La organización ecologista el Foro Mundial para la Naturaleza (WWF) alertó de un aumento de las especies de animales amenazadas, aunque se registraron algunos rayos de esperanza, según su balance anual de 2017 presentado hoy.

Con 25.800 especies de animales y plantas amenazadas en la lista roja internacional se ha alcanzado un nuevo récord negativo, informó la organización no gubernamental en Berlín.

El ser humano ha originado con ello la mayor extinción de especies desde el final de los dinosaurios, también con insectos a la puerta de su propia casa, explicó el miembro de la junta directiva Eberhard Brandes.


Sin embargo, también ha habido desarrollos positivos, indicó. Entre otros, las tortugas marinas están en mejores condiciones en muchos territorios y en el río Mekong a su paso por Camboya se ha registrado una recuperación de los 80 ejemplares existentes de delfines de Irawadi.