¿Cómo realizar nuestro propio compost en casa?


Por Soledad Adjad


El compost es una forma de colaborar con el medio ambiente, mientras reciclamos, generamos materia orgánica, tan importante para nuestro suelo y las plantas. Realizar compost es un hábito que debemos incorporar ya que hasta en pequeños espacios es posible hacerlo, y son incontables sus beneficios.


¿Qué puedo utilizar para realizar mi compost?


Hojas de la mayoría de los árboles, que sean de fácil descomposición y no sean venenosas, césped cortado, estiércol, restos de frutas y verduras que nos vayan quedando al cocinar y comer, nunca colocar restos de ensalada, nada que haya sido condimentado se coloca en la compostera. Papel de diario, corteza, tierra negra, restos de poda.


¿Qué no debo colocar al compost?


Como ya dijimos, nada de restos de ensaladas ni de ningún tipo de verdura condimentada, ni carnes ni huesos porque atraen ratas, en zonas con suelos alcalinos no es recomendable colocar cáscaras de huevos o cenizas de leña porque el PH alcalino elevado puede terminar siendo dañino para las plantas.

Ningún elemento demasiado grande ya que retrasa la descomposición y debemos tener cuidado con las ramas. Los elementos no deben estar enfermos porque se puede diseminar la enfermedad, controlar las hojas, raíces y flores. Evitar las malezas. Para acelerar la descomposición podemos intercalar capas de tierra negra entre cada elemento que vayamos colocando.


¿Dónde ubicar la compostera?


En climas húmedos, a la sombra. En climas fríos, al sol. En zonas donde las lluvias son abundantes, sobre tierra, para que pueda drenar y buscando siempre el nivel más alto del terreno para evitar inundaciones y finalmente en zonas áridas, colocar en pozos de poca profundidad para luego facilitar la tarea de extracción del compost.


¿Qué tiempo necesita para estar listo?

Todo depende de lo cuidadosos que hayamos sido en colocar los elementos, siempre pequeños, de cuánto los hayamos mezclado durante el correr de los días, siempre
buscando lograr que por la preparación circule el aire.

Un compost bien hecho no tiene mal olor ni atrae insectos, puede que alguna hormiga se acerque, pero eso no es mala señal. Se la combate con algún insecticida. Otro punto importante es mantener la mezcla húmeda, no mojada en cantidad, no son buenas las lluvias por eso debemos cubrir la compostera para evitar el encharcamiento.

La primera parte que se descompone primero siempre es la más cercana a la base de la compostera, es bueno dejarle siempre un orificio por el cual podamos retirar el compost que vayamos utilizando, y así ir generando más espacio libre y seguir colocando -sin finalizar nunca el proceso- más elementos frescos.


¿Qué cantidad debo preparar?


La cantidad de compost a elaborar dependerá del lugar del cual dispongamos para colocar la compostera, que puede ser de diferentes materiales caseros, y del equilibrio entre los elementos. Papel, cartón, paja son elementos duros que otorgan volumen, mientras que el resto de los elementos se descomponen más rápidamente otorgando energía para la descomposición de estos duros.

El equilibrio de ellos nos dará margen a calcular cuánto compost obtendremos.


¿Cómo utilizarlo una vez listo?


Es muy sencillo de utilizar, se coloca sobre la tierra que se quiera fertilizar, ya sea sobre algún cantero o en macetas, se agrega una capa de aproximadamente 5 cm y sobre el compost se coloca una cobertura, puede ser chips de madera, para evitar la pérdida de fertilidad del mismo por la acción del sol, lluvias y/o del viento. Muy importante es entonces cubrir el compost.

Previo Poleras: la prenda it de este invierno
Siguiente ¿Cómo se lleva usted con el enojo doña?