Volver al ruedo: el amor en tiempos de redes sociales


Separarse ya no es el fin del mundo. En esta nota te contamos algunos secretos para amigarte con la tecnología y encontrar un nuevo amor.

Textos: Soledad Vittori.

En pocos años Internet se ha convertido en la forma principal en la que las personas encuentran a su media naranja. Según el último estudio realizado por la Universidad de Stanford, el 40% de los hombres y mujeres se conocen a través de la redes sociales. Esto significa un aumento del 22% en comparación con el año 2009, cuando se analizaron los datos por última vez.

Cuando se habla de Internet no se refiere sólo a portales de búsqueda de pareja, sino también a redes sociales como Twitter, Facebook, Instagram, blogs, foros, etc. Antes las personas se emparejaban por conocerse en la iglesia, por ser vecinos o amigos, por compartir de la escuela primaria o secundaria. Hoy eso cambió, y las redes sociales ganan por goleada.

Internet produjo un cambio social grande. La gente pudo ver que existen otras alternativas aparte de vivir un matrimonio infeliz. Las redes ayudaron a entender que si uno se separa, a la edad que sea, tiene posibilidades de conocer a alguien más. Se eliminó ese miedo de terminar solo para siempre y se produjo una apertura en la forma de pensar.

Décadas atrás la sociedad imponía un matrimonio para toda la vida, aun a pesar de pasarla mal. Hoy el divorcio se naturalizó y dejaron de ser sólo los jóvenes los que empezaron a utilizar estas herramientas digitales. Se abrió de sobremanera el rango de personas que uno puede conocer a través de estas plataformas. Ligar años atrás dependía mucho de encontrar a alguien de tu entorno, de tu trabajo, o al amigo de un amigo, o que se mueva en tus mismos bares, ambientes, etc. No sólo que ese espectro se abrió, hoy en día ya ni siquiera es necesario salir de tu casa.

La mayor ventaja que tiene conocer a alguien por Internet es que se pueden evitar conductas como la timidez y el rechazo. De entrada uno se puede dar cuenta si tiene posibilidades o no. Si la otra persona se interesa en seguir charlando durante un largo rato quiere decir que tenés chances, pero si te responde lo justo y necesario o te clava el visto, te ahorrás la incomodidad del mal momento.

¿Doy el primer paso o espero que me hablen?

Hoy en día agregar a una persona en las redes sociales no significa nada. No es sinónimo de estar desesperado ni nada por el estilo. Es necesario desmitificar la vieja concepción de que el hombre tiene que dar el primer paso. Todo el mundo se agrega a las redes sociales sin dobles intenciones.

Ahora bien, decidís agregar a esa persona que te gusta y no sabés cómo seguir. Para este dilema no hay una respuesta única ni una fórmula mágica. Bien podés esperar a que te hable o mandar señales sutiles para demostrar interés. Poner un «me gusta», reaccionar una historia, comentar acerca de una foto de su perro son algunos de los pasos más comunes para decir «acá estoy», sin tirarte a la pileta. Si la otra persona está interesada en vos va a notar esos pequeños indicios y va a buscar la posibilidad de iniciar una conversación.

Para que esto se produzca la clave está en mostrarse activo en las redes. Nada de excusas como «me da fiaca» o «ya se me pasó el tren». Publicar diferentes cosas en tus cuentas ayuda a que otra persona pueda generar una conversación y entablar un vínculo. Todo es cuestión de actitud.

Recién separado

Con tan solo abrir Facebook o Instagram una persona puede darse cuenta si alguien terminó con su pareja, si inició una nueva relación, si está feliz, si está triste, si lo despidieron del trabajo o si consiguió uno nuevo, si viajó, si hizo deporte, o incluso saber qué come y en qué restaurante. Si esa persona decide publicarlo, por supuesto.

Cuando una persona se separa suele postear más que antes. Suele pasar que antes sólo tenía fotos con amigos y familiares y de repente aparecen más retratos individuales. Pero lo llamativo es que en esas imágenes se nota un marcado cambio de look (es normal que al separarse uno busque sentirse mejor, más lindo). Y eso se nota. Ni hablar si a esto se le suman las típicas imágenes con frases que tocan el alma y que, se suele pensar, están hechas para uno porque que reflejan justamente lo que nos pasa o lo que sentimos. Y obvio, las publicás. Estas son acciones demuestran que volvés a estar disponible. Son alertas para aquellos que estén interesados.

Probablemente todos sepan de alguna pareja de amigos o conocidos que surgió en Internet. Pero para lograrlo hay que animarse a dar el primer paso, salir la zona de confort y aggiornarse con las nuevas tecnologías. Nadie dice que es fácil romper con la rutina. Pero el secreto está en entender que si se quiere, se puede. Y que no hay una edad para encontrar el amor. Solo es cuestión de animarse a generar un cambio.

Previo Mar del Plata recuperó la felicidad de los '60 y '70
Siguiente Los trastornos alimenticios pueden afectar a gente de toda edad