Aprendemos más sobre cítricos


Por Soledad Adjad.

Un buen árbol de cítricos tiene frutos al alcance de la mano y no solo en la periferia, los tiene por todas partes, dentro de la planta y con fácil acceso para retirarlos. Para conseguir una buena producción de frutos es muy importante, en la temporada previa, cuidar bien la planta, prestar atención a la presencia de plagas como hormigas para poder combatirlas a tiempo. Es importante también fertilizar con productos orgánicos.

En el momento en que la planta está en reposo, podemos podar, fertilizar y agregar fungicidas ecológicos siempre.

Como tarea para estimular un buen crecimiento, una segunda fertilización se da en primavera que es, junto con el otoño, otro de los mejores momentos para hacerlo, por el gran crecimiento de raíces en esa época. Nunca podamos en verano, ni en otoño tardío.

Cuando encontramos flores y/o brotes fuera de época puede ser resultado de un mal manejo de la planta. Hay que podar en el momento indicado, cuando esta pierde sus hojas (si es ejemplar caduco) y entra en reposo, para evitar el movimiento de savia. Algo mas a saber es que los arboles van creciendo y van engrosando su tallo, al mismo tiempo que los líquenes que pueden muchas veces aparecer en la corteza, se van perdiendo, por eso ejemplares mas viejos pueden tener mas cantidad de líquenes que otros.

En cuanto a las plagas, siempre debemos estar atentos a la presencia de hormigas por ejemplo, que atacan sobre todo en otoño para buscar su stock de comida y poder pasar el invierno.

En nuestros arboles menos hojas significa menos alimentos, menos reservas, menos flores y frutos ya que para hacer la fotosíntesis las plantas necesitan de las hojas que es donde tienen clorofila y que, junto con los nutrientes que absorben desde el suelo y la luz solar, generan su propio alimento.

Para combatir plagas también es bueno hacerlo con productos ecológicos, repitiendo varias veces la aplicación hasta lograr un resultado similar al de productos convencionales. Los productos ecológicos no eliminan la fauna benéfica. Finalmente, cuando llega el momento del trasplante, evitamos el stress de la planta porque eso significa acceso de hongos con mayor facilidad. Entonces el ejemplar que puede sufrir entre otras cosas por viento, granizo, exceso o falta de agua, nos agradece si agregamos hongos benéficos como trichoderma, además de trasplantar a un lugar donde reciba al menos 6 horas de luz directa, puede ser directo al suelo o en macetas grandes. Realizamos un pozo bastante más grande que el terrón de nuestra planta, para colocar primero compost o buena tierra para que este en contacto con las raíces. Para terminar, regamos con fertilizantes, eso nos garantiza un buen comienzo.

Arboles sobre pie de injerto demoran 2 años aproximadamente para dar frutos; los de semilla, mucho mas que el doble. Por eso acercarse a un vivero a comprar nuestro frutal cítrico para adelantarnos y ganar tiempo es buena opción.

Previo Estudio asegura que dinosaurios también hibernaban y vivían en el Ártico
Siguiente De entrecasa pero diosas