Hoy es el Día del Lector


Argentina tiene su Día del Lector, en coincidencia con el natalicio de Jorge Luis Borges.

La fecha reconoce su enorme talento, la unánime admiración internacional por su obra y su amor por la lectura.

Borges se vanagloriaba de su capacidad de leer. En efecto, su erudición era notable y derivaba ineludiblemente de su voracidad lectora. En su poema El lector escribió: “Que otros se jacten de las páginas que han escrito, a mi me enorgullecen las que he leído”.

 

 

El proyecto de ley, impulsado por el senador Samuel Cabanchik en agosto de 2011 (Proyecto Buenos Aires Federal), fue aprobado por unanimidad en ambas cámaras. La ley promulgada tiene el fin de promover la lectura y la democracia a través de la realización en dicha fecha de actos de divulgación de las letras y de reconocimiento a la obra y trayectoria de la máxima figura de la literatura nacional.

El proyecto asimismo destaca: “La democracia presupone y necesita de ciudadanos lectores que sepan entender y manejarse en el cúmulo de textos que se producen en la actualidad. Para ello, no basta sencillamente con saber deslizar los ojos por el texto, sino que es preciso saber decodificar significados, voces e intenciones”.

Un lector

Que otros se jacten de las páginas que han escrito;
a mí me enorgullecen las que he leído.
No habré sido un filólogo,
no habré inquirido las declinaciones, los modos,
la laboriosa mutación de las letras,
la de que se endurece en te,
la equivalencia de la ge y de la ka,
pero a lo largo de mis años he profesado
la pasión del lenguaje.
Mis noches están llenas de Virgilio;
haber sabido y haber olvidado el latín
es una posesión, porque el olvido
es una de las formas de la memoria,
su vago sótano
la otra cara secreta de la moneda. .
Cuando en mis ojos se borraron
las vanas apariencias queridas,
los rostros y la página,
me dí al estudio del lenguaje de hierro
que usaron mis mayores para cantar
espadas y soledades,
y ahora, a través de siete siglos,
desde la Ultima Thule,
tu voz me llega, Snorri Sturluson.
El joven, ante el libro, se impone una disciplina precisa
y lo hace en pos de un conocimiento preciso;
a mis años, toda empresa es una aventura
que linda con la noche.
No acabaré de descifrar las antiguas lenguas del Norte,
no hundiré las manos ansiosas en el oro de Sigurd;
la tarea que emprendo es ilimitada
y ha de acompañarme hasta el fin,
no menos misteriosa que el universo
y que yo, el aprendiz.

Jorge Luis Borges

Previo James Bond busca nuevo director tras la renuncia de Danny Boyle
Siguiente INSTRUCCIÓN GRATUITA EN RCP