16 raperos se enfrentan en la final nacional de Batalla de Gallos en el Luna Park


El campeonato de improvisación en habla hispana más importante del planisferio, Red Bull Batalla de los Gallos, tendrá su final nacional el próximo viernes en el estadio porteño Luna Park, donde 16 freestylers de rap de diferentes provincias se batirán a duelo por ser el único representante de Argentina en la competición internacional.

 

En esta 11a edición del certamen, que se transmitirá por primera vez en vivo por la plataforma de Red Bull TV, se pondrá en juego el pase de un finalista a la definición internacional, última fase que se realizará en México y que contará además con representantes de dicho país, y de Chile, España y Colombia.

 

Los contrincantes se posicionan en un espacio definido, en este caso el escenario del tradicional reducto sito en Madero 420, donde de un lado, la pantalla marca el tiempo del que dispone cada uno en su turno para atacar al otro, mientras el jurado ve y escucha lo que se esboza y el Dj define la base sobre la cual deberán rapear.

 

Los competidores se golpean con las palabras y se desafían con los gestos corporales; transpiran y cuando la frase es contundente, la tribuna arenga, casi como un deber.

 

Suelen compararse este tipo de competiciones con el boxeo: los participantes se despachan con todo sobre el escenario pero luego, una vez terminada la ronda, se saludan del mismo modo en que se dieron la bienvenida: se chocan las manos y se palmean la espalda.

 

Nada de lo que se dice en el “cuadrilátero” tiene importancia fuera de él, lo que pasa allí, queda allí.

 

Sin embargo MC Loki, el participante salteño que ganó la fase regional de Córdoba y que participará de la final, prefiere cotejarlo con el fútbol: “Messi es bueno con los tiros libres pero siempre puede ser mejor y en cada partido está improvisándolos. Se pueden practicar ciertas técnicas pero cada uno tiene sus virtudes a la hora de rapear”.

 

Este también productor salteño, cuyo nombre real es Lucas Medina y tiene 21 años, es uno de los 16 que se medirán el viernes en el Luna Park junto al cordobés Lewan, el misionero Killato, Pego Flow, Beelze, Papo (último campeón argentino) y Nacho; todos ellos ganadores de las fases regionales que se realizaron en Buenos Aires, Mendoza y Córdoba.

 

“Es bueno que se hagan regionales, porque federalizan el rap. Muchos dicen que este año el nivel fue bajo pero tenés que estar ahí y yo siento que estuvieron muy buenos, hay talentos muy grandes por el norte que esperan por estos encuentros. Hoy es más accesible para todos y gran masa de la sociedad consume hip hop”, subraya MC Loki.

 

Además de los siete participantes mencionados, competirán los freestylers Mks, Wos, Tata, Sony, Klan, Ecko, Cacha, Dozer y MP. Entre ellos se encuentran los dos MCs mejor posicionados en la competencia libre y gratuita El Quinto Escalón, organizada por Muphasa (uno de los jurados), y siete competidores que fueron elegidos de los videos subidos a la web por el grupo de evaluadores que se completa con Dtoke (campeón mundial en 2013 y local en 2015), CNO (campeón en 2016) y el periodista Juan Ortelli.

 

MC Loki (MC porque además de improvisar como freestyler, rapea sobre el beat; en realidad, es lo que generalmente hace la mayoría) se destaca por su ingenio aunque admite que debe mejorar el modo en que rapea porque lo siente “crudo y cuadrado”.

 

Sin embargo, el ingenio no es la única habilidad que los jurados evalúan; también se toman en cuenta la fluidez, la actitud, cómo se implica al público, el punchline (golpe final), las estructuras y el espectáculo que ofrecen, sobre todo en eventos auspiciados por multinacionales.

 

Porque este universo del rap y la improvisación, en el que no hay un reglamento específico pero sí la ley implícita de no valerse de cuestiones personales en las disputas, también tiene una versión underground, la que se esparce por las plazas de las ciudades, puntos de encuentro para centenares de jóvenes que se organizan y quieren demostrar sus capacidades; entre ellas se destaca la de El Quinto Escalón, que comenzó en 2012 en Parque Rivadavia domingo por medio.

 

Sobre las diferencias entre ambas modalidades, MC Loki opina que “en competencias grandes se valora más el espectáculo que el rapeo, se buscan dos boxeadores que se revienten”. “En una competencia de plaza no hay micrófono ni parlantes, hay mucho menos margen de movimiento y una línea muy corta para demostrar las habilidades aunque la competencia es más pura”, comenta.

 

Y cuenta que es considerada una especie de trampa insultar al contrincante con cuestiones personales: “te estás metiendo en un ámbito privado y siento que es inmoral. Fue una de las primeras cosas que aprendí cuando empecé a rapear”.

 

Pero la espontaneidad de las frases es también un tema central en la competencia, y sobre esto aclara: “A la hora de la respuesta, te das cuenta si la otra persona realmente improvisa, por la perfección. Grandes batallas fueron escritas, pero eso es desleal y es lo que hay que enseñarle a los chicos nuevos porque son un poco tramposos”.

 

El vínculo de MC Loki con el rap comenzó en el último año de la secundaria, tras componer un tema que recorrió con éxito las aulas de su colegio. Luego, una amiga lo llevó a una competencia y rapeó como pudo. Fue aprendiendo las reglas sobre la marcha, cómo es una batalla, qué es una réplica, qué tenía que mejorar, y entre todas las personas que mantienen vivo este movimiento se fueron dando una mano.

 

“El rap está ahí para todos, lo único que necesitás es poder hablar, el resto es práctica como todas las cosas en la vida. Algunas personas aprenden rapidísimo y otras van más despacio, pero no hay una condición que debas tener para empezar a rapear”, agrega.

 

La competencia Red Bull Batalla de los Gallos tuvo su primera edición en Agentina en 2005 y el local Frescolate se coronó ganador de la final internacional que se desarrolló en Puerto Rico.

 

Las sedes son itinerantes: en 2006 Colombia, al año siguiente Venezuela, en 2008 México, en 2009 España, en 2013 en Argentina, en 2014 España nuevamente y luego Chile, Perú y ahora México otra vez.

 

Si bien el rap cuenta con más de 50 años de historia y surgió como expresión de la comunidad afroamericana en medio de un contexto de discriminación racial y despojo, con un mensaje mayormente anti-sistema, lo que hoy se presenta aquí es una versión local y renovada de algo ajeno.

 

“Arraigarnos a lo que fue el hip hop en sus comienzos es algo erróneo, hay que ir cambiando con la cosa. Igual hay pilares y valores como el respeto, la unión y el compañerismo que permanecen y seguirán existiendo. El objetivo y las modalidades son distintos a lo que fueron en su comienzo y ahí está el choque entre los que dicen que hay que amoldarse y los que quieren que todo se mantenga intacto, pero yo creo que hay que ir adaptándose”, reflexiona MC Loki.

Previo El MIT crea robots en 3D inspirados en el origami
Siguiente Este es el traje que llevarán los astronautas del proyecto Space X