Club de Lectura


Hoy venimos con una saga que nos va a transportar al Antiguo Egipto, para estar a tono con el calorcito que ya se hace sentir por la zona de nuestro litoral (sí, en la región y en el diario, en los dos lados hace calor).

Por Romina Santopietro.

temp

A los cinco años, si me preguntaban qué quería ser cuando fuera grande, yo invariablemente respondía: ¡egiptóloga! Si, ya sé qué están pensando, y tienen razón, era nerd de chiquita. ¡Y a mucha honra!

Con el tiempo tuve que reconsiderar mi vocación temprana porque soy alérgica al sol, y probablemente la piel en medio del desierto se me iba a derretir, así que me conformé con leer todo lo que encontré sobre el Antiguo Egipto y sus faraones. La historia de la maldición de la tumba de Tuntankamón acrecentó mi interés sobre el tema, y cuando siendo adolescente me topé con las novelas de Wilbur Smith, todas ambientadas en África, y el primer libro de la saga egipcia, “Río Sagrado”, no lo pude soltar.
“Río sagrado”, “El séptimo papiro”, “Hechicero” y “El soberano del Nilo” integran la saga egipcia, todos editados por Emecé en Argentina.

El protagonista de la serie es el esclavo y escriba Taita, que posee innumerables talentos: es médico, arquitecto, artista, eximio estratega y eunuco. Es sirviente de un miembro influyente de la corte egipcia, por lo que su inteligencia es vital para las intrigas de la peligrosa corte. Está enamorado de la reina Lostris, y es su fiel consejero y guía.

Esta novela no respeta rasgos históricos, ya que todos sus personajes son ficticios, pero recrea de manera atrapante las vidas de cortesanos, guerreros y súbditos en tierras de los faraones ancestrales.
Es la saga más lograda de Smith, todas relacionadas con la tierra africana, y su sangrienta historia. Es un autor que destaca por lo emocionante del relato de aventuras, pero Taita es su personaje más acabado a nivel emocional. Es un personaje que se nos antoja real, que podemos imaginar como figura histórica.

“Séptimo papiro” nos trae a finales del S XX, donde un grupo de aventureros y piratas con aires de arqueólogos buscan la tumba diseñada por Taita para el faraón Mamose, luego de encontrar un mapa en la tumba de su amada reina Lostris.
En “Hechicero”, volvemos a encontrarnos con Taita en su camino para convertirse en mago, ya lejos de la fastuosa corte y del poder.

Y la cuarta entrega, “El soberano del Nilo”, realmente no está a la altura de sus predecesoras. Puedo recomendar sin dudas la trilogía, y considero que “Hechicero” es un digno final.
Wilbur Smith es considerado el maestro contemporáneo indiscutido de la novela de aventuras, precedido sólo por Julio Verne. Tío King dice de él que es “el mejor escritor de novela histórica”. Nada más que agregar.
Para leer con ganas de ser arrastrados a una aventura sin descanso, en medio de pasiones desatadas.

Previo El placer de recibir en casa
Siguiente EDICIÓN IMPRESA 03-12-2016