El chaleco reclama su condición de must have


Esta tendencia de llevar chalecos de punto no es de hoy, ni de ayer, ni siquiera del año pasado. Es más, puede que recuerdes a tu abuelo llevando uno. Pero por suerte la vida siempre recupera y mejora las prendas que arrasaron durante años y las trae a la actualidad reversionadas.

Las marcas volvieron a poner al chaleco de punto en la mira. Sobre camisas, jerseys finos, tops, vestidos, monos. El chaleco de punto renueva tu armario por completo.

Si cierras los ojos seguro que puedes recordar a tu abuelo con un chaleco fino de cuello «escote v» encima de sus camisas. Esa tendencia cambió, y ahora esta prenda que recuerdas ha sido reversionada, actualizada y mejorada para convertirse en el objeto de deseo del otoño-invierno.

El must es el chaleco de punto grueso, generalmente de cuello alto y tejido de ocho. Sin dudas, la opción perfecta para multiplicar tu armario y elevar a la máxima potencia tu estilo.

Realmente es una prenda útil, de esas que en un simple gesto y sin gastar demasiado convierten tu look más sencillo en otra historia. Las fashionistas ya los llevan, sobre otros jerseys finos, sobre blusas con mangas abullonadas, sobre camisas de popelín sencillas y también sobre monos largos y vestidos cortos, largos y midi que se convierten en invernales en un sencillo cambio de combinación.

Muchos de estos chalecos de punto están diseñados para conseguir el efecto hombros cuadrados que nos gusta en las prendas de punto de este año. Esto hace que sigas dos tendencias en una. Este diseño ya está aterrizando a las tiendas low cost para que comiences a llevarlas a tus looks de trabajo. Dicho esto, tu misma te sorprenderás al comprobar el resultado de añadir a tus estilismos un chaleco de punto grueso con cuello alto.

Previo Día Internacional del Gato: por qué se celebra el 20 de febrero
Siguiente Educación sexual: cómo hablar sobre sexo con tu hijo adolescente