Blue Beauty: la nueva tendencia para cuidar la salud de los océanos


El mundo de la belleza y el cuidado personal avanza hacia conceptos de sustentabilidad y alternativas de productos respetuosos con el medio ambiente. Esto, sumado a una mayor conciencia ambiental en la población, ha dado lugar a la tendencia Blue Beauty, un nuevo movimiento que advierte sobre los impactos que están sufriendo los ambientes acuáticos por la eliminación de los subproductos plásticos.

Texto: Georgina Lacube.

Está confirmado. Son muchos los productos de cuidado personal que contaminan el agua y perjudican la fauna marina. Ocurre que en el mercado existe un número importante de pastas de dientes, jabones y exfoliantes faciales que están llenos de microperlas (pequeñas perlas de plásticos), la cuales terminan en los lagos, ríos y océanos del mundo.

Son parte de un tipo más grande de microplásticos, o piezas de plástico de menos de cinco milímetros (aproximadamente, el tamaño de un grano de arroz), y su peor rasgo radica en que las plantas de tratamiento de aguas residuales no logran filtrarlas, lo cual significa que esos pequeños pedazos llegan fácilmente a los cauces. Los peces y otros animales marinos en general se las comen e introducen sustancias potencialmente tóxicas a la cadena alimenticia. Encima son insolubles, es decir, que no se degradan con el paso del tiempo. 

Según estimaciones realizadas en informes de la Comisión Europea, alrededor del 0,3% de los plásticos que contaminan los océanos son residuos de envases de microplásticos o ingredientes cosméticos como los ya mencionados. En total, representan una eliminación de hasta 500 toneladas lanzados a los océanos cada año.

Frente a esto, muchos países han prohibido la utilización de este ingrediente en la formulación de muchos de sus productos, entre los que se cuentan además artículos industriales de limpieza, fibras textiles sintéticas y llantas. 

Lo bueno es que además el mundo de la belleza y el cuidado personal avanza hacia conceptos de sustentabilidad y alternativas de productos respetuosos con el medio ambiente. Es por eso que cada vez son más las marcas que prometen dejar de usar microperlas. De hecho, Stanpa (Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética) revela que la industria cosmética ha reducido voluntariamente el uso de ellas en un 97,6% en los últimos dos años, es decir, más de 4.250 toneladas de microesferas de plástico eliminadas.

Esto, sumado a una mayor conciencia ambiental en la población, ha dado lugar a la tendencia Blue Beauty, un nuevo movimiento que advierte sobre los impactos que están sufriendo los ambientes acuáticos por la eliminación de los subproductos plásticos.

«Esta corriente tiene en cuenta el uso de envases biodegradables, renovables, recargables o una reducción significativa en el uso de envases para su eliminación (cero residuos). También existen plásticos y microesferas microplásticas en algunas formulaciones o protectores solares, aunque en menor medida, pero contribuyen de todos modos al impacto ambiental en los océanos y pueden ser perjudiciales para los corales», declara Belén López Alemán, Consultora de marketing de Personal Care de BASF. 

«Para mitigar esta problemática, se están desarrollando soluciones para el sector del cuidado personal más sustentables que, mayormente, involucran ingredientes biodegradables e hidrosolubles (sustancias que se pueden disolver en el agua). Además, se están repensando las fórmulas. Algunas ya usan un biopolímero vegano derivado de la goma xantana que se utiliza para espesar y estabilizar emulsiones cosméticas; otras, un opacificante a base de cera, fácilmente biodegradable y procesable en frío que le da la apariencia blanca y cremosa a los cosméticos, y otros compuestos de base natural y sin conservantes que están diseñados específicamente para estabilizar fórmulas en productos de enjuague o destinados a la protección térmica del cabello, retención de rizos y aumento de volumen. También hay desarrollos que incluyen una metodología que evalúa el impacto de los filtros solares en los corales e incluye todos los aspectos ambientales relevantes, como el agua, los sedimentos y el suelo. Estos son algunos ejemplos de innovaciones que siguen el compromiso de incorporar cada vez más alternativas ecológicas para la industria en pos del proteger el medio ambiente y, especialmente, los océanos», agrega López Alemán. 

