Atenas: el centro de todos los centros del mundo


Todo se encuentra dentro de esta ciudad infinita que concentra el arte, la cultura, la ciencia y la moda para aquellos viajeros ávidos de lo exquisito.
Textos. Vacaciones Felices.

 

Atenas no es el principio ni el final… Atenas está en todas partes. En todos los puntos de la geografía griega. Y todos los puntos de geografía están en Atenas. Porque Atenas es el centro de todos los centros del mundo. Todo está concentrado dentro de ella. Es la ciudad de la Idea Olímpica, la ciudad de los artistas, canal cultural, centro científico, Este y Oeste de todos los viajeros, encrucijada de todo acontecimiento importante, el lugar donde se encuentra la acción y la moda para los ávidos de lo exquisito, el Partenón de todos y para todos. Eventos artísticos, festivales, convenciones y mucho más… todo el mundo quiere a Atenas, todos prefieren a Atenas como el lugar de reunión. Atenas es la ciudad. Y mucho más, es el polo… que atrae a todo el mundo.

Cuando suba a la acrópolis, no pierda de vista el panorama mientras avanza. A cada momento verá una ciudad llena de distintos contrastes y sorpresas. Bella y variada. A cada segundo se convierte en una ciudad diferente, antigua… y bizantina… y neoclásica… y moderna. Populosa… solitaria y siempre sonriente. Una ciudad que no se parece a Atenas, sin embargo, siempre es Atenas. Para llegar a conocer a Atenas tiene que perderse.

Puede usted rendir homenaje al Partenón, volverse loco en Monastiraki, observar los éfsones, visitar el Parlamento y la Academia, bajar al mar, subir al monte Licabeto y hacer mucho más… y de repente se dará cuenta que no descubrió Atenas, porque esta ciudad no se puede conocer en una semana, un mes o un año.

Sin embargo, Atenas se puede conocer en un instante: al pasear por lugares no visitados por los turistas, llamar a una puerta que no conoce, alquilar un barco, buscar una taberna perdida… Piérdase, incluso si no la encuentra, se encontrará a si mismo.

EL ATICA NO ES SOLO ATENAS
Atenas se completa con el conjunto de Ática, un sitio encantador que conocer: la majestuosidad del Cabo Sunio, el agreste paisaje del monte Parnaso, sorpresas exquisitas en los barcos del Pireo o en sus tabernas, mosaicos bizantinos, el magnífico vino en Dafni, historias y tumbas en Maratón, la puesta del sol en el golfo Sarónico, estalactitas y estalagmitas en la cueva de Koutouki, jardines, monumentos y mucho más. Comience a conocer el Ática desde su cielo y sus montañas hasta llegar a sus puertos deportivos.

¿Qué visitar? La Acrópolis, el Partenón, el Teatro de Dionisio, el Arópago, el Monumento de Filopapo, la Colina de Pnyx, el Templo de Hefesto o Teseion y el Ágora antigua son los lugares más emblemáticos que no se puede dejar de visitar.

MYKONOS, LA MÁS COSMOPOLITA
Probablemente esta sea la más famosa isla griega. Tiene un paisaje típicamente cicládico. Es árida y está rodeada de magníficas playas. Debe su fama a la belleza de su capital, Chora, a sus casitas de pasajes estrechos y entrañables, así como a sus numerosas playas. Es una isla muy visitada, con una vida nocturna muy acentuada y loca. Dado que su tamaño es pequeño, todo el mundo está cerca de los demás, por lo que dicen es la mejor isla para entablar relaciones.
Lo más representativo de Chora es que su arquitectura de formas redondeadas, pintadas de riguroso blanco y con las carpinterías de ventanas y puertas en colores vivos pastel. Callejuelas estrechas por dos motivos: el primero es protegerse del sol y segundo del viento, que tan fuerte sopla, especialmente en verano.

En el pueblo de Chora se debe visitar la Pequeña Venecia, encontrar al Pelicano, pasear por los Molinos de Mykonos y visitar su pequeño Museo Arqueológico.

Las playas de Mykonos miden kilómetros, lo que ha hecho de esta una de las más afamadas de las islas griegas, especialmente por la calidad de sus aguas y sus arenas. Entre las más conocidas están Super Paradise, Paradise, Agrari, Elia, Psarou, Paranga y muchas otras apartadas.

SANTORINI, ISLA GRIEGA EN AZUL Y BLANCO
Santorini es la joya de las Cycladas, es absolutamente diferente a cualquier isla del Egeo. Es un pueblo mediterráneo colgado sobre el acantilado con vistas a la Caldera y al mar Egeo.

En Santorini cada detalle es belleza, tiene forma de media luna y en su parte interior, existen otras islas más pequeñas pero muy bellas.

Por sus playas, vida y tabernas deberemos conocer Kamari y al pueblo de Perissa.

Sus playas largas y calas recónditas tienen un denominador común: la belleza de lo volcánico, de la arena negra, de un agua de color azul intenso.

Hay también playas de arena roja, como si el mismo planeta Marte se hubiera bañado en estas aguas. Las más conocidas e imperdibles son las playas de Kamari, Perissa, playa Roja, playa Blanca y Perivolos.

 

VACACIONES FELICES TE RECOMIENDA
– En Atenas, hacer un paseo nocturno por la Acrópolis, y disfrutar del espectáculo de luces y sonidos.
– Recorrer el típico barrio de Plaka, donde está la auténtica raíz griega para degustar sus exquisitas comidas típicas. Si se va de noche, su alegre danza y música son imperdibles.
– En las islas Mikonos y Santorini, perderse en el encanto del azul y blanco de sus playas.

Previo Hipersexualidad: cuando las ganas se vuelven enfermizas
Siguiente El boom del bordado