Claves para diseñar una despensa ideal


Este sector fundamental de la casa puede contar con un espacio propio y exclusivo. Qué tener en cuenta a la hora de planearlo y organizarlo, en esta nota.

Orden y limpieza

Mantener la despensa limpia y ordenada es un requisito fundamental. Si el orden es importante en toda la casa, aquí mucho más. Periódicamente se debe revisar que los productos guardados no estén vencidos ni en malas condiciones. Esto aplica a grandes cocinas y también a pequeños espacios. Evitar contaminaciones a partir de alimentos solo es posible a partir de una apropiada higiene y limpieza.

Luego de tirar todo aquello que esté vencido y de dar lo que se sabe no será consumido, es hora de pasar a los utensilios de cocinar, revisando aquello que puede irse para dejar más espacio y orden. No se trata de tirarlo todo sino de aprovechar al máximo cada centímetro con ideas originales y económicas.

Diseño Inteligente

Uno de los riesgos a la hora de diseñar la despensa es dejarse llevar por las impecables fotos que se ven en las revistas o en los tableros de Pinterest. Más allá de armar un espacio desde la decoración es muy importante planear una propuesta funcional y práctica.

Ganar espacio

A la hora de diseñar un espacio como la despensa, los muebles a medida son la decisión más acertada, especialmente si contamos con espacios reducidos o un tanto complicados de resolver. Con esta alternativa no se desperdician metros y se optimiza hasta el último rincón.

Es importante jugar con el ancho y la profundidad de las estanterías y armarios que se dispongan. Otras estrategias como ganchos, estantes apilables o rieles también colaboran con el objetivo de multiplicar y aprovechar el espacio disponible.

Las expertas en orden aseguran que lo que no se ve, no existe. Por eso, colocar repisas demasiado profundas a las que resulte difícil acceder, no son buena idea.

Organizar los espacios por sectores, utilizar contenedores de diferentes medidas y evitar materiales que sean complicados para limpiar, como por ejemplo el mimbre, son otras estrategias recomendadas.

Cada cosa en su lugar

Para que cada elemento encuentre su sitio se pueden utilizar frascos de vidrio, tuppers, cajas o cestos para ordenar por categoría y aprovechar la altura de los estantes. Si los recipientes son iguales o muy similares, o bien si tienen elementos en común como por ejemplo el color, se contribuirá a que todo se vea más ordenado.

En cuanto a la elección ideal, se recomiendan contenedores de material lavable y traslúcido.

Tip: Tener en cuenta el tamaño de los envases de acuerdo a lo que se vaya a guardar en ellos. En los cajones, conviene usar separadores para aprovechar el espacio.

Previo "El ser humano no puede vivir sin amigos, un museo tampoco"
Siguiente Entre la nueva normalidad y los viejos nuevos comienzos