Cuidados del jardín en invierno


Llegan los días más fríos del año y es importante saber de qué manera cuidar nuestras plantas y árboles durante el invierno. Desde Césped Arroyo Leyes -especialista en mantenimiento de espacios verdes y jardines- nos cuentan los secretos a tener en cuenta durante esta temporada.

Textos. Revista Nosotros.

¿CÓMO CUIDAR LAS FLORES?

Riego: en invierno no es necesario regarlas con mucha frecuencia, ya que las temperaturas son bajas y no absorberán el agua con rapidez.

Temperaturas: si en la zona en la que se vive las temperaturas suelen bajar de 0ºC, cubrir la base de la tierra con hojas secas, así la planta estará más protegida y no le afectará el frío.

¿CUÁL ES EL MEJOR HORARIO PARA REGAR EN INVIERNO?

Se recomienda regar las plantas a primera hora de la mañana o al anochecer.

Es importante tener en cuenta que los días de mucho viento y frío tienden a secar la tierra, por lo que hay que controlar que se conserve la humedad.

Evitar el exceso de agua -solo dos veces por semana- ya que ésta puede escarcharse y, por tanto, congelar la planta, así como pudrir las raíces. Cuando haya bajas temperaturas regar muy poco, o nada si es que se producen heladas.

CÓMO HACER QUE LAS PLANTAS CREZCAN MÁS RÁPIDO

1. Utilizar un sustrato con buen drenaje.

2. Abonar regularmente.

3. Trasplantar cada vez que sea necesario.

4. Regar siempre que sea necesario.

MEDIDAS DE PROTECCIÓN

USO DE INVERNADEROS. Si el espacio lo permite es muy recomendable la utilización de invernaderos para la protección de las plantas más delicadas y sensibles a las bajas temperaturas. Se pueden utilizar estructuras que no son muy grandes para salvaguardar las plantas en su interior y su montaje no conlleva grandes dificultades, son los llamados invernaderos de suelo. Estos pueden ser de diferentes materiales: madera, aluminio o cristal, siendo los más recomendables los de plástico, ya que tienen un precio menos elevado que los de cristal.

CUBRIR PLANTAS Y FLORES. Si lo del invernadero no se ve claro, se puede recurrir a un método más sencillo y que se ha hecho «toda la vida»: cubrir las plantas y flores más delicadas con lonas o plásticos para evitar que se vean afectadas por el frío o el viento.

DISMINUIR LA FRECUENCIA DE RIEGO. Durante el invierno las plantas necesitan menos cantidad de agua para subsistir. Esto se debe a que con las bajas temperaturas las plantas hibernan y necesitan menos nutrientes para sobrevivir, por ello un exceso de agua podría ser muy perjudicial, además ese agua se puede congelar debido a la drástica bajada de temperaturas, y en consecuencia afectar a la planta. A causa de este último punto, el momento más indicado para regar las plantas son las horas más cálidas del día.

COLOCAR DE FORMA ADECUADA TUS PLANTAS. Si se vive en una zona donde bajan mucho las temperaturas y nieva, además de protegerlas con una lona, se debe situar las plantas cerca de la pared. Además se debe evitar que estén en contacto directo con el suelo, para ello colocarlas sobre un tablón de madera o sobre un plástico.

Una vez nombrados algunos de los consejos que se deben seguir para que las plantas no se mueran en invierno, también diremos algo que no se debe hacer: asentarlas cerca de una estufa, ya que un exceso de calor sería igualmente perjudicial para ellas.

Previo Yoga infantil, hoy más que nunca
Siguiente El recuerdo del paso por Santa Fe de Casa Tía