Destellos de una noche íntima


“Live in concert” fue armado con las presentaciones del dúo integrado por Débora Dixon y Angel Sucheras en el histórico templo del Notorious Club.

 

Por Enrique Madeo.

 

En mi vida de oyente de discos, tomada la decisión de escuchar uno, siempre me he preocupado primero por la elección. Es decir, frente a mi discoteca, elegir uno entre tantos; y después, en generar espacios adecuados con la sola intención de que ese disco -el constituido como el objeto digno de mayor deseo- alcance, bajo el cobijo de mi ambientación, su máxima dimensión sonora.

 

Factible es que ninguno de ellos requiera de tan subjetiva actividad. Pese a ello, ese acto previo, esa búsqueda, rara mezcla de ansiedad con imaginación, se me fue incorporando hasta convertirse en un ritual imposible de eludir. Desde un mullido almohadón a un banquillo sin respaldar; desde un trago largo hasta un agua mineral; desde las más profundas soledades a la más grata e íntima compañía; subido a un “pedestal” que nadie me ha concedido, le he impuesto a cada uno de los elegidos un clima determinado.

 

Sin embargo, algunos de ellos por si solos son capaces de resistir cualquier embate externo imponiendo su clima, ese clima que en definitiva resultará imposible de variar. Todas las ambientaciones que se les quieran imponer caerán vencidas desde el momento mismo en que se lo comience a escuchar.

 

“Live in concert” es uno de ellos. No solo por el repertorio elegido, ni por la expresión vocal de Débora, ni el fraseo pianístico de Sucheras. Por sobre todos esos valores, emerge el encuentro, ese mágico encuentro entre ellos dos que es el causante de generar un clima propio imposible de ser variado.

 

Si parecieran conocerse de toda la vida. Sin embargo han sido dos trotamundos sin caminos en común. Sucheras con su piano, su música y sus convicciones partiendo muy joven en búsqueda de las raíces del jazz, recorriendo Europa para luego llegar a los EEUU. Dixon codeándose con notables del mundo artístico como BB King, Koko Taylor, Taj Mahal, Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, Pappo’s Blues, La Mississippi, Celeste Carballo, Miguel Botafogo, Wálter y Javier Malosetti, Jorge Navarro, Willy Crook, Gillespi, Ciro y los Persas, entre otros.

 

En cuanto al disco, el mismo fue armado con las presentaciones del dúo en el histórico templo del Notorious Club en marzo de 2012, salvo “Trouble in mind” que aparece como bonus track.

 

Resulta impactante escucharlos. Jazz, algo de soul, mucho de blues, y esa intimidad que fluye y se sostiene a lo largo del disco. Todo comienza con el swing de Sucheras y el temperamento de Dixon interpretando a “Rock me baby” un clásico de BB Kin, alcanzando insospechados destellos rítmicos en “Honeysuckle rose” de Waher y Razaí donde después de un solo de piano, deciden cerrarlo a dos voces. Otro de los momentos cumbres es la versión del tema de Mc Daniel Before “You accuse me”, donde ambos lucen en plenitud -como así también la amplitud interpretativa- llegando tanto a un máximo de intimidad en “Autumn leaves” como al fascinante ritmo de “Sweet home Chicago”.

 

Para el cierre el dúo se reserva “Route 66” con la correspondiente invitación para que el público del Notorious Club, además de gozar de su música, baile. Así comienzan su despedida, desbordantes de un envidiable talento y un contagioso desparpajo.

 

Ficha técnica

“Live in concert” fue grabado en vivo en Notorious Club por Pronoise Records en marzo de 2012.

 

Excepto el Bonus Track, el mismo fue grabado en vivo en algún lugar de Buenos Aires en 2008.

Previo Huevos de Pascua
Siguiente Consejos para el estresado Alberto M.