Cecilia Romero Kucharuk: la danza como puente


Apasionada por el movimiento, Cecilia siempre buscó abrirse paso para concretar sus metas. En esa búsqueda incesante por formarse en la danza y acceder a una educación completa, miró hacia atrás y decidió comprometerse con forjar un camino para otros bailarines. Sobre todo esto y muchas cosas más nos cuenta en esta nota.

TEXTOS. Romina Santopietro. FOTOS. Magdalena Medina.

La danza es arte, es disciplina, es fuerza y es motivación. Para quien vive y respira esta disciplina, es fuente de inspiración y motor de ideas. Cecilia Romero Kucharuk es bailarina, docente y coreógrafa. También es abogada, pero su verdadera pasión siempre fue la danza.

«Yo no soy de Santa Fe, soy de Federación Entre Ríos, que es un pueblito que está al noreste de la provincia, que es muy chiquito. Empecé danza por las recomendaciones del médico: en ese momento dijo que camine en la arena descalza o que vaya danza. Arena no había y danza sí», comienza contando Cecilia.

Así arrancó, con su maestra Patricia Rigoni y nunca más se despegó de esta disciplina, aunque poder seguir estudiando fue siempre complicado y en ocasiones, bastante difícil, más que nada por la poca o nula oferta en su pueblo para acceder a clases de danza. Siguió en Concordia, Más tarde, ya en Santa Fe, donde arribó para estudiar abogacía: «Me vine, me vine a Santa Fe, uno se tenía que ir a estudiar una carrera universitaria, no había chance de que uno se vaya a estudiar arte. Así era por lo menos en mi casa». explica.

Y en Santa Fe se quedó y desde aquí gesta su sueño de brindar apoyo, formación y ser puente para todas aquellas personas que quieran estudiar danza, ya sea como una carrera o como excusa lúdica y emocional.

¿Por qué esa necesidad de convertirse en puente, de abrir caminos? «No tuve acceso a esa información. No lo viví, no lo conocí. Y empecé a viajar cuando vine acá a Santa Fe a estudiar derecho. Empecé a ir a estudiar a Buenos Aires gracias a los contactos con amigas. No había internet, no tenías todo a un click, como ahora. Aquí mismo en Santa Fe yo caminaba cuadras y cuadras para ver si veía un cartel donde dijera que se enseñaba danza», rememora Cecilia.

Así llegó a dar con sus primeros profes, a quienes recuerda con muchísimo afecto: Alicia Ortiz y Ricardo Alfonso.

SUS PROYECTOS

Así como transmite su pasión por la danza, la energía de Cecilia está siempre enfocada en abrir caminos, tender puentes y manos, lograr hacer de cada espacio un ámbito de fomento y creación de la danza.

Por estos días estará realizando un viaje para conseguir becas de formación para sus alumnos. Además de algunas ideas que se convertirán en una obra con el tiempo.

La Compañía fue creada por Cecilia Romero Kucharuk, en el año 2009, con el objetivo de generar un espacio que promueva el encuentro, el trabajo y el intercambio cultural. Tiene el formato de compañía independiente, se financia con el trabajo generado y con la colaboración de entidades que quieran auspiciarla. Desde ese momento y hasta la fecha es dirigida por ella.

Desde sus inicios, la compañía comparte escenario y capacitaciones con diferentes bailarines y coreógrafos argentinos y extranjeros, fomentando el intercambio artístico cultural en todo sentido. También ha producido diversos seminarios abiertos en donde se han otorgado becas de estudio a diferentes ciudades como Buenos Aires, Sao Pablo y Nueva York.

A la fecha, ha estrenado diversos espectáculos (doce obras), participado en múltiples ciclos y festivales, y recibido premios y reconocimientos por su labor como grupo, y varios de sus integrantes por su participación en dicho grupo.

