Bruja ¡a mucha honra!


Conversamos con Dalia Walker, escritora, emprendedora, podcaster, bruja, madre, influencer… mujer. Estará visitando nuestra ciudad para presentar su primer libro de ficción y el tercero de su producción.

TEXTOS. Romina Santopietro. FOTOS. Nicolas Silbert y Davis Baniluz. Nota: Valeria Martins, Camila Fortunato y Alejandra López.

Hechizos, calderos, grimorios, gatos negros, encantamientos y vuelos en escoba. A esas imágenes nos remitimos al mencionar la palabra bruja. También evoca un mote a veces divertido, otras veces con cariz de agravio. ¡Bruja!

Una legión de mujeres responden a ese llamado diciendo ¡Sí! Y a mucha honra.

Las brujas modernas ponen el ojo en lo que molesta, en aquello que no se menciona. Las históricas, también incomodaban por querer descubrir y conocer los más profundos secretos. La llamada intuición femenina es el más sagrado atributo. Una bruja de nuestros días aterriza en breve en Santa Fe para participar de un divertido y amoroso aquelarre, transmutado en presentación de libro.

Dalia Walker se identifica como bruja, peregrina e influencer de la magia, escritora, podcaster, emprendedora, witchfluencer, feminista y también oráculo.

«Soy una viajera y estudiosa de las ciencias ocultas. Estudié Tarot, Astrología y otras mancias en Argentina y también viajando, mientras recorría el mundo investigando. Fascinada por esta información y energía, dejé mi carrera profesional en el mundo audiovisual como productora de cine para volcarme de lleno al universo esotérico», comienza describiendo La Dalia, como se la conoce.

-¿Cómo surge tu interés por el mundo intangible?

-Mi interés arrancó a los 18 años. Empecé por los cristales, porque sentí que tenían energía. Me compré un cristal y sentí que me hacía como unas cosquillas en la mano. Dije «¿qué es esto?». Le pregunté a una amiga si le pasaba lo mismo, ella me dijo que no. Así que empecé a averiguar en internet, aunque no había mucha internet en esa época, porque fue hace 20 años ya. Así empezó y nunca paró. De los cristales pasé al tarot, más tarde a los registros akáshicos… es un mundo del que no quise salir. Se dice de mi que soy influencer. Mi objetivo es compartir lo que hago y lo que me gusta, por eso con mi marido decimos que en realidad soy «witchfluencer».

-¿La bruja moderna se inspira en tu línea ancestral? Madre, abuelas…

-Bruja Moderna no se inspira en mi línea ancestral. Mucha gente puede creer que se basa en una herencia, sobre el lado femenino, pero la verdad es que no. ¡Siento desilusionarlos! -risas-. El que era más brujo en mi familia era mi papá y un poco bruja mi abuela paterna. No tengo idea de dónde salió. Es algo que me tocó.

-Bruja ¿se nace o se hace?

-Yo creo que bruja se nace y se hace. Podés nacer bruja tranquilamente y que sea algo que vas descubriendo naturalmente con el tiempo o, si tenés suerte, tu familia te acompañe a practicarlo y a crear esa energía en tu vida. Con respecto a si vos sentís el llamado, es algo que podes estudiar y practicar. No es algo para lo que tengas que pedir permiso. O venir de un linaje. Creo que si lo sentís es porque está en vos. Y hay que hacer caso a ese llamado.

-Contanos un poco sobre el libro Bruja Moderna, ¿cómo surge el deseo de escribirlo?

