Buceo y snorkel con lobos marinos en Puerto Madryn


La ciudad de Puerto Madryn es la meca del buceo en Argentina. Para muchos, la zona encierra lugares realmente extraordinarios y variadas posibilidades a la hora de sumergirnos.

TEXTOS. Revista Nosotros. FUENTE Y FOTOS: InterPatagonia.

En medio de una fauna submarina de gran diversidad, descubrimos por qué este es un destino muy codiciado para practicar buceo. Conocida como la Capital Nacional del Buceo, Puerto Madryn es la perla de la actividad.

Los lugares para bucear son múltiples y variados, así como la cantidad de operadores que se dedican a organizar la actividad.

El buceo con lobos marinos se realizó sin restricciones hasta principios de los años `80 y fue durante las décadas siguientes que se prohibió el desarrollo de la actividad por falta de estudios correctos. Para algunos, era más fácil prohibir que ponerse a pensar realmente en los daños que pudiera ocasionar esta actividad.

Hoy la situación ha cambiado por completo y la actividad se practica en las inmediaciones de Punta Loma y en la colonia de lobos marinos de Punta Ameghino, con algunas restricciones que tienen que ver con el tiempo de la inmersión y con un entrenamiento especial que reciben los guías denominado «Especialidad de Buceo con Mamíferos Marinos», que además de lobos incluye la interacción con ballenas y delfines.

Las salidas se realizan generalmente por la mañana y la navegación hasta el lugar no supera los 30 minutos. El tiempo de inmersión promedio es de 45 minutos y los animales no se pueden tocar, aunque muchas veces buscan «mimos» en el buceador, una forma de manifestar su afecto por el extraño que bucea en su hábitat.

El snorkel con lobos marinos es una de las actividades favoritas de los viajeros que se acercan a Puerto Madryn, Chubut. Para vivir la experiencia hay que tomar una excursión en lancha hasta la colonia de Punta Loma, y una vez allí, máscara de snorkel y traje de buceo de por medio, las crías de los lobos marinos curiosean e interactúan como si estuvieran en un patio de juegos. La reserva de Punta Loma está sobre el Golfo Nuevo, a 17 kilómetros de Puerto Madryn.

Los primeros que se acercan al buceador generalmente son los lobos juveniles, más curiosos, y que muchas veces se encuentran supervisados por los adultos que vienen detrás. El espectáculo es realmente único y hay que vivir la experiencia para entenderla y contarla a otros buceadores.

Previo ¿Cómo afecta el embarazo al corazón?
Siguiente System Shock tendrá su serie en una nueva plataforma