De entrecasa pero diosas


La moda es una expresión social viva, en permanente movimiento y evolución. Y de la misma manera en que la pandemia vino a modificar (¿para siempre?) muchas de nuestras costumbres, también intervino la moda, más allá de sus fronteras: las tendencias.

Por Kiki Fernandez, Asesora de Imagen Personal, Profesional y Corporativa.

Hoy mujeres y hombres necesitamos diseños adaptados al lugar y al momento que estamos viviendo. El confort y la comodidad pasan a ser el eje indiscutido de esa búsqueda. Nuestro hogar se ha convertido en nuestra oficina y el calzado bajo y la ropa suelta vuelven a ser los reyes de la temporada.

Pero ¿qué pasa con las que cuidamos esa imagen que mostramos, aún de entrecasa?

Kiki Fernández nos da algunos tips para dejar las pantuflas de lado y convertirnos en diosas «indoor».

Sí a los pantalones tipo pijama. Elegí el perfecto para vos

No hay dudas, los pantalones tipo pijama son la versión urbana de los jogging y no hay nada más cómodo que su fluidez sin botones ni costuras rígidas (mil disculpas al jean). Incluso, para estas temporadas invernales, varias marcas presentaron propuestas en telas de punto con contenido de lana o poliéster, más cálidas y acogedoras. Los tenés en distintos anchos de piernas que podés elegir en relación con tu estatura y en versiones lisas o estampadas, de colores claros u oscuros. Consejo: si querés lucir alta y estilizada y el ancho de tus caderas es mayor al ancho de tu espalda, los modelos de colores medios u oscuros y en telas lisas son los más indicados. Si por el contrario, tus caderas son más angostas, optar por los de colores claros y (si es posible) estampados, hará que luzcas tu figura en su máxima expresión.

Calzado cómodo para todas

Nuestras amadas zapatillas, borceguíes súper cancheros, chatitas y mules o botas con piel interior para estar, además, bien calentitas. Tenemos muchas alternativas para elegir y, como sabemos, cuanto más vemos, más nos confundimos. Consejo: a la hora de definir, hay tres puntos que podemos tener en cuenta: las piernas -más allá de la estatura, lo que importa es la longitud de las piernas en relación a la del torso-, los tobillos y las pantorrillas. ¿Podemos sumarles ópticamente a nuestras piernas varios centímetros de largo o restárselos al contorno de tobillos y pantorrillas? Usando el calzado adecuado, todo es posible,incluso si llevás vestido, falda o cropped pants -pantalones a media pantorrilla-.

Tené en cuenta que el calzado con empeine despejado (sin pulsera en el tobillo) afina toda la zona y alarga las piernas. En este sentido las mules -esos zapatos que no tienen talón y te permiten descalzarte sin que nadie lo note- son las pantuflas en modo elegante y se usan con todo. También podemos encontrar texanas sin talón o zuecos, cuanto más escotados, mejor. Las chatitas también pueden ser otra opción.

Por otro lado, para las chicas todo terreno hoy las zapatillas urbanas tienen las de ganar, incluso con faldas o con un maxi sweater devenido en vestido preferido.

Y unos borcegos con taco de goma pueden resultar ideales para las quieren estar siempre un poquito más altas.

¿Maxi sweaters y remerones, buzos extra cortos o los clásicos de siempre?

Cuando estamos en casa, si las prendas son sueltas y las telas nos permiten libertad de movimiento, mucho mejor. Pero, sobre todo a las argentinas que somos mucho más coquetas que las europeas, por ejemplo, nos gusta respetar una regla básica: si usamos una prenda suelta u oversize de la cintura para abajo, nos ponemos algo más al cuerpo arriba y viceversa. Entonces ¿qué hay del largo, el ancho y las mangas extra voluminosas? Consejo: los sweaters súper grandes, las prendas de hombros caídos y las de mangas muy anchas -Incluso tipo murciélago- les quedan mejor a las espaldas pequeñas. Para las mujeres de espalda ancha y hombros desarrollados, lo ideal es optar por sweaters, remeras o blusas sin mucho volumen, de materiales dúctiles y adaptables a todo tipo de posturas.

El largo y el talle de las prendas superiores también es un tema a considerar porque influyen en nuestra figura como un todo: ¡cuanto más cortas son, más largas se verán las piernas!

Lo tenemos más que comprobado: si nos vemos como nos gusta, nos sentimos espléndidas, trabajamos mejor y hasta las tareas de la casa parecen más livianas. Por eso no podemos olvidar algún accesorio -un pañuelo de colores acordes a nuestra paleta, en esta época del año resulta perfecto- unas gotitas de nuestro perfume predilecto y todas las ganas de pasarla bien aún sin salir de casa!

Previo Aprendemos más sobre cítricos
Siguiente Tus platos veggies más ricos con Essen