PROYECTO CÍA., DIRIGIDO A ADOLESCENTES QUE DESEAN SER PROFESIONALES

Proyecto Cía. es una plataforma de formación artística pre-profesional en danza dirigida a personas de entre 14 y 18 años que cuenten con conocimientos previos y deseen perfeccionarse y profesionalizarse en el oficio de la danza. Propone un espacio de estudio y experimentación escénica para jóvenes bailarines, en el marco de una red de contención académica, humana y profesional, haciendo hincapié en que los destinatarios del mismo son adolescentes en pleno desarrollo, que tienen la perspectiva, más o menos clara, de un desarrollo profesional ulterior. «Los profesionales que formamos parte de Proyecto Cía. bregamos por otorgar las herramientas que creemos necesarias para que los integrantes sean capaces de bocetar su camino dentro de la ecléctica propuesta que la danza ofrece, acorde a sus deseos y búsquedas personales. Confiamos en la sana comunicación de la mente con el cuerpo como el principal medio hacia nuestro objetivo común; para ello, brindamos a los integrantes de Proyecto Cía. una educación integral como estudiantes e intérpretes.

«Proyecto Cía. nace a partir de dos motivaciones. Por un lado, la observación del vacío existente para este grupo de jóvenes deseosos de tener una carrera en el oficio de la danza y la falta de recursos para poder prepararse en ese sentido (lugares de formación con orientación en este objetivo, sedes de estudio muy dispersas en diferentes locaciones de la ciudad; falta de información idónea; imposibilidad de experimentar el escenario más allá de la participación competitiva; onerosidad excesiva para la formación académica y artística», describe entusiasmada Ceci.

Al tratarse de un proyecto santafesino hecho por santafesinos, «sabemos acerca de la desigualdad que existe entre el escaso material de estudio que ofrece nuestra ciudad en relación a la ecléctica propuesta de CABA, que desde siempre funcionó como polo de formación. Es por ello que nos comprometemos a acercar conocimiento, nuevas técnicas, perspectivas e ideologías de enseñanza impartidas por una variedad de docentes de un alto nivel y trayectoria (sin precedentes en la ciudad y alrededores), trazando un puente cultural rico para la formación integral de nuestros bailarines».

ESPACIO HAM

Desde su academia, Espacio Ham el deseo de Cecilia es «esta idea de que bailar hace bien a la salud, que es una especie de terapia si uno lo quiere ver así y que no solamente tiene que ver con una faceta artística. A veces uno hace algo solo porque lo hace sentir bien y le gusta».

Este espacio puede albergar a todos: a aquellos profesionales con inquietudes artísticas, a los jóvenes que busquen un ambiente de formación profesional y finalmente a todas las personas que tengan amor por la danza.

«Por el momento lo que viene sucediendo es que tenemos un grupo de gente enorme que se acerca al espacio porque bailar le hace bien. Y para aquellos que quieran experimentar también. Lo que vemos es lo bien que a gente de todas las edades que les gusta bailar ¿Por qué no?», cierra.

«Ham viene del mantra so ham, es el sonido de la respiración. Al principio se llamó Hamjazz, luego le saqué la palabra jazz porque no era el jazz lo único que queríamos hacer».

MINI BIO

Gestora, directora, docente, coreógrafa y bailarina. Abogada (egresada de la Universidad Nacional del Litoral, Argentina), Magister en Derecho Ambiental y Tutela del Patrimonio Cultural (Master 2 UE – UNL en convenio con la Universidad de Limoges, Francia). Su formación incluye la danza clásica, jazz, contemporánea, folclórica, tap, theater dance, danzas urbanas, entre otros. Sus estudios incluyen becas, perfeccionamientos y performances en Argentina, Brasil y Estados Unidos. Es docente desde el año 2007 a la fecha, dictando clases regulares en la ciudad de Santa Fe y seminarios en diferentes ciudades de Argentina, en Uruguay y Brasil. En 2009 crea la «Compañía Ham», con la que ha estrenado más de diez obras y generado diversas residencias coreográficas. En 2016 crea Proyecto Ham. En 2017 funda «Espacio Ham», que funciona como escuela abierta a la comunidad, con maestros santafesinos e invitados bregando por la regularidad de un intercambio cultural nacional e internacional. En 2019 crea «Proyecto Cía», programa pre profesional de formación de bailarines adolescentes. Co-redactora del anteproyecto de Ordenanza de Danza de la Ciudad de Santa Fe. Miembro varios colectivos de danza. Hacedora de Industria Cultural. Ha obtenido premios por su labor coreográfico y docente en concursos y festivales. Reconocida en el año 2015 con el «Premio Máscara» a la trayectoria y aporte al mundo cultural otorgado por el Gobierno de la ciudad de Santa Fe.

Previo Tips para viajar con amigos
Siguiente Pizza de pollo y queso