«En mi familia el arte te llegaba por todos lados»


La conductora Agustina Gallo es una apasionada del súper reciclaje (upcycling). Como pocos, saca provecho de residuos y materiales de desecho para fabricar nuevos productos de mayor calidad, nivel ecológico y valor económico. Así lo demuestra en ¡No lo tires!, el exitoso programa que conduce junto a su mamá, Marta Vigo, y que se emite por la señal Más Chic. Esta es su historia.

TEXTOS. Georgina Lacube. 

Los mundos de las manualidades y de las artes estuvieron presentes en la vida de Agustina Gallo desde muy pequeña. Su papá era el director creativo de una agencia de publicidad en una época en la que todos los envases y packaging se hacían y diseñaban a mano; su abuelo materno era escultor y pintor; y el paterno, un caricaturista muy conocido. Su mamá, para sumarle color a la historia, era la propietaria de una artística en la que, además de estar repleta de acuarelas, óleos, bastidores y atriles, se dictaban talleres de cerámica y pintura. 

«En mi familia todos tenían una veta artística muy marcada, por lo que era imposible no crecer rodeada de todos esos estímulos y de personas llenas de creatividad. En cambio, yo era muy introvertida. Para sacarme la timidez, mis padres me inscribieron en un curso de teatro y me anotaron en una secundaria con orientación artística que me cambió la vida. Allí encontré mi lugar en el mundo ya que nos enseñaban música, muralismo, actuación y todo tipo de expresiones artísticas», recuerda Gallo. 

Ese bagaje le dio las herramientas para quedar elegida a los 16 años como conductora de «Bricokids», un programa de manualidades para chicos que se emitía por «Utilísima» (un canal muy popular que convocaba a los amantes de la cocina, la decoración, la moda, las artesanías, la confección de prendas y el bricolage en general). «Este ciclo, donde un grupo de amigos y de artesanos compartíamos las manualidades que sabíamos hacer, cada uno con su impronta, fue muy exitoso. Duró 9 años en el aire, hasta el 2005 precisamente, y no solo ganamos miles de televidentes, sino que también fuimos reconocidos con varias nominaciones a los premios Martín Fierro como Mejor Programa Infantil», relata Gallo, que en aquella época apenas tenía 20 años y lideraba un grupo de chicos donde el menor tenía 12 años. 

«El programa era diario pero los grabábamos todos juntos una vez a la semana. Recuerdo que salía de la escuela los viernes y me iba al canal. Allí estábamos hasta las 23.30hs. ¡La pasábamos espectacular! Imaginate que éramos un grupo de chicos haciendo manualidades, recibiendo invitados, bailando, era todo una gran locura que nos llevó a ser los primeros en el rating del canal durante largo tiempo», continúa la artesana. Luego, le siguieron otros éxitos televisivos, tales como «Trash Planeta Reciclado», orientado al público adolescente; y «Hecho en Casa», pensado para emprendedoras. 

«Este fue mi último ciclo en Utilísima, que luego se transformó en FOX. Al tiempo empecé a trabajar en la señal Más Chic, donde arranqué con el programa «Pintura Creativa», seguí con «Decora con tus manos» y ahora estoy con ¡No lo tires!, que conduzco con mi mamá», enumera Gallo. 

LA REGLA DE LAS TRES R: REDUCIR, RECICLAR Y REUTILIZAR

Agustina revela que recicla desde muy chica. «Yo no tiro. En todo momento pienso en la manera de transformar esos productos del post consumo, como los envases, ya que con los años me di cuenta de que seleccionando y trabajando bien los materiales se pueden obtener muy buenos objetos decorativos. No me gusta reciclar por reciclar, es decir, convertir un objeto en algo que te dure 2 semanas en tu casa y que después digas no, no me gusta y lo descartás». 

En todo este tiempo, Agustina detectó que la gente está ávida por trabajar con sus manos. «Esta tendencia se potenció con la pandemia, ya que la gente, encerrada en su casa, buscó en las manualidades un refugio para mantenerse ocupada y bajar su ansiedad. Dado que las artísticas estaban cerradas, busqué en los supermercados (los únicos comercios abiertos en aquel entonces) elementos para poder trabajar, como los trapos rejillas. Con ellos empecé a hacer proyectos de todo tipo. Y la gente se enganchó tanto que me mandaban fotos del carrito del súper con 3 o 4 de estos trapos. Hacía vivos en Instagram con más de 2000 o 3000 personas mirándolos. El éxito fue tal que mi cuenta de esa red social estalló y hoy tengo más de 490.000 seguidores. También empecé a dar cursos online y fui la compañía de mucha gente durante la crisis sanitaria a través del celular». 

Agustina tiene una presencia aún más fuerte en redes. Gracias a su conducción en MásChic TV, también llega a miles de personas con sus tutoriales en TikTok. Y por si fuera poco, tiene un emprendimiento a través de su página web en donde vende kits con productos para hacer artesanías.

¿Por qué es importante no tirar? «El consumismo fue avanzando de manera extrema y hace rato que ya es hora de concientizar sobre todo lo que va a parar a la basura durante el día. Los números son alarmantes y nuestro programa es un granito de arena para paliar este tema. No te digo que vamos a cambiar la realidad con esto, pero es una manera de concientizar. Cuando vos ves la transformación que sufre algo que iba a ir a la basura, sobre todo cuando se transforma en algo útil, decorativo y lindo que te da ganas de lucir en tu casa, ya mirás a las cosas de otra manera», reflexiona. 

«Por ejemplo, con las latas de aluminio se puede hacer de todo. Como un cuadro con flores que enseñé a hacer en el programa y quedó espectacular, o la cama para mascotas toda acolchada que hicimos con una cubierta que rescatamos de la calle». 

¿Pero qué pasa cuando a uno las cosas no le quedan tan lindas como las que se enseñan en el programa? «Todo es una cuestión de práctica. Hay que ir probando y seguramente la primera vez no se logre el resultado imaginado. Lo que hacemos parece fácil, pero la verdad es que detrás de nuestras creaciones hay años y años de laburo. Hay que entender que esto es un oficio, como un carpintero que empieza a trabajar la madera y luego se perfecciona. Hay que agarrarle la mano a las herramientas y conocer los materiales. Siempre aliento a la práctica, sino sale la primera vez, volvelo a intentar para corregir los errores que al principio no te gustaron y luego seguro que te va a salir mejor. En las manualidades se trata de ser constantes, de relajarse y de no frustrarse. La idea es tomarse esos momentos de creación como algo recreativo. Tengo muchos seguidores que son emprendedores y me cuentan que están vendiendo las flores de tela que alguna vez les enseñé a hacer, y eso es un placer. También están los que hacen de las artesanías un hobby, para salir de la rutina, bajar las revoluciones, sentarse un ratito y hacer algo con las manos. Para muchos es una terapia», cuenta Gallo. 

En su agenda súper ocupada, también hay lugar para dar workshops en el interior del país. «Este año vuelvo a hacer un taller navideño en Paraná. Viajo con todos los materiales y en esos cursos te enseño desde cero a hacer todo tipo de objetos decorativos, desde una corona para la puerta hasta arbolitos de Navidad. Se trata de una jornada de casi 4 horas donde además de aprender, la gente se conoce y se relaciona», concluye Gallo.

Previo Santafesinos destacados
Siguiente Sunset After Polo