Cuidados de invierno


Por Soledad Adjad.

Si bien el invierno presenta dificultades para nuestras plantas, también ofrece ventajas. Por ejemplo, en esta época del año disminuye el ataque de plagas.

Tenemos sí que estar atentos a cuidar aquellas especies que sean sensibles al frío y que estén ubicadas en el exterior; y cuidar las de interior cuando el ambiente se encuentra muy calefaccionado para que no les falte humedad.

Un viento frío y seco puede secar la tierra con facilidad, tenemos que estar atentos a la necesidad de riego ¡pero sin excesos!

Por lo general, los arbustos como laurentino, nandina, abelia y azarero se desarrollan bien a pesar del frío, necesitan pleno sol y pueden crecer tanto en tierra como en macetas, en estas últimas su crecimiento dependerá del tamaño del contenedor.

Y así como algunas variedades sufren del frío, otras muchas especies lo prefieren como es el caso del cyclamen conocida como violeta de los aplhes y los tulipanes…

El gran desafío durante el invierno es sin dudas el riego, debemos estar atentos a los brotes y puntas de las hojas que pierden color y adquieren una textura quebradiza con menos elasticidad, ellos nos indicaran cuando sea necesario regar, el sustrato también nos ayuda a saberlo, si lo sentimos húmedo podemos no regar.

Para mantener la humedad de nuestras plantas de interior regamos y pulverizamos su follaje o bien podemos ventilar los espacios para no perjudicarlas con ambientes calefaccionados en exceso.

Es importante estar atentos y saber entender las necesidades. ¡Las plantas hablan y nos transmiten cómo están y como se sienten! Hay que acostumbrar el ojo para observarlas y conocerlas, sin miedo a intentar tenerlas en donde mas nos guste.

Previo Tus almuerzos son más ricos con Essen
Siguiente Las peligrosas aventuras del gran "Pibe" Correa