Dolor de espalda durante el embarazo: 7 consejos para aliviarlo


Este problema no es una sorpresa durante la gestación pero merece atención. Una buena postura, actividad física y  hasta terapias complementarias pueden ayudar a sobrellevarlo de mejor manera. 

Textos. Revista Nosotros. Fuente. Mayo Clinic.

El dolor de espalda durante el embarazo es una queja frecuente, y no es de extrañar. Se está aumentando de peso, el centro de gravedad cambia y las hormonas están relajando los ligamentos en las articulaciones de la pelvis. Sin embargo, a menudo, se puede prevenir o aliviar el dolor de espalda durante el embarazo. A continuación, siete maneras de aliviar el dolor de espalda durante el embarazo.

1. Practicar mantener una buena postura

A medida que el bebé crece, el centro de gravedad se desplaza hacia adelante. Para evitar caerse, es posible que el cuerpo se incline hacia atrás para compensar el peso, lo que puede sobrecargar los músculos de la espalda lumbar y contribuir al dolor de espalda en el embarazo. Tener en mente estos principios de la buena postura:

– Pararse de forma erguida y con la espalda recta.

– Mantener el pecho elevado.

– Mantener los hombros hacia atrás y relajados.

– No trabar las rodillas.

– Al estar de pie, pararse con los pies cómodamente separados para un mejor apoyo. Si se debe estar de pie durante períodos prolongados, apoyar un pie en un taburete bajo y tomar descansos frecuentes.

La buena postura también implica sentarse bien. Elegir una silla que sostenga la espalda, o colocar un almohadón pequeño detrás de la espalda lumbar.

2. Conseguir elementos adecuados

Usar zapatos de taco bajo -no al ras del piso- con un buen soporte para el arco. Evitar los zapatos de taco alto que pueden ocasionar que el cuerpo se vaya hacia adelante y se caiga.

Se debe considerar también usar una faja de soporte para maternidad, aunque las investigaciones sobre su efectividad son limitadas, algunas mujeres encuentran útil el soporte adicional.

3. Levantar peso de manera adecuada

Cuando se vaya a levantar un objeto pequeño, ponerse en cuclillas y levantarse con las piernas. No flexionar la cintura ni hacer fuerza con la espalda. También es importante conocer los propios límites. Pedir ayuda si es necesario.

4. Dormir de lado

Dormir de costado, no de espaldas. Mantener una o ambas rodillas flexionadas. Considerar usar almohadas para embarazo o de soporte entre las rodillas flexionadas, bajo el abdomen y detrás de la espalda.

5. Probar aplicar calor, frío o masajes

A pesar de que la evidencia que respalda su eficacia es limitada, podría ser útil masajear la espalda, o aplicar una almohadilla térmica o una compresa de hielo.

6. Incluir actividad física en tu rutina diaria

La actividad física regular puede mantener la espalda fuerte y aliviar el dolor durante el embarazo. Con la aprobación de tu profesional de la salud, intentar actividades ligeras como caminar o hacer ejercicios en el agua. Un terapeuta físico también puede enseñar estiramientos y ejercicios que pueden ayudar.

También se puede estirar la espalda baja. Descansar sobre las manos y rodillas con la cabeza alineada con tu espalda. Contraer el estómago, doblando ligeramente la espalda. Mantenerse así por unos segundos, luego relajar el estómago y espalda, manteniendo esta última tan plana como sea posible. Trabajar de forma gradual hasta 10 repeticiones. Preguntar a un profesional de la salud sobre otros ejercicios de estiramiento.

7. Considerar las terapias complementarias

Algunos investigadores sugieren que la acupuntura podría aliviar el dolor de espalda durante el embarazo. El tratamiento quiropráctico también podría brindar alivio a algunas mujeres. Sin embargo, se necesita más investigación. Si se está considerando una terapia complementaria, consultar con el médico. Asegúrarse de informarle al quiropráctico o acupunturista que se está embarazada.

CUÁNDO CONSULTAR A UN PROFESIONAL DE LA SALUD

Si tienes dolor de espalda intenso durante el embarazo o dura más de dos semanas, es recomendable hablar con un profesional de la salud. El puede recomendar un medicamento como paracetamol u otros tratamientos.

Hay que tener en cuenta que el dolor de espalda durante el embarazo puede ser un signo de trabajo de parto prematuro o una infección de vías urinarias. Si se tiene dolor de espalda durante el embarazo acompañado de sangrado vaginal, fiebre o ardor al orinar, contactar al médico de inmediato.

Previo Buscando el equilibrio entre el arte y los outfits
Siguiente ¿Qué es la fibra alimenticia y cuáles son sus beneficios?