5 errores que podrían dañar el cabello al ducharte


Si ves que tu pelo tiende a romperse con facilidad puede que tu manera de ducharte esté fomentando el problema. A continuación te contamos 5 tips que debes tener en cuenta a la hora de bañarte para lograr un pelo fuerte y sano.

1) Usar agua muy caliente

Después de un largo día de trabajo, hay pocas cosas tan terapéuticas como darse una ducha caliente. Sin embargo, tu cabello podría estar pagando un alto precio por esos pocos minutos de relajación. Los estilistas recomiendan enjuagar el pelo con agua fría y tienen una razón de peso. Usar agua caliente al pasarnos el shampoo puede desequilibrar el pH del cuero cabelludo y, además, dañar la cutícula del cabello. Si no te gusta el agua fría, lo más recomendable siempre es lavar el pelo con agua tibia.

2) Frotar el pelo con fuerza

Después de leer la etiqueta del shampoo de principio a fin, muchas veces puedes pensar que lo mejor es frotar el producto con insistencia para aprovechar al máximo los ingredientes activos. Sin embargo, frotar vigorosamente el cabello con el shampoo y en diferentes direcciones puede acabar provocando la rotura del cabello. En su lugar, lo ideal es masajear el mismo con las yemas de los dedos aplicando una ligera presión antes de enjuagarlo.

3) Saltar el acondicionador

Se ha observado que omitir el acondicionador después del shampoo tiende a provocar más sequedad en el cabello y, como resultado, más rotura. Es esencial acondicionar el pelo después de cada lavado con una fórmula que se adapte a tu tipo de pelo para poder desenredarlo.

4) Secar el pelo con la misma toalla que el cuerpo

Secar el pelo con una toalla especial tiene sus beneficios. Una persona no debería secar su pelo con la misma toalla que usa para el cuerpo, ya que ese tipo de fibras pueden aumentar la rotura capilar. Lo mejor es usar una toalla de microfibra y exprimir suavemente el agua con menos tensión. Además, al reducir la fricción con este tipo de toalla, es probable que ahorres dinero en productos anti frizz.

5) Lavar poco el pelo

Diferentes tipos de cabello requieren cuidados diferentes pero hay algo que se aplica en todos los casos: dejar demasiado tiempo entre lavado y lavado no es sinónimo de un pelo más saludable. Si uno nota más caída de la habitual, es necesario revisar la rutina de lavado. Lavar el cabello con frecuencia es bueno porque mantiene la salud del cuero cabelludo, ya que si dejamos que se deposite mucho sudor en el cuero cabelludo este puede terminar causando más caída de pelo. Para resultados óptimos, cuida que el champú no lleve sulfatos.

Previo Edición impresa 06-02-2021
Siguiente Guía para que un recién nacido duerma bien