Cuidar las manos para evitar los efectos del jabón y el gel


No podemos bajar la guardia con la higiene de manos, pero sí podemos minimizar los daños si tomamos algunas precauciones:

Elegir jabones con ph neutros, suaves, sin perfumesà e incluso los conocidos como ‘sindet’, jabones sin detergentes que son iguales de eficaces y son menos agresivos para la piel. También existen jabones hidratantes o emolientes destinados a pieles secas, con dermatitis, etc.

Dejar el gel hidroalcohólico solo cuando no dispongamos de agua y jabón. Lavar durante 30 segundos las manos con agua y jabón es más eficaz que los geles, que se deben dejar solo para cuando no dispongamos de agua y jabón. Utilizar las dos cosas, además de no ser más eficaz, es doblemente perjudicial para las manos.

Optar por agua fría o tibia, pues el agua caliente contribuye a deshidratar la piel.

Usar crema hidratante antes de acostarnos, ya que el sueño favorece la absorción de nutrientes.

Como cuidado extra, hay muchas mantecas o aceites vegetales con un gran poder hidratante, como argán, karité, onagra, almendras dulces, aceite de oliva…. o reparador y calmante, como el aloe vera, la rosa mosqueta, el hammamelis, centella asiática… Las opciones son innumerables. Puedes buscarlo en tus cremas de manos o algunos usarlos directamente sobre la piel, preferiblemente por la noche, pues suelen tardar en absorberse.

Es recomendable hacer una exfoliación semanal para eliminar las células muertas y ayudar a que la piel se regenere. Es mejor hacerlo de noche. Puedes usar cremas específicas o hacerte un exfoliante casero a base de algún aceite vegetal y azúcar.

Previo Impacto del aislamiento en la alimentación: el 52% de la población modificó sus hábitos alimenticios
Siguiente Un gran gesto solidario de B-Gaming