Cómo cuidar el cabello rubio


Algunos trucos naturales pueden ayudar a proteger, reparar y dar brillo a las melenas blondas. Conocelos en esta nota. 

¿Quieres conservar el brillo y los reflejos que el sol del verano ha dejado de forma natural en tu cabello? Ficha estos sencillos y eficaces trucos aptos para rubias y castañas claras.

El pelo rubio tiene características propias. Suele ser más fino, algo que hace que tenga tendencia a una mayor fragilidad. Si quieres presumir de una espléndida melena dorada, deberás cuidar el cepillado diario (preferiblemente con un cepillo suave de cerdas naturales) y no olvidar la necesaria hidratación y nutrición.

Por otra parte, para que tu pelo rubio o castaño claro deslumbre con reflejos irresistibles tienes a tu alcance algunos trucos, muy sencillos, basados en productos naturales perfectos para hacer que permanezca saludable resaltando, además, su belleza.

UN REGALO DE LA NATURALEZA

La manzanilla y su flor, la camomila, es un regalo de la naturaleza especialmente indicado para devolver al cabello dorado toda su luminosidad. Su poder aclarante se conoce desde la antigüedad y su aplicación frecuente en la fibra capilar intensifica el tono de un pelo rubio. Es un magnífico remedio si se nota que, con el paso del tiempo, el tono se ha ido oscureciendo (algo que suele ocurrir) o si se quiere que una melena castaña adquiera de manera progresiva nuevos matices dorados.

Para aprovechar al máximo las propiedades de la camomila, hacer una infusión hirviendo unas flores y hojas (se encuentran fácilmente en herboristerías) en un poco de agua. Dejar reposar al menos 15 minutos y colar. Aplicar en el cabello húmedo, tras el lavado, y dejar que se seque naturalmente, sin secador.

Si se regala al cabello este baño de manzanilla una vez por semana, el rubio permanecerá inalterable por más tiempo. Otra buena idea es mezclar el resultado de tu infusión con la crema acondicionadora que se utiliza a diario normalmente y aplicar realizando un suave masaje. De esta manera se nutrirá el cabello al tiempo que se realza su color.

UN ALIADO PARA EL BRILLO

El limón es otro potente aliado a la hora de conseguir aclarar un tono el pelo castaño o lograr rubios ultrabrillantes. Preparar una mezcla con jugo de limón (sin pepitas ni pulpa) y agua a partes iguales y repartirla de manera uniforme por todo el cabello antes del lavado. Dejar actuar 5 minutos y lavar normalmente.

Además de decolorar, el limón puede secar en exceso la fibra capilar, por lo que, si se tiene el pelo muy seco, es preferible que se utilice como ingrediente de alguna mascarilla hidratante, por ejemplo, mezclando el jugo de un limón con 4 cucharadas de aceite de oliva y 2 de miel. Aplicar tras el lavado, dejar actuar 10 minutos y aclarar. El cabello quedará suave, sedoso y con un precioso tono dorado.

MÁS RECURSOS CASEROS

Si lo que se quiere es únicamente resaltar el brillo natural de una melena rubia o castaña (sin aclarar), el vinagre de manzana es perfecto para conseguirlo. Incluir una taza con una medida de vinagre y la misma cantidad de agua en el último aclarado y el pelo quedará libre de cualquier impureza y con destellos espectaculares. Es un truco casero al que son adictas numerosas celebrities.

El mismo efecto se puede lograr con la henna incolora, especialmente con aquella que incluye en su composición extractos de la flor de cassia, una flor de color amarillo intenso que además posee propiedades capaces de cuidar y proteger la fibra capilar.

Por último, la clara de huevo puede ser también un secreto para presumir de un pelo que deslumbre. Mezclar una clara batida con unas cucharadas de aceite de oliva (o almendras) y aplicar como mascarilla tras el lavado. Dejar actuar 10 minutos y retirarla con abundante agua templada. Si se quiere resaltar sólo algunos mechones (también vale para mechas teñidas), una buena idea es aplicar la clara batida únicamente sobre ellos (con el pelo seco). Dejar que esos mechones se aireen y, pasados 15 minutos, lavar normalmente. El cabello quedará brillante.

Fuente: Mujer de Elite

Previo Cuidados para la piel durante un invierno en cuarentena
Siguiente La Semana de la NO dulzura