La biodiversidad de la Tierra experimentó un período de destrucción y pérdida catastróficas en las últimas décadas, con poblaciones de vertebrados salvajes disminuyendo en casi dos tercios, según un informe publicado hoy por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés).

Las poblaciones de mamíferos, aves, peces, reptiles y anfibios disminuyeron en un 60 por ciento entre 1970 y 2014, el año más reciente de datos disponibles, dijo el grupo de conservación en su Informe Planeta Vivo.

Las actividades humanas, incluida la destrucción y degradación del hábitat, así como la pesca y la caza excesivas y otras formas de sobreexplotación, fueron algunas de las causas principales de esta disminución.

“Podemos ser la última (generación) que puede tomar medidas para revertir esta tendencia”, advirtió el informe. “Desde ahora hasta el año 2020 será un momento decisivo en la historia”.

El nivel de disminución fue extremadamente alto en América del Sur y América Central, donde desapareció el 89 por ciento de los vertebrados.

Las especies de agua dulce también se vieron gravemente afectadas, con una disminución del 83 por ciento.

“No puede haber un futuro saludable, feliz y próspero para las personas en un planeta con clima desestabilizado, océanos y ríos agotados, tierras degradadas y bosques vacíos, todos despojados de biodiversidad, la red de la vida que nos sostiene a todos”, escribió el director general de WWF Marco Lambertini en el informe.