UN PASO MÁS

Pero más allá de erradicar los exfoliantes y pastas de dientes con granulados plásticos y optimizar packagings, algunas marcas lideran verdaderas cruzadas en este sentido. Gracias a su apoyo a diversas organizaciones solidarias, al cuidado que ponen en sus fórmulas y cómo adoptan una política fuerte para abandonar progresivamente los materiales no reciclables ni sostenibles, el mundo marino es y será un lugar mejor para todos los seres vivos.

Tal el caso de La Mer, la marca de lujo para el cuidado de la piel, que ya lleva 15 años de compromiso con el cuidado de los océanos encarando todo tipo de campañas, como la que activó durante mayo y junio de este año en Argentina y que tuvo por objetivo visibilizar la importancia de los ecosistemas marinos y ayudar a su preservación. En sintonía con las restricciones que impone la situación sanitaria, la agenda local incluyó por un webinario abierto y gratuito en el que un grupo de especialistas discutieron sobre esta problemática y compartieron consejos para ayudar a reducir el impacto de la contaminación de los océanos. En 2017 creó La Mer Blue Heart Oceans Fund, un fondo que se destina a apoyar a organizaciones e iniciativas enfocadas en la preservación de esos ambientes. Es por eso que cada año organiza una cruzada de recaudación por la que se compromete a donar parte de sus ganancias a investigadores y organizaciones que aporten a esta causa fundamental. El apoyo económico es solo una parte de esta campaña que además trabaja en la concientización y amplificación sobre la temática. Limpiezas en ríos y océanos, conversaciones con especialistas, activaciones en redes y lanzamientos de productos de ediciones especiales son algunas de las acciones con las que trabaja para visibilizar el tema.

Por su parte, La Roche-Posay, marca de dermocosmética, se unió al ICB, Instituto de Conservación de Ballenas, para tomar el compromiso de contribuir con el cuidado del medioambiente a través de una iniciativa local. Se trata de Guardianas de los Océanos, una campaña que tiene el objetivo de reducir la contaminación plástica y lograr océanos libres de amenazas e impactos negativos para la biodiversidad marina, haciendo foco en una especie clave para este ecosistema: la ballena franca austral. El pilar de la iniciativa es promover, a través de actividades de investigación, capacitación y gestión, la conservación de este animal y su hábitat en el Mar Argentino. «Es por eso que desde la marca, además de tener en nuestra línea de protectores solares Anthelios fórmulas respetuosas con la vida marina, decidimos ir un paso más allá en este compromiso uniéndonos al ICB. La ballena franca austral en Argentina es una especie clave en la conservación de la biodiversidad marina: en sus largas migraciones, distribuye nutrientes por todo el océano cuidando la salud del ecosistema marítimo, el cual puede capturar más dióxido de carbono que miles de árboles, contribuyendo así a la lucha contra el cambio climático», explicó María Di Cesare, Gerente de la División de Cosmética Activa de L’Oréal Argentina.

Por último, Isdin, laboratorio internacional líder en fotoprotección y dermatología en España, presentó en el Día Mundial de los Océanos (8 de junio) sus nuevas fórmulas «Sea Friendly», creadas para minimizar su impacto en el medio marino. Las mismas cuentan con una mayoría de ingredientes biodegradables e inorgánicos los cuales se descomponen un 60% o más de forma natural en tan sólo 28 días. Esto también ayuda al cuidado de las algas marinas, que son una parte esencial de un ecosistema marino sano. Capturan y usan la energía del sol, el dióxido de carbono y el agua para producir compuestos orgánicos que ayudan a mantener el equilibrio y la vida en el ecosistema marino. Preservarlas es garantía de un mar sano y lleno de vida.

Previo New Style: la comodidad de estar en casa
Siguiente Cómo plantar bulbos