Club de Lectura


Hoy venimos de saga inconclusa. Es como venir en patota, porque somos cinco libros y yo. ¡Y también hay serie! Juego de Tronos, Canción de Hielo y Fuego.

Por Romina Santopietro.

 

Tengo que contarles que cuando pienso en qué les voy a comentar, paseo por mi biblioteca y recorro los lomos de mis libritos y digo “no, ya los torturé con King, mejor les recomiendo otra cosa. Este… mmmmm, no, no me gustó tanto. Este… no, tampoco, ya los debo tener hartos con el terror”. Así que cuando llegué a la parte donde están los cinco libros de Canción de Hielo y Fuego, sonreí como el gato de Alicia y pensé: “¡Sonaron! Ahora me van a tener que aguantar”. Y si vieron la serie, les voy a decir: “¡los libros son mejores!”.

 

Hasta el momento son cinco los libros publicados: A Game of Thrones (“Juego de Tronos”); A Clash of Kings (“Choque de reyes”); A Storm of Swords (“Tormenta de espadas”); A Feast for Crows (“Festín de cuervos”) y A Dance with Dragons (“Danza de dragones”). Hay varias ediciones, una en cómic, y otra de Plaza y Janés. También hay precuela en tres relatos cortos: “El Caballero Errante”, “La espada leal” y “El caballero misterioso”.
Aquí no luchan las fuerzas del bien contra el mal, en la tierra de los Siete Reinos no es el más noble quien sale victorioso… Más bien todo lo contrario.

 

Entonces, ¿qué es lo que nos fascina de esta cruenta historia? ¿La exhibición descarnada de las más bajas pasiones humanas, en danza con la vida, la guerra, el honor, la ambición, los tabúes? Porque el autor no se priva de nada: incesto, traiciones, asesinatos, emboscadas, mentiras, magia y alquimia.

 

¡Ni siquiera de matar a los protagonistas! ¡El mayor tabú de un escritor! El fanático no puede encariñarse con ningún personaje, a riesgo de sufrir cuando éste sea eliminado, y nunca de manera amable. La muerte por causas naturales no es muy común en Juego de Tronos.

 

Por estos días en las redes sociales los fanáticos de GOT andan consolando con aires de superioridad a los fanáticos de The Walking Dead, que penan por la muerte de dos de sus personajes. ¡Dos! Nosotros venimos deshidratados de moquear por los personajes asesinados de esta historia. ¡Manga de sensibles!

 

La dimensión que toma esta saga -la escrita o la serie- es transcender el soporte. Los fans debaten en foros, peñas, en oficinas, por teléfono o chats los eventos, las teorías y los posibles desenlaces. Y la posibilidad cierta de que la historia quede incompleta, ante la temida muerte del autor. Circulan chistes donde Martin afirma que cada vez que lo mandan a escribir, él mata a un Stark.
Aquello de “en la guerra y en el amor todo vale” es la esencia del relato, sólo que aquí prima el amor por el poder, para alcanzarlo o conservarlo, a cualquier precio.

 

Y las mismas pasiones se reflejan en los seguidores, enojados con el inescrupuloso George luego de la emisión en la serie de la Boda Roja. Las redes sociales ardieron en reacciones por ese capítulo. Reacciones que los lectores ya habíamos tenido… Leí furiosamente hasta las 5 de la mañana para saber cómo seguía, qué pasaba después… Algo para destacar es la “ley de silencio” que imperaba en los lectores para no arruinarles la fiesta a quienes siguen la serie por televisión o Internet. Y ni hablar del resto de las muertes. Con la de Jon Snow literalmente quedé helada -un juego de palabras inevitable- porque en el libro venía todo muy tranquilo. Y de golpe, el invierno se me vino encima. ¡Chan! Terminé el quinto libro, Jon se había muerto, la serie venía por la cuarta temporada, así que en relación con los libros estaba bastante atrasada. Y Martin que sigue demorando la publicación de Vientos de Invierno, que aparentemente se publicaría en 2017. Con el adelanto de Cersei volando el septo a la estratósfera con todos sus enemigos dentro promete. ¡Y mucho! Al día de hoy, la serie ya equiparó y avanzó más allá de lo que los cinco libros cuentan.

 

Y ahí es cuando el relato cobra entidad propia, en el momento en que queremos ser parte de esa historia.
Tenemos el deseo de ser sorprendidos y maravillados con los horrores surgidos detrás del Muro de la imaginación de Martin, prontos a estallar bajo la delgada pátina de civilización de esta tierra asolada por la guerra.
Ya en la noche de los tiempos nos reuníamos alrededor de las hogueras, para ser fascinados por los contadores de historias. Finalmente somos como niños que ceden al influjo de una historia atrapante. Elegimos a nuestros paladines, peleamos hombro con hombro con los caballeros, convivimos con cuervos y huargos, intrigamos y sufrimos con las princesas, y creemos fervientemente en dragones.

 

Para leer cuando tengamos ganas de aventuras, con un paquete grande de pañuelos descartables, porque cada medio capítulo, más o menos, nos matan algún personaje. También con una copa de algún alcohol espirituoso a mano, para festejar cuando despachen a algún villano odioso. Y para no olvidar que the winter is coming... aunque tengamos encima el verano.

 

Previo ÚLTIMO ENCUENTRO DEL CICLO ANDAR EN PALABRAS 2016
Siguiente Un espacio de puertas abiertas y proyección barrial