Club de Lectura


Esta semana venimos de Hogwarts. En realidad, volvimos a Hogwarts.

Por Romina Santopietro.

HarryPotter y el legado maldito_135X220_SobreCover

Sii, ya me lo compré y ya me lo leí. Nooo, no salí corriendo a adquirirlo a la hora 24. Tampoco me disfracé. Tres meses atrás esperé dignamente que se haga la primera preventa y ahí lo reservé. No. No soy fanatiquita. Déjenme ser feliz.

 

 

Ocho años después de Harry Potter y las Reliquias de la Muerte, la séptima y última novela del Universo Harry Potter, ha llegado un octavo libro que sitúa la historia diecinueve años después de la Batalla de Hogwarts, Harry Potter y el Legado Maldito, editado por Salamandra.

 
El libro es el guión de la obra de teatro. Esto hace que se lea más rápido que una novela normal, porque prescinde de las descripciones de espacio, lugar y la personalidad de los personajes cae en la responsabilidad de interpretación de los actores.

 
Ahí es donde se destaca un autor de teatro. Donde consigue hacernos entender a quienes no vimos la obra, todo el bagaje de sentimientos y emociones que embargan a los protagonistas. Todo se reinterpreta a través de los diálogos. Y esto es lo que tiene de maravilloso este guión. Y para quienes crecieron con esta saga, es reencontrarse con un personaje amado, aunque el guión no tiene la elaborada prosa de los siete libros anteriores.
No hay que perder de vista que la obra está basada en una historia de Rowling, pero en realidad fue escrita por dos dramaturgos ingleses: John Tiffany y Jack Thorne. Es la octava historia de la saga de Harry Potter y la primera que se representa oficialmente en los escenarios. Esta edición singular del texto teatral acerca a los lectores la continuación del viaje de Harry Potter, sus amigos y familiares, inmediatamente después del estreno mundial de la obra en el West End de la ciudad de Londres en julio de 2016.

 
La obra de teatro Harry Potter y el legado maldito está producida por Sonia Friedman Productions, Colin Callender y Harry Potter Theatrical Productions.

 
Las descripciones de espacio son escuetas, simples indicaciones para guiar al director para ubicar a los personajes. Y sin embargo, la historia atrapa.

 
No se puede leer como libro independiente, el guión necesita de la complicidad del lector avezado en el mundo mágico para desplegar toda su fuerza. No es apto para meros muggles.

 
Sin embargo, al tener el formato de guión, necesariamente es algo diferente de la saga potteriana.
Harry Potter sigue siendo el mismo.

 
Sólo que ahora está casado, tiene tres hijos y labura a full en el ministerio de Magia. Y se lleva re mal con su hijo Albus Severus, que es el real protagonista de esta historia.

 
Mientras Harry se enfrenta con un pasado que se niega a permanecer donde pertenece, Albus debe luchar con el peso de una herencia familiar que nunca quiso. Como el pasado y el presente se fusionan ominosamente, padre e hijo descubren una verdad incómoda: a veces, la oscuridad viene de lugares inesperados.

 
Pero Harry sigue contando con sus amigos fieles, que vuelven a las andanzas, pero ahora en pos de sus hijos, que resultaron ser tan intrépidos como ellos.

 
En una suerte de reconciliación kármica, el mejor amigo de Albus es el hijo de Draco Malfoy, Scorpius. Encima no pertenece a Griffindor, termina en Slytherin.

 
Y ese es el primer paso para que Albus empiece a odiar ser hijo del niño que sobrevivió.

 
Ya con ese dato nomás, tenés que correr a comprar el libro. A mí no me miren, yo no presto mis libros.

 
Diecinueve años después todavía se habla de las hazañas del gran Harry Potter y eso es algo que Albus no cree capaz de emular.

 

La gente no lo ve hijo digno de Harry y se lo hacen notar continuamente. Y eso consigue que padre e hijo se distancien cada vez más hasta llegar al punto de ser casi desconocidos.

 
Harry, por su parte, se siente abrumado con eso de ser padre. El trabajo lo sepulta y en casa las cosas no van bien. No tiene ni idea de cómo acercarse a su hijo Albus, y eso lo inquieta. Además, comienza a soñar cosas raras… que no auguran nada bueno.
Pero pasará algo… Que les demostrará que no todo es blanco o negro. Y que deben encontrarse el uno al otro para poder salvar al mundo mágico de la oscuridad, pues alguien trama en las sombras sumir la comunidad mágica en un caos que no se veía desde la famosa Batalla de Hogwarts.

 
Para leer cuando nos pegue el bajón porque nunca nos llegó la carta de Hogwarts. E infaltable para cuando este muggle mundo se nos haga muy pesado.

Previo Cocina Internacional
Siguiente Ríos de tinta en Santa Fe