Costa Rica, donde la naturaleza no tiene límites


La variedad de paisajes y microclimas que se pueden disfrutar en un mismo día, hacen de este país un destino paradisíaco.

Costa Rica es un destino popular para los amantes de la naturaleza y ecoturistas, y es el hogar de una impresionante variedad de plantas y animales exóticos. De hecho, algunas de las especies más raras y más amenazadas del mundo se pueden encontrar aquí.


Los paisajes y sus escenarios en esta pequeña nación son casi tan variados como la vida silvestre. Desde las impresionantes playas hasta las densas selvas, Costa Rica lo tiene todo: cinco volcanes activos, más 60 parques nacionales, refugios de vida silvestre y zonas biológicas repartidas en 12 zonas ecológicas.


La distancia del territorio costarricense, desde el océano Pacífico hasta el Mar Caribe es de 322 kilómetros. La variedad de paisajes y microclimas que se pueden disfrutar en un mismo día, hacen de este país un destino paradisíaco. En sólo 51 mil kilómetros cuadrados, el viajero puede encontrar: sol y playa, aventura, naturaleza y cultura; componentes necesarios para satisfacer el gusto de miles de turistas que encuentran en Costa Rica su lugar de vacación ideal.

Volcán Arenal

San José

La capital de Costa Rica, San José, se encuentra emplazada en el Valle Central. Es una extensa planicie custodiada por majestuosos volcanes y verdes cerros que confirman la riqueza natural que existe en todo el territorio nacional.


Su arquitectura es diversa, como lo es la gente que transita por sus calles. En el sector norte de la ciudad se pueden encontrar las muestras más refinadas del urbanismo de principios del siglo pasado. Hay una gran cantidad de casas y edificaciones de inspiración europea, pero construidas con un profundo sentido del estilo costarricense.

Provincia de Limón

La provincia caribeña es un paraíso natural, formada por una combinación de cerradas junglas, imponentes montañas y paradisíacas playas. Limón posee el más alto porcentaje de tierras protegidas en Costa Rica, y posee una extensa variedad de flora y fauna. Su vegetación es exuberante, así como las culturas que convergen en toda la provincia.
La carretera que lleva a Limón desde San José, cruza el majestuoso Parque Nacional Braulio Carrillo. En este punto comienza una travesía hermosa hacia las tierras bajas del caribe y se experimenta un cambio significativo en la temperatura y el panorama.


Quizás, la región más exuberante de Limón es el Parque Nacional de Tortuguero, en la parte norte de la provincia. Una vasta extensión de tierra protegida y el lugar más importante en la costa atlántica del continente americano para el desove de la tortuga verde. Famoso por ser hábitat de siete especies de tortugas, de gran diversidad de crustáceos y numerosas especies de peces de agua dulce.

Volcán Arenal

Se encuentra en la provincia de Alajuela, de una riqueza natural envidiable, y con su topografía desigual que comprende desde bosque lluvioso hasta las exuberantes planicies del norte.


El volcán Arenal, con su hermosa silueta cónica, es uno de los más activos del mundo. Pero sin duda su encanto se acentúa cada noche, cuando se pueden apreciar el colorido de sus erupciones y los ríos de lava. Muchos hoteles del lugar ofrecen vistas del volcán y de su espectáculo nocturno.

Provincia de Guanacaste

Provincia generosa y cálida, Guanacaste es conocida por su producción ganadera y espectaculares playas de aguas tibias del Pacifico. Es la región más seca de Costa Rica, especialmente en sus zonas costeras.
Este territorio detenta una riqueza natural y cultural muy importante para la economía de Costa Rica. Algunos de los mejores hoteles de playa del mundo se sitúan en las playas guanacastecas.


Sin duda, Guanacaste es una tierra privilegiada. Posee una mezcla de bosque seco y lluvioso, cálidas playas, vastas planicies y una impresionante cordillera volcánica; un mundo natural dispuesto a ser explorado.

Previo Vitel Toné, un clásico navideño
Siguiente Humanizando la comunicación: del emoji al sticker