Dolencias 2.0 en aumento por el uso excesivo de celulares y tablets


El avance de la tecnología no sólo nos facilitó la vida en muchos aspectos, sino que el consecuente uso de equipos móviles derivó en nuevas dolencias corporales que hoy lideran las consultas por posturas no adecuadas. Los expertos dan precisiones sobre este fenómeno que crece día a día.
Textos. Georgina Lacube.

En la actualidad se pasan tantas horas frente a los aparatos tecno que el cuerpo no aguanta y se lesiona. La cabeza se proyecta hacia adelante, lo hombros se cierran, las curvaturas normales de nuestra columna se invierten… por enumerar algunas alteraciones posturales. Lo peor es que ya no es solo un tema de adultos, los adolescente e incluso niños ya están consultando por dolor en el pulgar, en la espalda, en el cuello.


El uso de computadoras, tabletas, celulares, entre otros gadgets, genera nuevas complicaciones en el cuerpo, que derivan en patologías propias de malas posturas. La mayoría de los problemas actuales de columna y contracturas de cervicales en personas jóvenes se dan como resultado de estar mucho tiempo frente a estos dispositivos. Cervicalgia (dolor cervical), contractura muscular, rigidez corporal, tendinitis del túnel carpiano y trastornos circulatorios en las piernas son apenas algunas de las llamadas dolencias 2.0.


En promedio las personas pasan entre 2 y 4 horas por día con la cabeza (la parte más pesada del cuerpo) inclinada hacia adelante mientras usan el celular, dando lugar al llamado “cuello de texto” (textneck), un dolor que se produce tras tener la cabeza colgando hacia delante y hacia abajo mirando un dispositivo electrónico móvil durante períodos prolongados. Se lo siente debajo de la nuca y en la cervical, y genera desórdenes musculoarticulares leves, pero molestos. Asimismo, no solo puede causar dolor en el cuello, los hombros y la columna vertebral, sino que también puede provocar otras afecciones, como la migraña y la hernia discal. Es por eso que es importante evitar encorvarse y mantener su postura agradable y recta.


El uso permanente de dispositivos electrónicos portátiles también puede generar lo que se conoce como ‘pulgar atascado‘, una afección causada por el uso progresivo de las articulaciones del pulgar (que se usa casi con exclusividad para redactar mensajes de texto y chats) hacia la cara interna de la mano.


Estos son apenas dos de los traumas entre una gran variedad de síntomas propios de la era digital y que generan nuevas preocupaciones entre profesionales de la salud. A esto se suma el sedentarismo propio de estar delante de una pantalla la mayor parte del tiempo, lo que atenta contra la realización de algún deporte, actividad física o simplemente del hecho del disfrutar al aire libre.

En paralelo, provoca principalmente padecimiento en los músculos del cuello, hombro y espalda ya que, por un lado, nuestro cuerpo debe hacer mucho esfuerzo para mantener estas posiciones antinaturales, y por el otro, al no movilizar los músculos con el correr del tiempo, los grupos musculares pierden fuerza y se debilitan, cómo todo lo que no se utiliza. “De esta manera, al exigir ciertos músculos se generan tensiones que provocan dolor y sensación de cansancio”, explica Diego Castagnaro, Director de la carrera de Kinesiología de Fundación Barceló.


Los expertos han agrupado estas enfermedades bajo el nombre de síndromes de sobreuso o Enfermedades de Trauma Acumulativo (ETA). “Estas alteraciones suelen estar condicionadas por las posturas fijas y la adopción de posiciones indebidas para adecuarse a los equipos, los movimientos repetitivos de algunas estructuras y la sobrecarga”, agrega Castagnaro.


Por supuesto que con pequeños gestos estas dolencias se pueden atenuar. Para aquellos que trabajan o utilizan habitualmente el celular y la computadora, existen algunas recomendaciones sencillas que permiten aliviar estos síntomas. Desde Fundación Barceló comparten estos tips:

  • Medicación
  • Utilizar el teléfono estando sentados y apoyando el aparato sobre el escritorio.
  • Situar el equipo a la altura de los ojos para evitar flexionar la columna.
  • Usar almohadillas de descanso para la utilización del mouse
  • Darse pequeños automasajes.
  • Hacer actividad física de bajo impacto como natación o pilates.
  • Elongar.
  • Cortar toda actividad sedentaria cada dos horas y realizar ejercicio, caminatas o danza.

También existen ciertos aliados para amainar las molestias antes citadas. Se trata de productos naturales y vegetales de uso tópico con poderes calmantes. Dentro del mix de plantas medicinales, el árnica está en pleno auge como una alternativa al uso de analgésicos y antiinflamatorios convencionales, por lo que se está convirtiendo en un componente habitual en productos para el alivio del dolor y usos estéticos.

Se lo indica básicamente porque sirve para apaciguar el malestar por traumatismos o golpes, evitar la formación de hematomas o ayudar a eliminarlos, reducir la inflamación, aplacar el dolor de cartílago, entre otras propiedades que la convierten en un infaltable del botiquín del hogar y en la opción ideal para aquellas personas que no quieren consumir analgésicos por vía oral o inyectable. Cabe aclarar que se la indica para tratar cuadros leves, siendo que, cuando un paciente padece un proceso inflamatorio importante debe consultar a un médico, quien le prescribirá el tratamiento indicado y le indicará, de requerirlo, la ingesta de medicamentos de venta bajo receta, que son capaces de mejorar la sintomatología y reducir el dolor. Este tipo, incluye salicilatos de amilo, de metilo o la aspirina, paracetamol, diclofenac, ibuprofeno, entre otros, que actúan sobre los mediadores de la inflamación.

Si bien este efecto resulta beneficioso, Claudio Zurlo, médico asesor de Laboratorios IMVI, afirma que tal como sucede con todos los medicamentos, su uso puede implicar la aparición de efectos adversos o indeseables según la vía por la que se los tome. Las mismas pueden ser: inyectable, en supositorios, oral o tópica sobre la piel (transdérmica).


Los efectos adversos producto del consumo vía oral podrán ser acidez, gastritis, ulcera, hemorragia digestiva entre otros. En cambio, por consumo vía inyectable: reducción de la coagulación sanguínea, hemorragias.

También pueden llevar a cuadros renales y hepáticos. Por eso, en el caso de dolores leves, se sugiere el consumo vía tópica que contempla los siguientes beneficios tales como facilidad de aplicación en la zona afectada (lo que permite mayor concentración del medicamento y por ende mayor rapidez en su accionar), mayor duración del efecto y por ende eficacia (debido a que se concentra directamente en los tejidos más próximos a la zona afectada), menor absorción sistémica debido a su aplicación centrada en la zona de dolor, minimiza las reacciones adversas que pueden ocurrir cuando son administrados por otras vías, y no es invasivo, ya que se aplica sobre la piel de la zona afectada por medio de un masaje para facilitar su penetración hacia el interior del organismo.


Zurlo explica que los medicamentos de venta libre de absorción tópica “se presentan en forma de gel, crema, spray, o parche, lo que permite que la cantidad de activos en sangre sean superadamente inferiores a los del mismo fármaco cuando se administra por la vía oral. Esto logra que llegue menor cantidad a otros tejidos y por ende el riesgo de efectos adversos perjudiciales. Por eso, se los considera ideales para dolencias leves”.

Previo ¡Grande Pa!
Siguiente Duelo entre comerciales al estilo spaghetti western