vaya a tocar, si hay público joven, incorporo algo de reggaetón».

«Particularmente, hay canciones que no las cambio, que las tengo en mi repertorio fijo dado que mi mamá me aconsejó tener una impronta marcada, y no variar tanto los temas. Si toco todas canciones diferentes y de distintos estilos, dejan de conocerme por hacer lo que hago. Trato de no salir de mi lugar. Entonces busco canciones que pueda conocer tanto gente grande como joven».

En relación con sus padres, Valentina afirmó que todas sus decisiones se las debe a ellos, que ambos tienen miradas muy distintas y ella aprovecha para tomar un poco de cada uno. Pero, sus amigas no se quedan atrás. Ellas fueron las que insistieron para que Valentina se animará a subir su primer video a las redes sociales a mediados del 2018. Según la adolescente, necesitó ese empujón para pegar el salto puesto que se considera un poco pudorosa en cuanto a estas cuestiones.

A partir de ese momento llovieron las propuestas y los seguidores. La primera vez que tocó sola en público (sin contar las muestras de la academia y las presentaciones con Itatí) fue en la Feria de Gula que se realizó el verano pasado. Luego de ese evento, la empezaron a llamar de otros bares como: Peñón del Águila, el Parador de Santa Fe, Jardines de Gula, etc.

El año pasado explotó su carrera y las llamadas llegaron más seguido para musicalizar eventos importantes como El Campito en Aires del Llano, la feria del día de la madre en Ribera Shopping y posteriormente el festival «Día S» organizado por la misma entidad.

De esa experiencia, Trevignani destacó: «En el festival «Día S» tocaban otros artistas grandes como Connie Isla, Emmanuel Horvilleur y el Chino Mansutti que me escuchó cantar y me invitó a interpretar con él uno de sus temas que se llama «Otra vez mañana» para hacer la voz femenina de esa letra que antes la cantaba Zoe Gotusso (ex cantante de Salvapantallas). Fue una vivencia increíble, me puso muy contenta porque soy chica y estoy recién empezando. Que me lleguen estas posibilidades me hace feliz».

Una experiencia distinta

Trevignani fue convocada para cantar reggaetón en un boliche y para participar en un videoclip interpretando el mismo género. Dos propuestas diferentes que llegaron en distintos momentos. Fue una decisión difícil porque no era su estilo y como siempre las dudas hicieron su cuota de presencia.

Recibió muchos consejos de gente que le decía que no era su onda pero finalmente fueron sus padres los que la convencieron de animarse. Vale sabía que no era lo que ella elegiría para el futuro, pero aún así le generaba curiosidad la idea de cantar en un escenario distinto y en un videoclip reggaetonero. Y así lo hizo.

En ambos casos se animó a probar la experiencia de conocer algo distinto. Cantó en «Kongo», el boliche de moda para su edad, y tiempo después hizo el videoclip con Samuel Scalise, un Dj conocido de la ciudad.

En relación a esto, Vale destacó: «Fue una experiencia diferente porque cuando canto con la guitarra no necesito moverme y en el reggaetón hay que bailar. Era salir 100% de mi perfil, porque yo soy un poco más rígida, más tímida para estas cosas. Estoy acostumbrada a tocar en una butaca con mi guitarra».

Componer sus propios temas

Ante la pregunta de si a futuro a Trevignani le gustaría escribir sus propias canciones, la cantante respondió: «Sí, me encantaría componer mis propios temas. Pero primero creo que debería sentarme a leer poesía, interiorizarme un poco más, porque me gustan las canciones con contenido, que transmitan un mensaje. Por ejemplo las canciones de reggaetón de ahora tienen contenido inapropiado y repiten mucho, eso no me gusta para mi. Eso se lo tengo que agradecer a mis padres que me dieron cultura musical»

Estudios universitarios

En cuanto a esta cuestión Vale todavía tiene dudas. Le queda un año de escuela y luego deberá elegir si estudiar música o si se decanta por ciencias económicas. «Mi idea es estudiar música y mi familia me incentiva. No quiero perder esta oportunidad pero también es una realidad que las artes musicales son muy de oportunidad. Te vio tal productor y explotaste. Hay mucha gente que canta impresionante y no llega a ser conocido, entonces está bueno también tener una carrera. Y en ese caso, me inclino por las ciencias económicas. Dos cosas totalmente distintas», puntualizó la joven artista.

Proyecto a futuro

Vale tiene como deuda pendiente realizar su propio canal de Youtube para subir los videos caseros que hace en su casa. De manera tal, que su música pueda darse a conocer en todas partes.

Previo Hacer pie
Siguiente ¡Chau chau adiós a las etiquetas!