Verano: cómo elegir tu malla


El verano no nos da tregua y si no podés irte de vacaciones resulta indispensable pasar alguna tarde en una pileta. La malla del año pasado ya no te sienta tan cómoda y esa viejita que siempre te salvó necesita un descanso. Por eso te traemos unos imperdibles tips para que elijas tu malla ideal acorde a tu tipo de cuerpo.

Textos: Macarena Grassino.

 

Primero que nada es importante saber que no hay que tener miedo a probarse mallas un talle más grande que lo habitual. En ocasiones, dependiendo el corte, un talle más nos queda muy bien y no significa que hayamos engordado con respecto al año anterior. Un traje de baño apretado nunca es buena opción.

Si te agrada algún modelo, te sienta bien, pero tiene detalles o terminaciones que no te gustan, no dudes en ir con una buena modista para que le haga los cambios deseados. Conseguir una malla que siente bien no es trabajo fácil así que, cuando la tengamos, no debemos desaprovecharla aunque debamos modificar un poco el diseño.

Colores

Los tonos lisos y oscuros afinan la silueta. En cuanto a estampados, siempre son mejores para las más delgadas, sobre todo si son muy grandes, al igual que las telas en relieve. Podemos jugar con la combinación del blanco y el negro, ya que esto permite afinar la figura en lugares claves usando blanco en zonas a resaltar y negro en zonas a disimular.

Las transparencias aportan sensualidad y, si son negras, disimulan defectos.

En cuanto a las tan amadas rayas… mejor si son finas, verticales o diagonales porque adelgazan, sobre todo en la zona del busto. Por el contrario, los rayados en forma horizontal, ensanchan. De todos modos, tener en cuenta que si nuestra figura es muy

desproporcionada las rayas nunca nos quedarán bien dado que se verías distorsionadas.

Diseños

Si las caderas son anchas, conviene usar bikini o una enteriza con pierna cavada o corte alto y un llamativo escote, para desviar la atención hacia otra zona del cuerpo.

El corpiño armado aumenta el busto, por lo que son ideales para las que quieren mostrar más o quieren levantar y dar volumen a esa zona. Tenemos también las mallas de natación o competición que son modelos muy cómodos y favorecen las siluetas que tienen algunos kilos de más. Para los modelos de short y corpiño, podemos utilizar una parte estampada (estampes ni muy chicos ni muy grandes) y la otra parte lisa, y así destacar o disimular una determinada zona.

Los trajes enteros y sin breteles estilizan, son sensuales, ideales para espaldas más bien chicas. Si tus hombros están algo inclinados, es mejor que elijas una malla cuyos breteles o soportes sean más bien anchos. Cuando lo prominente es el abdomen, optá por una malla enteriza que comprima esta zona, si es estampada, que sea en tonos oscuros.

En cuanto al tamaño del bikini, cuanto más pequeño sea, más grande se verá el cuerpo y viceversa. Si se escoge un bretel ancho en el sostén, el efecto será de una espalda y hombros más pequeños. Al contrario, si lo que se quiere es ensanchar los hombros, es recomendado elegir breteles angostos, que darán mayor volumen en el tórax y espalda. Esta regla aplica también según el tamaño del busto, para las mujeres que lo tienen más grande es recomendado lucir breteles anchos; aparte de los motivos estéticos, dan más seguridad y firmeza a la hora de meterse al agua. En cambio aquellas de busto pequeño pueden utilizar las tiras o breteles finos que darán mayor volumen al efecto final. La forma triangular en los corpiños tiene un efecto sentador, a la vez que es más segura y saludable para los senos, son un modelo que siempre está de moda.

Y si bien los arcos y push-ups dan mayor volumen y favorecen visiblemente a las mujeres de senos pequeños, según varios especialistas estos no son la opción más recomendable a la hora de pensar en la salud de la mamas. En definitiva, se debe procurar usar tops de tamaño adecuado para el seno, sin ejercer mayor presión, alternando otras opciones sin aros de tanto en tanto.

Los volados están súper en tendencia y dan mayor volumen llamando la atención visual hacia ellos, detalle a tener en cuenta según lo que se quiera resaltar.

También es muy importante determinar el tiro de la zona inferior. El tiro medio suele ser el más sentador en la mayoría de los casos y en el caso de usar tiro bajo hay que tener cuidado que la prenda no sea demasiado apretada porque generará los famosos “flotadores” laterales que no son nada estéticos.

Tipos de cuerpo

* Pera: Los hombros y la cintura son más angostos que la cadera. Tu traje de baño debe ser liso de la parte de abajo y con algún estampado en la parte de arriba. Los strapless y modelos acolchonados también quedan bien. Evitar los tirantes anchos y los escotes en la parte posterior.

* Reloj de arena: Los hombros y la cadera son de la misma medida y la cintura es más angosta. A este cuerpo le favorecen todos los modelos de bikinis y trajes de baño, sobre todo los que tienen estampados en la parte inferior.

* Rectángulo: La cadera, cintura y hombros tienen prácticamente la misma medida. En este caso lo ideal son las prendas superiores strapless y las inferiores de cintura baja, para crear la ilusión de una silueta curvilínea.

* Triángulo invertido: Los hombros miden más que la cintura y la cadera. Las prendas que te favorecen son las inferiores tipo cortina, con tiras a los costados y tirantes anchos en la parte superior. Nunca uses tirantes angostos.

* Oval: El ancho de la cintura es mayor que el de los hombros y la cadera. La parte inferior de tu traje debe tener un color oscuro y ser más alta en los costados, ya que esto da la impresión de una silueta más angosta.

* Voluptuosa de arriba: los corpiños con aro son ideales porque ofrecen un excelente sostén y permiten moverse con total comodidad. Para obtener un soporte extra, elegir tops que posean breteles gruesos y escote halter (atados detrás del cuello).

* Muy delgada y con pocas curvas: para aumentar la delantera, elegir tops con volados, colores vibrantes o estampados. También están las siempre favorecedoras copas con rellenos internos y los corpiños triangulitos que generan más volumen y son ideales para aquellas que no necesitan mucho sostén. Sí tu mayor flanco son las caderas angostas, las bombachas con lazos en los costados crean el efecto de mostrarlas más voluptuosas.

*Diamante: los trajes de baño de una sola pieza son ideales para disimular los kilitos de más en la parte media del cuerpo.

Monocromáticos o de estampados discretos crean una silueta más esbelta. En caso de utilizar dos piezas, recurrir a tops con escotes profundos y por culotes o mini shorts en colores oscuros. Las trikinis también son aliadas a la hora de combatir la panza, ya que resaltan más la parte superior que la inferior.

*Caderas anchas: apostar por desviar la mirada de la zona problemática. En este caso los colores estridentes y llamativos solo son aptos para la parte superior del cuerpo. Para la parte baja, elegir colores plenos y oscuros. El tiro alto estiliza las piernas creando la ilusión de que son más largas.

El uso de pareos alrededor de la cintura es una opción sensual, que disimula algunas imperfecciones en el área de la cadera y glúteos, hay colores que nos quedarán divinos acompañados de un buen bronceado y nadie se fijará en los kilitos de más.

Ser feliz sienta bien

Lo más importante a la hora de lucir un traje de baño es sentirse feliz con el propio cuerpo. El bienestar con uno mismo es la opción que mejor queda a cualquier mujer. Es importante recordar que una persona conforme y segura luce bien y resulta atractiva. Por eso es recomendado lucir los colores que sean del agrado de la persona, aquellos que afecten en forma positiva el estado de ánimo en general.

Previo La valija ideal para unos días de playa
Siguiente Edición Impresa 12-01-2019