El nudo molecular del liderazgo: 5 componentes y 10 estilos de ejercerlo (III)


¿Cuáles son los elementos esenciales que hacen a un líder? Nuestro columnista los explica en esta nota.

TEXTOS. Ps. Gustavo Giorgi.

En la primera entrega explicamos los 5 componentes que hacen a un liderazgo efectivo: visión, acción, influencia, vocación de líder y colaboración.

En la segunda, analizamos las formas de combinarlos, los estilos que arrojan para, finalmente, analizar 5 de estos últimos. 

Hoy te propongo aprender las últimas 5 modalidades y arribar juntos a la explicación del nudo molecular del Liderazgo.

Para comenzar, recordemos el gráfico que acompaña esta nota.

Estilo 6. Influencia + Vocación de Líder: Líder Social

En estos casos lo que se observa son personas capaces de ponerse al frente de grupos más bien pequeños y su principal obstáculo se encuentra en la dificultad para lograr una Visión poderosa, a largo plazo. Entonces, tendremos líderes con seguidores pero que luego de un tiempo lo abandonarán porque sentirán que no los conduce a ninguna parte o bien que sus palabras están vacías de contenido.

Este estilo es propicio para obtener logros bien específicos, dentro de un proyecto claro y corto en el tiempo, como por ejemplo obtener financiación para un comedor comunitario, computadoras para una escuela de barrios periféricos o camisetas para un equipo de fútbol infantil.

Ejemplo: Santiago Maratea (influencer argentino que logró, a partir de sus followers recaudar grandes sumas de dinero para acciones nobles).

Estilo 7. Influencia + Vocación de Líder + Colaboración: Líder Participativo

Si analizamos de cerca esta trilogía vemos que posee muchos componentes necesarios para el éxito, dado que combina en buena forma tales categorías. Así, puede verse que existe talento para el relacionamiento con los demás, comprenderlos, ser empático y con deseo por gestionarlos.

El riesgo sería que, por no prestar especial atención a la Visión, el entusiasmo de los colaboradores termine por diluirse de a poco ya que, como se sabe, es crítico contar con un horizonte claro y desafiante. 

Incluso en organizaciones que no persiguen fines de lucro este estilo también podría ser un problema si no se trabaja con un propósito identificado y compartido.

La principal diferencia con el anterior se encuentra en que, en este caso, se incluye claramente a los otros, y en su ADN se encuentra el trabajo colaborativo. En el estilo del Líder Social no aparece claramente la figura del otro.

Ejemplo: José «Pepe» Mujica, ex presidente de Uruguay de 2010 a 2015.

Estilo 8. Influencia + Colaboración: Líder Incómodo

La ausencia de Visión y Vocación de Líder es una combinación explosiva, ya que estaremos en presencia de líderes que fueron erigidos por alguna condición especial, por ejemplo, su saber, dominio o maestría respecto de un tema específico, pero carecen de gusto por ocupar ese rol. El tema es que, a través de sus acciones, logran influir a sus colaboradores, sin quererlo.

Así, en un comienzo tendremos personas dispuestas a seguir a un líder, porque valoran sus capacidades pero que luego lo abandonarán en tanto sientan que no los conduce a ninguna parte.

Podríamos pensar, a título ilustrativo, en esos supervisores de fábricas, que son acompañados por su personal directo, el que incluso hasta llega a emularlo en modos, dichos y conductas, pero que luego ellos mismos terminan frustrados, al no obtener nada beneficioso a cambio o no poder lograr mejoras en su labor cotidiana.

Ejemplo: Antoine Griezmann, futbolista profesional francés que juega como delantero para el F. C. Barcelona de la Primera División de España y la selección de Francia, reveló en una entrevista para el prestigioso diario francés L´Equipe: «Siempre me preguntan si soy el líder. A mi eso no me interesa. yo quiero estar libre en el campo. Es verdad que he ganado en experiencia, en el Mundial de 2014 y en la Eurocopa de 2016. Pero ahora tenemos un nuevo desafío, un nuevo sueño, y todos tenemos que buscarlo, los que jueguen y los que estén en el banquillo».

Estilo 9. Acción + Vocación de Líder: Líder Voluntarista

Este estilo de liderazgo tiene por atributo y principal cualidad al entusiasmo. Es decir, la persona que lo ejerce lo ocupa con energía, brío y dinamismo. Eso es positivo sin dudas. 

Lo importante a tener en cuenta, y sumarle así eficacia, es acompañar tales virtudes con el tiempo necesario para analizar lo que se viene haciendo y también para proyectar y planificar el futuro. 

Fue Carol Dwek una de las autoras que nos enseñó a enfocarnos en el proceso más que en el resultado, al hablar de Mentalidad de Crecimiento y podemos pensar que en estos casos sería clave poder prestar atención al camino que vamos desandando, sin descuidar la meta que queremos alcanzar.

Un exceso de voluntarismo en el líder genera colaboradores parecidos, con muchas ganas pero con escasa noción de cómo aplicar sus ideas y aterrizarlas a la realidad. 

Otro efecto indeseado es que en ese contexto resulta difícil lograr la alineación que un equipo sólido necesita para su buen funcionamiento.

Ejemplo: Nikita Jrushchov, presidente de la desaparecida U.R.S.S. hasta la década del ´80, creyó que podía terminar todos los problemas económicos de un plumazo, sin evaluar suficientemente las consecuencias de las medidas que implementó, convirtiéndose así en uno de los emblemas de este tipo de liderazgo. A título de ejemplo, intentó plantar maíz en una zona helada, con la idea de favorecer la producción de alimentos propia y disminuir el hambre de sus coterráneos.

Estilo 10. Vocación de Líder + Colaboración: Líder deportivo

Aludo aquí a los líderes que, a su vez, dependen de otros líderes y por eso la imagen es la de un capitán de equipo.

Cuando están en el terreno de juego, durante los entrenamientos y en espacios comunes de intercambio, su rol será de colaboración y servicio hacia los demás, pero no es indispensable que tenga una visión a largo plazo.

Pienso que lo más interesante aquí resulta esa orientación a procurar el bienestar y desarrollo de los otros, a partir de un firme deseo por lograrlo.

Como sugerencia a tener en cuenta, sería importante que pudiese añadir objetivos limitados en el tiempo a los fines de lograr un alineamiento constante de los miembros.

Ejemplo: Javier Mascherano, ex capitán de la Selección Argentina.

ESTILO MOLECULAR DE LIDERAZGO

Finalmente arribamos al ideal, capaz de combinar de forma armónica los componentes de Visión, Vocación de Líder, Colaboración, Influencia y Acción.

Resulta importante puntualizar que su utilidad radica en tenerlo como un horizonte, intentando acercarse lo más posible a él, a pesar de que posiblemente nunca podamos alcanzarlo por completo.

El hecho de guiarnos por su norte nos permitirá saber con precisión dónde debemos dirigirnos y cuáles son los caminos más críticos, que necesitamos recorrer prioritariamente.

Previo El Luna Park santafesino
Siguiente Edición Impresa 04-09-2021