El año de ‘”Despacito”: el asalto definitivo del reguetón


Si 2017 tuviera banda sonora, ésta se bailaría al ritmo reguetonero de “Despacito”: el hit del puertorriqueño Luis Fonsi junto al rapero Daddy Yankee llegó en enero para batir todos los récords, situando la música latina en lo más alto de las listas de éxitos y obligando a aprender español incluso a Justin Bieber.

 

Por Elena Box
dpa

 

“Estoy feliz de haber recibido esa llamada”, contaba Fonsi en una entrevista después de que en abril “Despacito” diera su gran salto al mercado norteamericano de la mano de la estrella canadiense. Y es que según reveló, fue el propio Bieber quien, en medio de su gira, escuchó el tema en un club de Bogotá y al ver la reacción de la gente le dijo a su manager que quería grabarlo.

 

“Despacito” ya sonaba, y mucho, en el ámbito hispanohablante, pero aquel nuevo remix la hizo irresistible para el público estadounidense, que la encumbró a canción del verano. Habían pasado 21 años desde la “Macarena” de Los Del Río y 30 desde “La Bamba”, los dos únicos temas en castellano que lograban semejante hazaña. Y Fonsi fue más allá.

“El mundo entero está cantando en español”, afirmaba durante un homenaje la compositora panameña y coautora del hit Erika Ender, poco antes de que “Despacito” liderara la lista de Billboard durante 16 semanas seguidas. Ya en julio se había convertido en la canción más escuchada de la historia en las plataformas de streaming: en apenas seis meses, logró nada menos que 4.600 millones de reproducciones.

 

Y es que como subrayó entonces el presidente de Universal Music, Lucian Grainge, el streaming permite que “una canción con un sonido diferente, de una cultura diferente y en una lengua diferente se convierta en un gigantesco éxito en todo el mundo”. Pero por mucho que también Fonsi lo definiera como un “conector de audiencias”, el streaming por sí sólo no explica el arrollador paso de “Despacito”.

 

Para Petra Rivera-Rideau, autora de “Remixing Reggaeton: The Cultural Politics of Race in Puerto Rico”, se trata de la eclosión de una tendencia. Fonsi no era precisamente un desconocido en las listas de éxitos y muchos cantantes de pop latinos, desde Shakira a Ricky Martin o Enrique Iglesias, “han integrado últimamente el reguetón a su música”, apunta esta profesora del Wellesley College (Massachusetts).

 

Es precisamente esa fusión de “reguetón-pop” o “latin urban-pop” lo que ha convertido “Despacito” en un auténtico bombazo. Aunque suena a reguetón, Fonsi canta, no rapea, y el tema tiene ese “riff” de guitarra tan característico del pop latino, añade Rivera-Rideau en la revista Atlantic. Además, pese a lo sexual de su letra, no es tan explícito como otros hits reguetoneros.

 

Versionado hasta la saciedad -incluso el presidente venezolano, Nicolás Maduro, la usó como herramienta propagandística-, que un hit en español haya triunfado tan clamorosamente en los Estados Unidos de Donald Trump tampoco pasa desapercibido. “Justo cuando pensábamos que vivíamos en un mundo un tanto dividido, la música nos une”, dijo Fonsi a la revista Rolling Stone.

 

Además, el éxito sin precedentes de “Despacito” ha dotado a la cultura latina de una visibilidad enorme. Por eso indignó tanto en redes sociales cuando, en mayo, Bieber olvidó la letra de la canción durante un concierto en Nueva York en el que acabó improvisando palabras como “burrito”, “dorito” o incluso cantando “blah, blah, blah”. Algunos fans llegaron a decir que se “burlaba” de “toda la cultura hispana”.

Polémicas aparte, si algo parece quedar claro es que el año de ‘Despacito’ aún no ha terminado: tras reinar, como se esperaba, con cuatro estatuillas en los Grammy Latinos, el remix con Justin Bieber ha logrado la hazaña de ser nominado a los Grammy en las categorías reinas de Canción y Grabación del Año, además de Mejor Dúo/Grupo Pop.

 

Es la primera canción latina en conseguirlo desde “Smooth” de Carlos Santana y “Livin’ La Vida Loca”, de Ricky Martin. Eso sí, ambas eran, por supuesto, en inglés.

Previo Muestra en el López Claro
Siguiente Disney adquiere activos de la 21st Century Fox en 52.400 millones de dólares