Counseling: una disciplina aliada en el deporte


El counseling deportivo es verdaderamente un camino asertivo de acciones que se entrelazan constantemente, a través de un entrenamiento mental, metódico y permanente, logrando que el deportista alcance sus objetivos deseados.

Textos. Marcela Peña (Asociación Argentina de Counselors).

El counseling es una disciplina de ayuda, acompañamiento y asistencia al ser humano, focalizada en la exploración de potencialidades innatas, a través del reconocimiento personal, desarrollando y desplegándose en la vida. Desde hace años conocemos su aporte en muchas áreas de la vida cotidiana, en las instituciones educativas y familiares, y en las empresas, entre otras… Y ahora se impone como disciplina de descubrimiento interior y desarrollo de potencialidades también en el deporte. 

El counseling deportivo es verdaderamente un camino asertivo de acciones que se entrelazan constantemente, a través de un entrenamiento mental, metódico y permanente, logrando que el deportista alcance sus objetivos deseados.  

El counselor puede trabajar junto con el deportista buscando introducir a través de diferentes recursos un camino al autodescubrimiento. O bien puede trabajar de forma conjunta con el entrenador, con el objetivo de potenciar el rendimiento deportivo.  

El deportista como ser humano está compuesto por diferentes estructuras que se vinculan dentro de su cuerpo, por lo que el counselor cumple la función de acompañar al deportista en la armonización de cada una de éstas, para lograr la estabilidad psicodeportiva.  

Entonces el counseling deportivo, tiene la función de apoyar y acompañar al deportista para obtener mejoras en su rendimiento deportivo a través del entrenamiento mental y control del sistema emocional. 

¿Cómo lo logra?  

– Estableciendo una relación de ayuda psicológica interventiva. 

– Estimulando una comunicación efectiva y asertiva. 

– Creando un vínculo profesional de encuentro mutuo con un diálogo congruente. 

– Brindando herramientas de autogestión a través del autoconomiento aplicadas al deporte. 

UN TRABAJO DIARIO

Es importante el trabajo de campo conjunto con los encuentros personales para el logro de los objetivos planteados, difícilmente se podrá vincular lo expresado por el deportista si no se acompaña en su ejercitación diaria. 

Es necesario comprender que hablar ayuda a lograr vínculos empáticos para la construcción de la relación de ayuda para:  

– Aprender a controlar la gestión emocional del deportista frente a las diferentes situaciones para la elaboración de objetivos deportivos a cumplir.

– Potenciar la ejecución de un deporte con parámetros de alto rendimiento y para el deporte aficionado.  

– Proponerse metas y comprometerse, logrando que el día a día pueda estar aún más motivado. 

– Potenciar las expectativas diarias y concentrarse en sus propios logros.  

A través del counseling se establecen lazos de construcción de una relación de ayuda psicológica interventivas y preventivas, en la que la persona consultora, a través de la comunicación y la utilización de diferentes recursos que provienen de la psicología humanística, intenta con el deportista promover a la persona a una búsqueda interior para la exploración por medio de procesos activos de aprendizaje la capacidad de autodirección y autocompetencia operativa desarrollando sus potencialidades.

Previo El Cañón del Triásico, un circuito único y mágico
Siguiente Pescado crujiente con semillas