Ecoturismo en la zona litoral


Los parques y reservas constituyen espacios protegidos donde se puede disfrutar de la naturaleza autóctona, visitándolos en el marco del turismo sostenible. Nosotros te traemos tres opciones para realizar avistaje de aves, flora y fauna, y conocer un poco más nuestro entorno.

Textos: Romina Santopietro. Fotos: gentileza.

Las áreas protegidas permiten interacciones con la comunidad que las ocupa, no son reservas naturales donde hasta el turismo es limitado. Las actividades agropecuarias reguladas están permitidas y se fomenta la idea de un turismo sustentable y responsable. En la zona del sitio Ramsar Jaaukanigas, por ejemplo, la pesca deportiva y la ganadería están permitidas, junto a excursiones por los cursos de agua.

El Parque Nacional Mburucuyá

El Parque Nacional Mburucuyá está ubicado en Mburucuyá, provincia de Corrientes. Posee una superficie de 17.086 hectáreas pertenecientes a la ecorregión de los Esteros del Iberá.

Las oportunidades de conectar con la naturaleza en este Parque comienzan apenas se atraviesa el portal de ingreso. En esta zona, el arroyo Portillo convoca a carpinchos, yacarés negros y tortugas de agua. Los senderos Che Roga y Yatay -que parten desde el Centro de Informes- también ofrecen encuentros con la fauna de Mburucuyá.

La temporada más propicia para visitar el Área Protegida es desde febrero a julio.

Los animales son abundantes y es fácil observarlos incluso a la vera de la ruta. Carpinchos, zorros de monte, corzuelas, yacarés, aguará popé son algunos de los más vistos. Las aves son abundantes, especialmente las propias de ambientes acuáticos. Cómo llegar: desde la ciudad de Corrientes, por RN 12 y RN 118 hasta Saladas, RP 13 hasta Mburucuyá, RP 6 y RP 86 hasta el Centro de Visitantes de Estancia Santa Teresa (175 km).

Parque San Martín, Reserva Provincial de Usos Múltiples «Parque Escolar Rural Enrique Berduc»

Abarca unas 600 hectáreas, de las cuales 400 son destinadas a la conservación, educación y recreación. Se encuentra ubicado a unos 23 km de Paraná, y su ingreso es por la ruta Nacional Nº12.

Se encuentra abierto durante todo el año, cuenta además con instalaciones ideales para pasar el día y acampar en un entorno natural.

Aquí conviven una gran variedad de aves, flora y fauna autóctona y bosques en galería. Se puede acceder a los bañados y pajonales aledaños. Dentro del mismo se han registrado más de 200 especies de aves como el chiflón, tordo músico, carpintero del cardón, pepiteros, tacuaritas, zorzales, chincheros, pica palo colorado por nombrar algunos y también podemos ver mamíferos autóctonos como el guazuncho, el zorro de monte, gato montés, hurón, carpinchos, etc. y también exóticos como el ciervo axis y la liebre.

Reserva Municipal «El Pindó»

La Reserva Natural Municipal «El Pindó» es un área de 32 hectáreas ubicada en zona de islas, entre los arroyos Pindó y Alisal, a la vera de la Ruta Provincial 32, dentro del Sitio Ramsar Jaaukanigás, cerquita de Villa Ocampo. Este humedal es uno de los más ricos en diversidad de especies del país. La estrella de la reserva es el monito Carayá, además de diversas especies de aves.

Además de la tranquilidad de la zona, el bonus de la visita al Jaaukanigas y a la reserva es disfrutar del pueblo, donde al turista se lo saluda con una sonrisa siempre.

Los humedales constituyen sistemas de significativa importancia en el mosaico de ecosistemas santafesinos y son considerados estratégicos en la agenda de la gestión de los recursos naturales de nuestra provincia.

La reserva tiende a promover el uso sostenible de los recursos y la participación comunitaria, ya que tiene como meta aplicar un modelo diferente de conservación que no excluya necesariamente las actividades de uso del territorio con posibilidades de sostenibilidad y fines ecoturísticos, además de realizar una labor didáctica y educativa, ya que desde la municipalidad de Ocampo sostienen que no se protege o se preserva aquello que se desconoce.

Las opciones para recorrerla son cabalgatas, excursiones de pesca, senderismo o paseos en lancha. En todos los casos se parte de la ciudad de Villa Ocampo, en nuestra propia Santa Fe.


Previo ¿Hasta que las velas no ardan o salga el sol?
Siguiente Enamorate de tu hogar