Ananda: la alegría de emprender


Agustina Ezcurra comenzó hace 4 años a intervenir objetos y convertirlos en exclusivas obras de arte para la vida diaria.

Textos: Romina Santopietro. Fotos: Pablo Aguirre.


Ananda es el término en sánscrito que define alegría, felicidad suprema. Y es la palabra que describe el estado actual de Agustina, ya que combina la alegría de ver crecer su emprendimiento con la felicidad absoluta de poder equilibrar su rol de mamá a tiempo completo.

Ananda es también la línea de objetos intervenidos por la mano mágica de su creadora, que plasma diseños, colores y detalles que convierten a cada pieza en única. Mates, macetas, Fridas, buditas divertidos, calacas y vírgenes pueblan las opciones de la marca para que el arte se cuele en lo cotidiano.

Desde hace 4 años Agustina se lanzó a emprender con entusiasmo, haciendo uso de su formación en la Escuela Mantovani de Bellas Artes.


“Este deseo de expresarme a través del arte surge también de manera natural. Claro que en la Mantovani tuve la guía y ayuda de muchos profesores. Y de chiquita, mi mamá me mandaba al Liceo, así que desde niña pinto y dibujo”, explica Agustina.

Ananda comenzó con los objetos y esculturas de yeso, y surgió de una eventualidad: Agustina quedó sin su trabajo, y decidió animarse y emprender.

“Los primeros objetos fueron esculturas de yeso, luego se sumaron los mates y macetas y hoy son mis clientes quienes a veces proponen otras opciones. Yo acepto encantada los desafíos que me llegan”, cuenta.

“Me gusta la idea de ir renovándome, la idea es continuar creciendo, estar en constante movimiento, quiero ir probando cosas nuevas, y así plasmar diferentes cosas, ir innovando”, continúa.

Disfrute diario

Como en todo proceso artístico, hay algunos pasos que se disfrutan más que otros. En el caso de Agustina, el terminado de sus objetos es la parte con la que se siente más a gusto.

“En dar los detalles finales es el momento donde yo compongo y dejo mi impronta. El tramo final del trabajo en objetos pequeños son las composiciones con pequeñas flores, o con frases, y eso es lo que más disfruto”, relata.

Emprender desde el amor

Su atelier siempre estuvo en su hogar.

“Trabajo en los espacios en los que me deja mi niño, ya que soy mamá a tiempo completo” -comenta y se percibe la calidez en su voz-. “Creo que esa es la mejor parte de un emprendimiento en casa, con un bebé de un año”. El bombonazo en cuestión es Jerónimo.

Agustina sostiene que se puede ser mamá y emprender un proyecto apasionante. “Me gustaría transmitir esa idea: se puede ser emprendedora y mamá, una mamá emprendedora. Se pueden articular perfectamente ambas facetas. Hay que animarse. Es hermoso poder dedicarte a tu bebé y a lo que uno ama. Y además, no te perdés ninguna etapa de tu hijo. A veces cuesta creer que se puede trabajar de otra manera, se cree que sí o sí se tiene que salir de casa para poder trabajar”, reflexiona.

Agustina hace hincapié en la posibilidad de emprender y ser madre, complementando los dos roles.


Llevar el arte a objetos cotidianos

Las opciones que ofrece Ananda son múltiples: desde figuras para altarcitos, objetos decorativos, macetas para llenar de color y diseño un patio o balcón, un marco para las imágenes atesoradas, un mate bello donde lucirse para tomar unos amargos, o dulces, o con yuyitos… ¡como se prefiera!

“Por encargo y pedido se pueden hacer cosas, sin problemas. Las clientas me ponen los desafíos más grandes, a veces con pedidos puntuales coordinamos los criterios y surgen cosas muy interesantes. En base a sus ideas yo puedo crear algo distinto a lo que ya he hecho. Y esto de complementar con la idea del cliente le da al objeto en sí la cualidad de único. No va a haber dos iguales”, cierra Agustina.

Para conocer Ananda

Redes:

Facebook: @anandaesencia

Instagram: @anandaesencia

Messenger: m.me/anandaesencia

 

Mail: info.ananda.ae@gmail.com

Teléfono: 0342 578-0586

Previo Chau 2018, hola 2019...
Siguiente Club de Lectura