-Escribir es la forma más hermosa que encontré de compartirme al mundo. Desde chiquita escribo libretas, agendas, diarios íntimos y cuadernos para dejar asentado todo lo que veo y lo que me pasa. Poco a poco todo este conocimiento y estas reflexiones se fueron transformando en mis primeros libros. Bruja Moderna surgió de la posibilidad de bajar a un libro un montón de cosas que me preguntaban en mi tienda, Fe. Resulta que la gente venía con el mismo tema, a preguntar las mismas cosas. Yo tenía ganas de decirles «leéte este libro que tiene todas las respuestas»… pero ese libro no existía. Así que lo tuve que escribir, para dárselo a la gente. Creo que por eso resonó tanto, porque en realidad no fue una idea que se me ocurrió a mí, porque yo tenía ganas de escribirlo, sino que tenía que ver más con una necesidad que estaba en el ambiente. Fueron siete años de recorrido, de saber qué era lo que la gente estaba buscando, cuáles eran las preguntas y cómo les gustaban las respuestas. Creo que eso es parte del secreto del éxito del libro.

-¿Y acerca de P*uta Madre qué nos podés contar?

-Es mi primera novela. En este libro, con prólogo de Luciana Peker, vuelco todas mis obsesiones sobre las energías que nos rodean, la magia y la mediumnidad, en un relato militantemente erótico, incorrecto, poderoso y sugestivo, que cuestiona algunas de las certezas y valores más populares de nuestro tiempo. Es una novela de autoficción. No es nueva, es un libro en el que he estado trabajando desde hace ya siete años. La publicación sí es nueva – risas-. Durante todo este tiempo pasó por muchos procesos. Estuvo detenido, mutando, avanzando. Es la primera vez que escribo una ficción, es algo muy nuevo para mí. Estoy teniendo muy buen feedback de las lectoras y lectores. Lo que más me dicen es que es un libro que leyeron en un par de días, de un tirón. Genera una cosa de querer saber un poco más. trata diferentes temáticas que tienen que ver con el universo femenino: el deseo, la mujer deseante, la maternidad y el trabajo. Hhabla de lo que no se habla. Estoy muy contenta con todo los que está pasando con este libro. Estoy feliz con la invitación a la Feria del Libro de Rosario y con esta presentación aquí en la ciudad de Santa Fe. Para esta ocasión llevamos un montón de sorpresitas para la charla, así que espero que les guste.

-¿Qué tenés pensado para la visita a Santa Fe, además de la presentación del libro? ¿Conectar un poco con la naturaleza del litoral?

-La verdad es que no voy mucho tiempo. Me encanta la ciudad, es hermosa. Estuve ya en la Feria del Libro de Santa Fe, dando una conferencia sobre tarot, de mi libro El tarot como llave. Me hace súper bien viajar al interior. Me ayuda a desconectar de la neurosis de mi ciudad. La gente es divina, me tratan súper bien. Renuevo las energías, así que estoy muy feliz de poder estar en Santa Fe.

Si a Dalia le preguntan de dónde viene su feminismo, dirá que de la maternidad, de la necesidad de no sentirse inhabilitada cuando nació Lisa, su hija. «El sistema está mal armado. La productividad es masculina y el cuidado de los otros es femenino. Eso me partió la cabeza. Me enojé. No te dicen la mitad de las cosas que te van a pasar. Me indigné con la humanidad. Estuve deprimida un montón de meses sin saber si iba a poder volver a mi vida».

Pero volvió y siguió creando espacios: virtuales, orales, literarios y reales. Una bruja tiene el poder de transformar las cosas. Y modificar la propia realidad es el más completo de sus poderes.

Más info

Mañana domingo 11 de septiembre, a las 19 con entrada libre, La Santa Fe junto a la Librería Ferrovía realizará la presentación conjunta de los libros «P*ta madre» de Dalia Fernández Walker y «La lógica del daño» de Luz Vítolo en La Santa Fe (San Martín 3191). Además de la presentación conjunta de sus libros, habrá lecturas en vivo, performance burlesque Yani Giovannetti, DJ Set de Kaori, barra de Gin Estanislao, firma y venta de ejemplares y muchas más magias.

Previo Distinción para El Agua en Imágenes
Siguiente Edición impresa 10-09-2022