Amor Pintado: objetos desde el corazón


14.12.2020 Feria en Ríos de Gula. Foto: Pablo Aguirre

La dueña de este encantador emprendimiento crea y pinta sobre cerámica, porcelana y vidrio… arte para regalar.

FOTOS. Pablo Aguirre.

Amor Pintado es un emprendimiento que lleva el sello de su dueña Marilyn. En todos los objetos que conforman su propuesta está puesto el corazón de esta odontóloga que devino en artesana y que encanta con sus creaciones.

«Siempre me gustó pintar, decorar objetos, las manualidades… desde que era muy chica. Mis amigas y mi prima Marianela me empezaron a decir ‘Marilyn vos no podés llenar tu casa de cosas, tenés que empezar a vender’. Yo hacía todo para regalar o para mi y acumulaba». De esa inquietud surgió hace dos años Amor Pintado: «El nombre surge de una amiga, Mónica, ella me dice que todo lo que hago, lo hago con amor. La verdad es que me encantó porque significa el cariño que le pongo a las cosas que pinto».

Y así comenzó todo, la cuenta de Instagram, las redes, los pedidos… Luego una paciente que armaba ferias en Santo Tomé le propuso sumarse a esta iniciativa. «¿Yo? ¿Artesana? ¿En una feria? Nunca me había visto haciendo esto, pero ahí empecé. El año pasado fue agotador, desde octubre a diciembre. Me encontraba con pacientes que me preguntaban qué hacía ahí. Por otra parte mi consultorio se transformó en un lugar de despacho de pedidos».

La pregunta de cómo se amalgaman en su vida sus dos versiones, la odontóloga y la artesana, no tarda en llegar. Marilyn aclara que esto solo es posible gracias a sus dos hijos -Candela y Mateo- y su marido Julio, quienes siempre le brindan todo su apoyo incondicional. «Llego del consultorio y tengo días en los que me enloquezco y trabajo mucho. Pero podría estar horas sentada decorando mis objetos. Obviamente muchos me dicen ‘en cualquier momento dejás la odontología para dedicarte pura y exclusivamente a Amor Pintado’ y bueno… por ahora no, no sé dentro de algunos años», reconoce.

HORA DE CREAR

Marilyn cuenta que empezó con pintura sobre porcelana y sobre cerámica. Más tarde incorporó la vitrofusión. En definitiva, su quehacer es ponerle amor a los objetos a través del arte y la decoración. «Pintar es algo que me fascina, estaría horas sentadas. En el momento en el que me pongo no pienso en nada más que en objeto que estoy pintando o en el vidrio que estoy trabajando. No existe otra cosa en ese momento para mi, a no ser que mis hijos me requieran para algo. Se me va la cabeza de cualquier otro tema», cuenta feliz.

Su taller funciona en su casa, en lo que primero era el escritorio de su esposo, luego fue un espacio compartido y ahora ya es un lugar usurpado por Amor Pintado.

«Ahora estamos ampliando la casa y estoy haciendo mi taller con ganas de dar clases también. Tengo muchísima gente que como antes me decía ‘tenés que vender’, ahora me dice «tenés que enseñar». En el consultorio soy muy didáctica para explicar a mis pacientes todo lo que es odontología entonces siempre me dicen que traslade toda esa docencia a la pintura. Así que bueno, seguramente pronto vendrá el taller y el dictado de clases, cursos, seminarios, etc».

TODO PARA REGALAR

La propuesta de Amor Pintado es amplia y muy variada. Para estas fiestas se pueden encontrar preciosos obsequios: objetos de cerámica decorados, tazas, mates, juegos de taza y platito, bandejas. Además se incorporaron recientemente líneas de puerteros y sujetadores para cortinas. Por otra parte están las creaciones en vitrofusión: llamadores de ángeles, tutores para plantas, fuentes, floreros. En definitiva, una amplia variedad de cosas para la casa, para regalar o regalarse.

Previo Espíritu navideño en New Style
Siguiente La Madoery: en busca del regalo perfecto