Aceite de coco como desmaquillante


A estas alturas, tal vez ya conozcas muchos de los beneficios que trae el aceite de coco a nuestras vidas. Algunas personas lo utilizan para cocinar, otras para aplicar en su cuerpo como humectante y en el pelo para repararlo. Así que, tal vez, sea el momento para que comiences a usarlo como desmaquillante.

Lo que en un tiempo se consideró como un aceite de baja calidad, de unos años a la fecha se ha convertido en oro líquido tras reconocerse todas sus propiedades, entre las que destacan el aceite de coco para fortalecer el sistema inmune. Sin embargo, una de las que no se habla muy a menudo, es su capacidad para desintegrar el maquillaje en nuestro rostro y, literalmente, convertirse en el mejor desmaquillante natural que jamás hayamos probado.

Para despedirte de una vez por todas de las toallitas desmaquillantes, que además son uno de los productos de belleza más contaminantes en el mercado, lo único que tienes que hacer es tomar un poco de aceite de coco entre las manos y calentarlo hasta que se torne un tanto líquido y cambie a un tono cristalino. Recuerda que en temperatura ambiente, el aceite de coco se encuentra en forma sólida.

Tras calentarlo, procede a dar un pequeño masaje en tu cara, específicamente en el área que quieras desmaquillar. Si tu intención es remover el maquillaje de los ojos y utilizaste mascara contra agua, deja que el aceite actúe sobre las pestañas unos cuantos segundos más antes de retirarlo.

Para retirar el excedente, así como todo el maquillaje que el aceite desintegró a su pasó, solo tienes que pasar una toalla de tela seca sobre tu cara o un pad de algodón limpio. Al remover todo, notarás que tu cara ha quedado, además de libre de cualquier rastro de maquillaje, totalmente humectada y tersa.

Antes de decidir utilizar cualquier tipo de aceite de coco, debes tomar en cuenta que, para que éste tenga el mayor efecto en la remoción de maquillaje, es importante que se encuentre en su forma más pura, ya sea orgánico, sin refinar o cold-pressed. Esto para evitar que contenga otros ingredientes adicionados que pudiesen interferir con el proceso o produzcan efectos adversos en el cutis.

Y hablando de efectos adversos, también es importante que sepas que, aunque tiene propiedades bactericidas, también puede llegar a ser comedogénico, lo que significa que tiende a obstruir poros y, por consiguiente, causar brotes de barros o espinillas. Si tu piel tiende a presentar acné o tiende a grasa, evita utilizar el aceite de coco como desmaquillante y busca otras alternativas como agua micelar.

Fuente: Vogue.com

Previo Obesidad y sobrepeso: la importancia de derribar mitos
Siguiente Los sentimientos y las flores